reportaje

El Museo Arqueológico de Murcia: de la magia de la Cultura del Argar a los secretos de su almacén visitable

Museo Arqueológico de Murcia. Fotos: PAULA ARAGÓN

18/07/2021 - 

MURCIA. El actual Museo Arqueológico de Murcia alberga las joyas del patrimonio murciano. Le ha abierto sus puertas a Murcia Plaza para presentar las exposiciones y secretos que guarda en su interior. El director del museo, Luis Enrique de Miquel, ha explicado el funcionamiento del mismo y los cambios que están llevando a cabo en él para "adaptar el lenguaje del museo al lenguaje de la gente". Ir a un museo ya no es acto de adoración exclusivamente, asegura, se ha convertido en una actividad completa, en un "museo de discurso" y en una experiencia colaborativa. 

El Museo Arqueológico posee una exposición permanente, una temporal, y una pieza del mes. En la entrada se sitúa la exposición del mes, que actualmente es sobre 'Las Cabezuelas de Totana'. La temporal, tal y como explica el director, está en proceso y se inaugurará en septiembre. Por otro lado, la exposición permanente permite hacer un recorrido cronológico por la antigüedad, desde la prehistoria a la época romana de la Región de Murcia pasando por el neolítico a la cultura argárica, con piezas tan distintivas como los vasos carenados de La Bastida de Totana o la copa de Cabezo negro de Lorca.

Foto: Paula Aragón

El edificio, situado en la Avenida de Alfonso X El Sabio, tiene su origen en el antiguo Museo Provincial. Fue construido entre 1941 y 1953 convirtiéndose, la colección de Arqueología y el edificio, en Monumentos Histórico-Artísticos en 1962.

El juego del espacio y la iluminación

La intención del Museo no es exponer únicamente piezas, aunque estos sean lugares para "conservar objetos" la dinámica ha ido cambiando a lo largo de los años para adaptarse al público. En 2007 hubo una reforma importante que cambió la estructura interna de las salas, y por extensión, la propia experiencia de la visita. "Nos focalizamos mucho en la iluminación, ahora es mucho más oscuro, con luces indirectas que dan la impresión de algo muy teatral, al igual que ocurre con las paredes de las salas, que hacen pasadizos", explica. 

Foto: Paula Aragón

Espacio e iluminación son un elemento más, una pieza más del museo. "Antes había muchas piezas porque los museos eran para eruditas, ahora hay menos trozos, pero piezas completas". Carteles, fotos, ayuda audiovisual... al igual que los visitantes han ido cambiado, su lenguaje también lo ha hecho, por eso es importante "dosificar y adaptar", para que los museos sigan siendo "divertidos a la par que generadores de cultura". 

De hecho, Luis Miquel explica que el museo está viviendo otra revolución actualmente. Antes los museos eran unilaterales, el guía explicaba y la atención estaba muy focalizada; ahora, sin embargo, la tendencia está en "convertir el museo en una enciclopedia". Con la ayuda de los códigos QR, el visitante puede ampliar la información si lo desea, volver a un punto que no le ha quedado claro, recibir información extra y organizar la visita "a la carta", lo que da lugar a una bidireccionalidad entre el museo y la gente, adaptando de nuevo, el lenguaje a las necesidades. 

La visita secreta y el almacén visitable, dos elementos clave del museo

Foto: Paula Aragón

El Museo Arqueológico de Murcia no solo posee piezas únicas, también presenta actividades que lo distinguen de los demás. La visita secreta, por ejemplo, enseña todo aquello que "no se ve": despachos, talleres de restauración, pasadizos, almacenes... una parte fundamental de los museos que da otra perspectiva al visitante. 

Algo que también ocurre con el almacén visitable que "complementa las ansias de ver muchas cosas" en palabras del director, ya que, tal y como explica, al haber reducido el número de piezas en las salas de exposiciones y poner más la atención en piezas completas y en el discurso, se ha perdido la parte de ver todo lo que tiene el museo, se exponga o no, y el Museo Arqueológico de Murcia ofrece esa posibilidad. 

El Museo al Cole

La pandemia ha dificultado mucho las visitas a los museos, sobre todo durante el confinamiento del pasado año pero también en el transcurso de este debido a las medidas sanitarias. Sin embargo, "no podíamos perder esa fidelización que habíamos conseguido", asevera el director. 

Tal y como cuenta Luis Miquel, antes de la pandemia acudían al museo 300 escuelas por año, un número que se vio muy afectado debido a la imposibilidad de realizar numerosas visitas.

De esta forma surgió la iniciativa El Museo al Cole donde, gracias a la creación de las visitas virtuales implantadas durante la época de confinamiento, fue mucho más sencillo adaptarlo al nuevo curso escolar. El resultado ha sido más que positivo porque incluso ha hecho aumentar el número de escuelas que visitan el museo, ascendiendo este año a 350. Además, se ha podido llegar a aquellas que antes de la pandemia no podían ir presencialmente por lejanía. 

"Es difícil hacerte un hueco con la programación en Murcia"

Foto: Paula Aragón 

Además de a los colegios, los museos reciben a muchos adultos que acuden de forma libre o con actividades divulgativas. Los museos también son generadores de cultura, en ellos se realizan muchos congresos, charlas y diversas actividades que dan pie a que el público se relacione con el museo y todo lo que genera de una forma distinta y especial. 

El director expone también, que el Museo Arqueológico cuenta con una Asociación de Amigos del Museo que lleva 10 años en marcha y reúne a 250 socios de distintas edades e intereses. "Es difícil hacerte un hueco en la programación de Murcia porque hay muchas cosas que hacer, pero la asociación te anima a querer organizar cosas porque sabes que vas a tener un público asegurado", declara.

"Los miembros de la asociación han creado una comunidad, se van a excursiones que organizamos y tienes visitas privilegiadas a las exposiciones temporales, por ejemplo", es una fidelización muy alta y algo muy positivo, asegura el director.

Estudios antisísmicos y protocolos de emergencia

Actualmente se esta trabajando en el edificio nuevas técnicas para proteger las piezas de los terremotos, entre las que destacan la utilización de imanes como sujeción o elementos viscosos no dañinos.

También se está elaborando un nuevo protocolo de emergencia de piezas porque, al igual que existe un protocolo para el personal trabajador, también debe existir uno para los elementos del museo. Este protocolo incluye una organización para "tenerlo todo preparado en cajas destinadas a ello situadas estratégicamente", asevera el director. 




Noticias relacionadas

next