Hoy es 18 de julio

El segundo municipio de España con mayor número de estas instalaciones

La Región, a la cabeza en concentración de macrogranjas: solo Lorca aglutina 50

18/01/2022 - 

MURCIA. La Región acumula hasta 160 macrogranjas, repartidas entre 20 municipios diferentes de los 45 que forman la Comunidad. Dicho de otra forma, el 44,44% de las localidades murcianas cuenta con al menos una de estas grandes instalaciones intensivas, lo que representa el tercer resultado más alto entre todas las provincias de España, según publica el portal Datadista. 

Aunque aún no existe una definición del todo clara sobre qué se considera macrogranja, sí existe la posibilidad de establecer un umbral en los criterios de tamaño que sigue el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (PRTR) para decidir qué empresas deben comunicar sus emisiones anuales, así como contar con una Autorización Ambiental Integrada (AAI) positiva para poder funcionar. Por tanto, se considera macrogranja aquellas que alberguen 40.000 plazas para gallinas ponedoras, 2.000 plazas para cerdos de cebo de más de 30 kilos o 750 plazas para cerdas reproductoras.

En la Región, es el sector porcino el que cuenta con una presencia notoria, pues a él corresponden 154 de estas instalaciones de ganadería intensiva de las 160 que existen en total. De entre ellas, 50 están destinadas a la cría de lechones mientras que las 104 restantes se dedican a la explotación del ganado porcino. 

Fuente: Datadista 

En cualquier caso, y sin valorar el tamaño de las mismas, lo cierto es que la Comunidad murciana no destaca por albergar una gran cantidad de macrogranjas en su haber, ya que su número representa solo el 3,8% de las 4.249 que existen en total en España, según los datos de la PRTR. 

Donde sí resalta es en su concentración, pues tres de sus municipios se encuentran en la lista de los 40 con mayor número de estas instalaciones realizada por Datadista. De hecho, Lorca alcanza la segunda posición en este ranking con 50 macrogranjas en total, tan solo superado por Tauste (Zaragoza) con 52. También en los primeros puestos se encuentra Fuente Álamo, pues con 30 de estas explotaciones llega a posicionarse como la cuarta localidad con mayor concentración de toda España. Asimismo, el municipio de Alhama de Murcia alcanza el puesto 33 con hasta 14 granjas de estas características en su territorio. 

Macrogranjas, un negocio que suscita polémica

El foco mediático lleva dos semanas ubicado en la ganadería intensiva a causa de la polémica que han suscitado las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, al medio británico The Guardian. Estas, además de causar un revuelo político que ya ha salpicado las relaciones entre PSOE y Podemos en la Región, han provocado un debate sobre la pertinencia o no de las macrogranjas.

Desde la Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse), una de las organizaciones ecologistas con más renombre en la Comunidad murciana, alegan que se trata de un modelo de producción completamente lícito siempre que se respeten los límites legales: " Si se mantienen los criterios sobre residuos y bienestar animal marcados por el Estado no hay ningún problema con estas granjas", señala a Murcia Plaza el director de Anse, Pedro García, aunque puntualiza que "igual en algunas zonas sí haría falta más regulación".

Por otro lado, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de la Región de Murcia (UPA), sí muestra un mayor descontento con con las grandes instalaciones de explotación porcina: "Somos una asociación que hace una apuesta decidida por la economía familiar", sostiene su portavoz, Marcos Alarcón, a Murcia Plaza.

 

No obstante, apostilla que "no toda la ganadería intensiva es sinónimo de macrogranja", y que debe haber explotaciones de todo tipo, puesto que "son complementarias". En este sentido, también recuerda que no existe una definición específica para concretar a qué podemos llamar macrogranja, por lo que esta polémica también resulta relativa. De todas formas, aclara que Europa no se caracteriza por unas explotaciones ganaderas de inmenso tamaño, pues hay una regulación que lo impide, de manera que resulta una problemática más propia de otros países como Argentina o Brasil. 

También desde la organización agraria Asaja Murcia defienden las ventajas de la ganadería intensiva, que consideran "imprescindible" en la Región: "La Comunidad murciana tiene difícil mantener una ganadería extensiva dada la ausencia de lluvias y de pastos", mantiene su presidente, Alfonso Gálvez, en conversaciones con este medio. Además, añade que la carne resultante "siempre cumple con las garantías de calidad ya que, al fin y al cabo, se trata de un sector que está "sometido a estrictos controles".

Sin embargo, lo cierto es que las asociaciones vecinales no siempre han visto con buenos ojos este tipo de instalaciones. De hecho, plataformas de Cieza, Jumilla y Yecla se sumaban a la declaración realizada el pasado 6 de enero por la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial sobre "los daños que provoca este modelo de explotación, pues agrava la despoblación, no genera más empleo y causa un gran impacto ambiental". Asimismo, entre 5.000 y 6.000 vecinos de Yecla ya protestaron en Yecla el pasado julio contra la macrogranja del Monte Arabí con pancartas en las que se podía leer "No a las macrogranjas" o "Salvemos el pueblo".

En cualquier caso, lo cierto es que la producción de cerdo murciano se trata de una actividad arraigada dentro de la Región que ha llegado incluso a conquistar el mercado asiático, pues ha protagonizado un crecimiento notorio en las exportaciones a China. 

Noticias relacionadas

next