Hoy es 15 de julio

Alicia Martín Santos DIBUJA UNA SÁTIRA LABORAL CON 'HECHA A SÍ MISMA'

¿Puede un robot romper el techo de cristal?

La editorial Aristas Martínez reta a Alicia Martín Santos, una asesora jurídica en una multinacional, a contar su vida y sus experiencias en Hecha a sí misma. En formato novela gráfica la autora realiza una sátira mordaz sobre el mundo laboral, la hiperproductividad y la labor de la mujer dentro de ciertos circuitos en los que los trabajadores se creen los lobos de Wall Street

3/04/2023 - 

MURCIA. Al buscar el nombre de Alicia Martín Santos en internet es más probable que aparezca antes en una página de empleo que ligada con una editorial. Esto se debe a que dibujar para ella es más bien un “hobby”, que ahora se ha traducido en una publicación real. De la mano de la editorial Aristas Martínez publica su primera novela gráfica: Hecha a sí misma, un relato en el que se ríe del trabajo dentro de las grandes multinacionales mientras mantiene su trabajo “serio y normal” como asesora jurídica a la vez que dibuja el tebeo. La gracia de Hecha a sí misma reside justo en eso, en la capacidad de autocrítica de una autora que en su momento formó parte del mismo universo que se critica entre las páginas, que reza porque nunca lleguen a manos de algunos de sus anteriores jefes.

Entre tonos azulados corporativos, personajes y escenarios que se repiten como un calco está Cuca Bermúdez, una prometedora consultora que busca ascender hasta la “séptima planta” de su trabajo para demostrar que las mujeres también pueden nadar entre tiburones y que no le temen al éxito, aunque eso les cueste en según que casos la propia salud mental. El desencanto con el ascenso le vino a Alicia con su primer trabajo, en el que confiesa que flipaba sobre como nada se parecía a lo que se había imaginado sobre la experiencia laboral.

“Empecé a tomar notas de lo que sucedía a mi alrededor, y de las sorpresas que me llevaba. De eso hace ya diez años y ahora ha nacido esto”, comenta orgullosa. Entre las páginas de este anecdotario Alicia va contando tocando todos los palos del universo laboral: machismo dentro de una empresa, terminología en inglés cuando no toca, obsesión por la hiperproductividad y largas noches de insomnio para alcanzar el sueño laboral máximo de ascender.

Para poder seguir a la orden del día el personaje de Cuca lee Los cinco secretos de la gente que es alguien, un libro de autoayuda vendido a porrillo de la famosa gurú Stella Hatto, quien en el cómic se le aparece para ir arrojándole consejos. “Yo cuando estaba en el trabajo a veces leía libros motivacionales”, confiesa la autora, “los leía y pensaba que tenían parte de razón, no solo dicen tonterías, pero como una persona normal no puedes aplicar todo eso a tu vida. Son consejos vagos, genéricos y a veces contradictorios, pensaba que si alguna vez pudiera seguir una serie de normas ya escritas sin pensar seguramente que me iría súper bien”. De esta manera la aparición de Stella a lo largo del relato -quien solo arroja frases motivacionales robadas de internet y vagos consejos- se aplica en la vida de Cuca para intentar que ascienda en un mundo liderado por hombres que no la valoran.

En ese mundo la autora dibuja a personajes que habitarían un gran despacho de abogados, sin importar cuál: “Ese mundo es muy competitivo, no son empresas normales. Yo tuve un compañero que presumía de que dormía solo seis horas al día, y para él eso era una ventaja competitiva”, explica sobre el universo de los bufetes. En esos trabajos (ojo, no en el actual) su arma era reírse ante las situaciones absurdas, empleando el “humor como el arma más efectiva y huyendo así de los ratos desagradables”. 

De esta forma dibuja algo que le hubiera gustado leer en la crisis de su primer trabajo, desde la perspectiva autocrítica y relatando experiencias que de otra manera no hubieran salido del despacho: “Creo que algo positivo que tiene este cómic es que como tengo un trabajo ajeno al mundo artístico y creativo puedo contar las experiencias de oficina que de normal no se ven tan reflejadas. Suelen ser historias que se cuentan a través de una cotidianidad, pero que nunca se sitúan como tema central de nada”. 

Con el trabajo como tema central la autora imagina qué hubiera pasado en sus anteriores experiencias laborales si hubiera sido capaz de seguir un libro de autoayuda a rajatabla… ¿Le habría llegado el ascenso? Como nunca llevó a cabo ese suicidio profesional pone a Cuca a prueba dentro de ese universo laboral masificado. Como Cuca es humana no le basta con ponerle a Stella Hatto como pepito grillo, el conflicto de la historia llega cuando Alicia dibuja a una especie de Cuca malvada, un robot que llega de China para desempeñar su trabajo y al que la Cuca buena le introduce todo el libro de Stella para que vaya a la oficina y desempeñe su trabajo, y le añade la Biblia ya que estamos: “Lo de la inclusión de la Biblia es en efecto cómico, evidentemente, pero es divertido añadir ese rollo de Biblia protestante que se parece mucho a los libros de autoayuda con sus frases motivacionales”. 

Este robot, la Cuca malvada, se nutre de una Inteligencia Artificial, la Biblia anglosajona y el libro de consejos de Stella Hatto para hacer ascender a la otra Cuca, engañando a todos los trabajadores que la rodean, que viven en un universo en el que todo es tan igual que ni se perciben los grandes cambios: “Cuando dibujo uso mucho el copia-pega porque en este mundo corporativo todo está repetido, nada es único ni original. Los muebles son los mismos, las plantas, la forma de hacer las cosas, los ordenadores… ¡Es todo igual!”, comenta la autora entre risas, quien además dibuja a los personajes a todos con el mismo tamaño y cabezas pequeñitas: “Es como si los mirásemos desde arriba, quería incluir esa parte de sátira a través del dibujo. Al final es el lector mismo el que los está observando”.

En base a este dibujo nadie distingue a la Cuca buena de la Cuca mala, siendo la segunda la que logra finalmente ascender en el trabajo, echarse novio y a la vez acudir a las quedadas con sus amigas del colegio, y sin embargo una vez conseguido lo de llegar a la “séptima planta” el robot aún no consigue romper, del todo, el techo de cristal. Finalmente la Cuca buena descubre que todo lo que ha hecho el robot es sólo bueno para los de la empresa, y que con el ascenso solo mata la única parte viva que queda de ella. 

Alicia reflexiona en que la moraleja de la historia es la siguiente: Cuca realmente quiere es “ser normal”, lograr la felicidad en los pequeños detalles. Estos son los que la separan de un mundo automatizado en el que los hombres híper productivos e insomnes se pelean por ser los mejores y tienen de referencia a “grandes exitosos” como Elon Musk, quien dice en el libro: “Si tus sueños no te asustan es que son demasiado pequeños”.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

'Roaming', un cómic sobre la máxima: viaja con amigos si quieres que dejen de serlo

Por  - 

Las primas Tamaki han publicado su tercera novela gráfica. El relato de un viaje entre amigas. Una historia sencilla, pero que está cargada de tal cantidad de mensajes sutiles y gestos simbólicos o elocuentes que es complicado que no cause un impacto profundo. Es algo que ya ocurrió en sus obras anteriores, marcadas por la búsqueda de la identidad de adolescentes que se niegan a someterse a la Ley del más popular

next