pavimento, iluminación y red de saneamiento

La renovada calle La Gloria, lista para abrir: el siguiente paso es la reforma integral de la plaza del Lago

8/01/2022 - 

CARTAGENA. Con la próxima apertura de la calle La Gloria se dará por concluida la renovación de algunas de las vías más deterioradas, no las únicas, del casco histórico de Cartagena. Junto a la calle antes mencionada, también se han reformado San Diego y Saura. Se ha procedido a la sustitución de aceras y asfalto, nueva iluminación LED y renovación de la red de saneamiento. Un nuevo pavimento sustituía al deteriorado, conformando una plataforma única para firme y aceras, separados por bolardos y señalización horizontal.

Tal y como antes mencionábamos, se ha renovado la iluminación, con la instalación de farolas con báculos de 4 metros de alto y luminarias LED, y el mobiliario urbano de la plaza Roldan -ya inaugurada-, incluyendo papeleras, bancos y maceteros.

Una vez que algunas de las calles como Beatas y Ciprés -en la anterior legislatura-, Saura, San Diego y ahora La Gloria, se han renovado, todos los focos pasan por la reestructuración de los espacios y los usos en la Plaza de la Merced, conocida popularmente como plaza del Lago.

El proyecto puesto en marcha tiene como base de inspiración los resultados y conclusiones del 'Proyecto participativo de diseño urbanístico y arqueológico de la Plaza de la Merced de Cartagena', que surgió como iniciativa del Ayuntamiento de Cartagena y que contó con las investigaciones de la UPCT y la UMU. Analizadas las necesidades y posibilidades de esta zona, ahora se pretende reactivar y potenciar el uso urbano de este espacio público.

Ampliación de la zona peatonal y nuevas zonas de esparcimiento

El proyecto incluirá, entre otras reformas, la ampliación de la zona peatonal en el entorno de la popular plaza, -aceras y plaza al mismo nivel-, creando nuevas zonas de esparcimiento y juego infantiles. Además, es muy probable que se eliminen los dos kioskos situados en el acceso a la plaza.

Las últimas campañas de prospección arqueológica realizadas en los años 2001-2002 y 2014-2015 presentan unos hallazgos que plantean el desafío y la oportunidad de su conservación y recuperación.
 
Por ello, se hace necesario mejorar el vallado alrededor de parte de los restos arqueológicos del Decumano Máximo para mejorar la percepción que la ciudadanía tiene de este enclave estratégico del centro de la ciudad. 
 
Así, el Ayuntamiento de Cartagena contrataba a finales del pasado año la redacción del Proyecto de Intervención Arqueológica con el objetivo de planificar la excavación en convivencia con la masa vegetal y que permita conocer la entidad de los restos subyacentes, pudiendo documentar su desarrollo planimétrico, alturas conservadas y características de los muros existentes, posición y definición de los diferentes niveles de suelo; así como fases de ocupación, que por el momento se han identificado desde el siglo VII hasta el III a.C. 
 
La Casa Salvius se encuentra en el sótano y planta baja de un edificio situado en la confluencia de las calles Alto y Cruces, en pleno Barrio Universitario y junto al Cardo, una de las dos vías principales vías de la antigua Cartago Nova, que tenía orientación norte-sur.
 
Se trata de una casa romana de unos 700 metros cuadrados, organizada en torno a un espacio abierto ajardinado, presidido por un estanque, asociado a la cisterna de agua de la casa y rodeado por un pórtico que protege las diferentes habitaciones. Así, durante la excavación arqueológica, se recuperaron bastantes elementos arquitectónicos que permitirán la restitución del pórtico, para lo que se previó la altura necesaria en la planta baja del edificio. 
 
El Área de Urbanismo y Patrimonio Arqueológico, que dirige la vicealcaldesa Ana Belén Castejón, está estudiando la recuperación de esta Domus para el uso y disfrute de los ciudadanos y visitantes. 
 
Para ello, ha encargado la redacción de un proyecto para la conservación, restauración, puesta en valor y musealización de la calzada conservada en el Bulevar José Hierro y de esta vivienda característica de la arquitectura doméstica del siglo I, por importe de 17.545 euros, que se ubicó en uno de los barrios residenciales de Carthago Nova, a escasa distancia de las murallas, el Anfiteatro y el Decumano Máximo conservado en la actual Plaza de La Merced.

next