aseguran que no disminuirá el consumo

Las prostitutas murcianas contra la ley de libertad sexual de Irene Montero: "Niega el consentimiento"

8/07/2021 - 

MURCIA. "Será un desastre total para las prostitutas". De esta manera califican a Murcia Plaza la 'ley del sí es sí' desde el Comité De Apoyo a las Trabajadoras del Sexo (CATS), pues aseguran que la tercería locativa "traerá la precariedad al gremio". En ese sentido, insisten en que se trata de una ley basada en el consentimiento pero que "se niega cuando se trata de mujeres que ejercen la prostitución".

En concreto, desde esta organización de ayuda a las meretrices cargan contra la tercería locativa, una de las novedades de la Ley de Libertades Sexuales de Irene Montero que ha volado por debajo de los radares. Este concepto implica el castigo de todo aquel que destine un espacio a "favorecer la explotación de la prostitución de otra persona, aun con su consentimiento".

De acuerdo con esta asociación, el problema radica en la definición de explotación sexual porque se trata de un término "ambiguo y malévolo" que puede utilizarse tanto para hacer referencia a la prostitución forzada como al trabajo sexual voluntario. "Si el término de explotación sexual fuese claro y definiera la prostitución forzada estaríamos de acuerdo", explican.

Así pues, afirman que las personas que ejerzan esta actividad libremente pueden verse afectadas: "La policía podría precintar un piso con la ley en la mano y dejar a todas las personas en la calle aunque fuera un negocio consensuado".

"No nos va a parar, vamos a seguir trabajando porque venimos de países donde todo es peor"

Además, desde la delegación murciana del sindicato de prostitutas Otras insisten a Murcia Plaza en que se trata de una ley que dejará "desprotegida" a la trabajadora sexual porque no podrá llamar a la policía por miedo a perder su fuente de ingresos.

Cats también recuerda las dificultades que esta ley puede suponer a la hora de encontrar casa para las personas que se dedican a esta actividad. Al fin y al cabo, "una vez que empiecen a darse las primeras condenas", los caseros comenzarán a "poner pegas" o a cobrar más dinero aunque no ejerzan dentro del apartamento.

En este sentido también se posiciona Otras, pues aseguran que "los dueños de los pisos al ver una chica joven y extranjera le van a negar el alquiler". Asimismo, temen que algunas prostitutas puedan pedirle a los clientes que utilicen su nombre para arrendar el apartamento, lo que crearía una "situación de dependencia".

En cualquier caso, Otras insiste en que esta legislación no va a suponer un descenso en el consumo de prostitución como pretende el Ministerio de Igualdad: "No nos va a parar, vamos a seguir trabajando porque venimos de países donde todo es peor".

Los aspectos de la ley bien valorados por las meretrices

Por otro lado, desde Otras aseguran que no todo en esta ley resulta perjudicial: "Es positivo que esta ley se pueda aplicar en el ámbito del trabajo sexual porque a nosotras también nos violan". Asimismo, Cats también remarca su apoyo al eje transversal de la ley, el consentimiento, y agradecen las facilidades que dispone para castigar las agresiones sexuales.

De hecho, más que cargar contra los propósitos abolicionistas del Gobierno, defienden que debería "trabajar para que en un futuro utópico pueda no haber prostitución sin ningún tipo de legislación" gracias a la construcción de salidas adecuadas para las mujeres más vulnerables.

"Es positivo que esta ley se pueda aplicar en el ámbito del trabajo sexual porque a nosotras también nos violan"

En ese sentido, Cats establece que "la prostitución no es violencia de genero cuando la persona que la ejerce tiene libertad para establecer las normas y para consentir o no". Por este motivo, sugiere que se tomen en consideración las demandas de las trabajadoras sexuales como colectivo directamente afectado a la hora de redactar este tipo de leyes.

Asimismo, recuerda que parte de la precariedad que acompaña a la profesión reside en el desconocimiento de la actualidad, por lo que "la mayoría de estas mujeres no saben qué es la tercería locativa ni que se está tramitando esta ley". También Otras comparte la reflexión de Cats e insisten en que "muchas no se enteran. Quizá las españolas un poco más pero la mayoría no se enteran".

Noticias relacionadas

next