Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Lagarde apremia a los líderes europeos a lograr un acuerdo ambicioso sobre el plan de recuperación

16/07/2020 - 

MADRID. (EP) La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha destacado que la recuperación de la economía de la zona euro ha comenzado a cobrar impulso en los últimos meses a medida que se han retirado las restricciones para contener la pandemia de coronavirus, aunque ha advertido de que este rebote aún es muy incipiente por lo que ha instado a los líderes políticos a que lleguen con rapidez a un acuerdo ambicioso sobre el plan de apoyo a la recuperación de la región.

"Es importante que los líderes europeos acuerden rápidamente un paquete ambicioso", ha señalado la banquera central en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que ha mantenido sin cambios los tipos de interés, así como el resto de sus medidas para hacer frente al impacto económico de la pandemia.

"El vicepresidente (Luis de Guindos) y yo somos veteranos en interminables reuniones europeas y, a menudo sucede que en Bruselas las cosas requieren tiempo y las negociaciones consumen mucho tiempo y energía", ha recordado Lagarde, exministra francesa de Finanzas, para quien "un gran número de líderes son perfectamente conscientes de la importancia de no perder tiempo y de ser capaces de enviar una señal a los europeos, a los mercados y al mundo de que hay un grado de consenso y determinación para invertir juntos, recuperarnos juntos y de apoyarnos mutuamente como demostraría un buen acuerdo que se produjese relativamente pronto".

Lagarde ha defendido el carácter "crucial" de adoptar una postura fiscal ambiciosa y coordinada en respuesta a  la fuerte contracción en la economía de la zona del euro, subrayando que las medidas de emergencia  adoptadas deben ser, en la medida de lo posible, de carácter específico y temporal.

De este modo, la francesa ha expresado su respaldo a la propuesta de la Comisión Europea para establecer un fondo de recuperación en el que haya una mezcla de transferencias y de préstamos, aunque inclinándose por una mayor proporción de las primeras, además de destacar que dicho mecanismo "deberá estar firmemente arraigado en políticas estructurales sólidas concebidas e implementadas a nivel nacional".

"Las políticas estructurales bien diseñadas podrían contribuir a una recuperación más rápida, más fuerte y más uniforme de la crisis, apoyando así la efectividad de la política monetaria en la zona del euro", ha indicado la presidenta del BCE.

Recuperación incipiente y desigual

Por otro lado, Lagarde ha insistido durante la rueda de prensa en que la información recibida indica una reanudación de la actividad económica de la zona del euro, aunque el nivel de actividad sigue muy por debajo de los niveles que prevalecían antes de la pandemia de coronavirus y las perspectivas siguen siendo muy inciertas.

En este sentido, la banquera central considera que los indicadores de alta frecuencia y las encuestas tocaron fondo en abril y muestran una recuperación significativa, aunque "desigual y parcial" en mayo y junio, asociada al levantamiento de las restricciones, aunque subrayó que los indicadores económicos permanecen muy por debajo de los niveles registrados antes de la pandemia y la recuperación "se encuentra en sus primeras etapas y sigue siendo desigual en todos los sectores y jurisdicciones".

En este contexto, apuntó Lagarde, sigue siendo necesario un amplio estímulo monetario para apoyar la recuperación económica y salvaguardar la estabilidad de precios a mediano plazo, por lo que el Consejo de Gobierno continúa dispuesto a ajustar todos sus instrumentos, según corresponda, para garantizar que la inflación avance hacia su objetivo de manera sostenida, en línea con su compromiso con la simetría.

 "En el entorno actual de elevada incertidumbre y significativa holgura económica, el Consejo de Gobierno sigue plenamente comprometido a hacer todo lo necesario dentro de su mandato para apoyar a todos los ciudadanos de la zona del euro en este momento extremadamente desafiante", ha reiterado.

Flexibilidad del PEPP

Asimismo, la presidenta del BCE no ha querido desaprovechar la ocasión de despejar cualquier duda sobre la disposición del BCE a emplear en su totalidad los 1,35 billones de euros del fondo de compras de emergencia contra la pandemia (PEPP).

"Un elemento diferenciador del PEPP es su flexibilidad" ha destacado en varias ocasiones durante su comparecencia Lagarde al referirse a la flexibilidad temporal, así como en la clase de activos y en las jurisdicciones objeto de las compras del programa.

En este sentido, la banquera francesa ha explicado que "si no se producen sorpresas muy positivas" el BCE continúa pensando que usará completamente el importe de este programa de emergencia con el fin de hacer frente al riesgo de fragmentación del mercado y relajar la posición monetaria en general.

Asimismo, en cuanto a las desviaciones de la clave de capital en las adquisiciones de deuda soberana del PEPP, Lagarde ha apuntado que con el tiempo se corregirán, pero ha subrayado que el BCE no permitirá que dicha convergencia represente un problema para la eficacia del programa.

"Nunca dejaremos que la convergencia con las claves de capital, que tendrá lugar en algún momento, impida su funcionamiento", ha afirmado.

Noticias relacionadas

next