Hoy es 18 de julio

análisis

Comparando manzanas y naranjas  

6/05/2024 - 

¿Ya hemos llegado? El pasado mes de diciembre, en el punto álgido de optimismo ante la posibilidad de que la inflación fuera transitoria, los inversores apostaban por seis o siete recortes de tipos por parte de la Reserva Federal de EEUU (Fed) para 2024. Igual que los niños en el asiento trasero del coche familiar, que pasan de subidones de azúcar a bajones con mal humor, desde entonces han recortado esas apuestas y muchos se preguntan si la Fed llegará a hacerlo.

Nuestro gráfico de la semana intenta dar un contexto adulto a estos debates. Muestra dos medidas de inflación subyacente, que excluyen los volátiles precios de la energía y los alimentos. La preocupación por la persistencia de la inflación se debe, en gran medida, a las lecturas del índice de precios de consumo (IPC) de los últimos meses. Como primeros datos de inflación publicados cada mes, el IPC y el IPC subyacente tienden naturalmente a captar la imaginación del mercado. El IPC general también solía ser el indicador de inflación preferido de la Reserva Federal hasta finales de la década de 1990, aunque ya entonces tendía a centrarse en las lecturas subyacentes a corto plazo para hacerse una mejor idea de la dinámica de la inflación subyacente.

Hoy en día, la mayoría de los economistas y banqueros centrales, incluidos los de la Reserva Federal, prefieren centrarse en los gastos de consumo personal (PCE). Nuestro gráfico muestra las lecturas más recientes tanto del PCE como del IPC, excluyendo los volátiles precios de la energía y los alimentos. Debido a que ambas medidas se construyen de forma diferente, a menudo divergen. En el caso del IPC, las ponderaciones de los bienes y servicios sólo se ajustan en contadas ocasiones; tras los cambios más recientes, las ponderaciones se basan ahora en un único año natural de datos sobre patrones de consumo, lo que arroja un desfase de 24 meses.

Historia de dos medidas de inflación divergentes

Por el contrario, las ponderaciones de la medida PCE tienden a reflejar los efectos de sustitución con relativa rapidez, ya que se basan en lo que los consumidores compran realmente. Cuando cambian los precios relativos, los consumidores tienden naturalmente a pasar de los bienes y comercios más caros a los más baratos. Piense en lo sensibles que son sus compras de fruta si, por ejemplo, una mala cosecha hace subir el precio relativo de las naranjas, en comparación con el resto de frutas.

Otras diferencias entre las dos medidas son el hecho de que el IPC se basa en encuestas y en lo que los consumidores de las zonas urbanas dicen haber gastado. Por el contrario, el índice PCE utiliza el gasto real. Incluye a los consumidores rurales y refleja con mayor precisión gastos como los de sanidad, que muchos consumidores no se pagan a sí mismos y de los que puede que ni siquiera conozcan su coste total.

Todo ello puede dar lugar a grandes divergencias. Por ejemplo, las tarifas aéreas impulsaron al alza la subida del IPC de febrero, basadas en los precios de un conjunto fijo de rutas aéreas, mientras que el IPC fue mucho más bajo [4]. Los alquileres tienen un impacto desproporcionado en el IPC, ya que se utilizan para determinar el coste de las viviendas ocupadas por sus propietarios, así como de las propiedades alquiladas. Los costes de la vivienda representan aproximadamente el 30% de la cesta del IPC, pero sólo tienen un peso de alrededor del 15% en el PCE. Los precios de la vivienda resultaron ser una molestia constante para los economistas tras la pandemia. Por lo general, el componente de la vivienda en el IPC (o la vivienda en el PCE) sigue los diversos índices disponibles de precios de la vivienda y alquileres con un desfase temporal bastante robusto de 12 meses. Pero cuando se trata del impacto económico, conviene tener en cuenta que gran parte de lo que mide se refiere a costes de vivienda en zonas urbanas que simplemente se imputan, y no a lo que los consumidores, incluidos los rurales, gastan realmente en vivienda.

Nada de esto es motivo para que la Fed declare prematuramente la victoria. El IPC es un índice muy observado y, por tanto, importante para fijar las expectativas de inflación. Además, sigue habiendo muchas preguntas sobre las causas de que la inflación se descontrolara en primer lugar, como señaló recientemente Martin Wolf en una notable columna en el Financial Times. "La realidad es que los fallos de previsión, tanto de los mercados como de los bancos centrales, son bastante comunes, porque nadie sabe realmente qué nos deparará el futuro, y mucho menos cómo podrían reaccionar sistemas complejos, como economías enteras, ante un shock en el mundo real", explica Christian Scherrmann, economista estadounidense de DWS. "Lo mejor que podemos esperar es que, prestando mucha atención a todos los datos entrantes, evitemos oscilaciones tan bruscas en las valoraciones como las que han experimentado los mercados en los últimos meses. La Fed hace bien en ser paciente". 

Noticias relacionadas

next