Hoy es 18 de julio

La federación socialista valenciana ha estado dirigida en cuatro ocasiones por una gestora

Catorce congresos ordinarios, dos extraordinarios y seis líderes en 46 años del PSPV-PSOE

Foto: JORGE GIL/EP
3/02/2024 - 

VALENCIA (EFE). El PSPV-PSOE ha vivido desde su constitución en 1978 catorce congresos ordinarios y dos extraordinarios en los que ha elegido a seis secretarios generales, a los que se sumará en marzo un tercer cónclave extraordinario, que designará a la primera lideresa de la historia del partido.

Durante estos 46 años, la federación socialista valenciana -la segunda de España en número de militantes- ha estado dirigida en cuatro ocasiones por una gestora, y ha vivido así sus congresos:

Del congreso fundacional a los plebiscitos a Lerma

El PSPV-PSOE celebró su congreso fundacional en Alicante en febrero de 1978, donde se eligió a Joan Pastor como primer secretario general con un apoyo del 90'4 %.

Sin embargo, la Ejecutiva de Pastor (del sector marxista del partido) dimitió en junio de 1979 por tensiones con el sector del president del Consell preautonómico, Josep Lluís Albiñana, lo que dejó el partido en manos de una gestora que convocó un mes después un congreso extraordinario, en la Facultad de Económicas de València.

Gracias a un pacto entre el sector nacionalista, el moderado y la 'tercera vía' de Antonio García Miralles fue elegido secretario general Joan Lerma, quien revalidó el cargo en el II Congreso, en el antiguo hotel Sidi Saler de València en febrero de 1980, donde se volvieron a enfrentar los tres sectores y se afianzó el moderado frente a los críticos.

Los siguientes cinco congresos servirían de plebiscito a Lerma, que fue reelegido en el cónclave de 1982, celebrado en Benicàssim (Castellón); en el de 1985, en Alicante, cuando ya era president de la Generalitat tras ganar por mayoría absoluta las primeras elecciones autonómicas; en el de 1988 en el Palau de la Música de València, con un apoyo del 95 %; y en el de 1990, en el mismo lugar, con un respaldo del 98 %.

El séptimo congreso, el de abril de 1994 en Cheste y en el que Lerma revalidó el cargo, fue el último tranquilo en muchos años: un año después el PSPV-PSOE perdió las elecciones y la Generalitat, e inició una travesía del desierto que duraría dos décadas.

Los congresos convulsos

Los socialistas valencianos llegaron divididos a su octavo congreso, el de julio de 1997 en la Universitat Politècnica de València, en el que Lerma no se presentó a la reelección tras 18 años al frente del partido. El enfrentamiento entre el sector oficial, liderado por Antonio Moreno, y el renovador se resolvió por solo 3 votos en favor del renovador Joan Romero.

Joan Romero. Foto: I. CABALLER

Tras veinte meses de mandato cuestionado por falta de una mayoría clara, Romero dimitió en marzo de 1999, dos meses antes de las elecciones autonómicas, tras lo que fue nombrada una gestora que designó a Antonio Asunción candidato a la Generalitat y convocó un congreso extraordinario en septiembre.

El maratoniano cónclave en el Palacio de Congresos de València ahondó la brecha entre las familias del partido. De él salió, gracias al respaldo de Joan Lerma y Ciprià Císcar, Joan Ignasi Pla como secretario general con un apoyo del 43 %. Al día siguiente dimitió Asunción y a las 48 horas lo hizo Pla a instancias de la dirección federal, que nombró una gestora.

Un año después, en el noveno congreso celebrado en Alicante, Pla fue elegido de nuevo secretario general, con un apoyo del 45,3 %, tras imponerse a otros tres candidatos y lograr una ventaja de diez votos sobre la candidatura de José Luis Ábalos.

El décimo congreso, el de julio de 2004 en la UJI de Castellón, fue el más apacible de las últimas citas: Pla revalidó el cargo al frente de una única candidatura, con un 82,29 %. Pero su etapa al mando del PSPV acabó abruptamente en octubre de 2007, tras perder las elecciones autonómicas, cuando dimitió por las acusaciones de trato de favor de una constructora en la reforma de su casa.

Joan Ignasi Pla. Foto: EUROPA PRESS

De nuevo una gestora dirigió el PSPV hasta el XI congreso, el de septiembre de 2008 en el Palacio de Congresos de València. Cinco personas se postularon para dirigir el partido, que finalmente quedaron en dos, y venció por 20 votos el entonces alcalde de Alaquàs, Jorge Alarte, con un 51,36 % de apoyo, frente al 47,7 % del alcalde de Morella, Ximo Puig.

La llegada y el adiós de Ximo Puig

Cuatro años después, en abril de 2012, tras las derrotas electorales de las autonómicas y las generales de 2011, Puig se impuso en el XII congreso, en Sant Vicent del Raspeig (Alicante), con un 61,14 % de los votos a un Jorge Alarte que se quedó en el 34,09 %.

Dos veces más revalidaría Puig la secretaría: en el congreso de julio de 2017, celebrado en Elche cuando llevaba dos años como president de la Generalitat, tras haber vencido en primarias con el 56,7 % al candidato 'abalista' y alcalde de Burjassot, Rafa García.

El decimocuarto congreso, celebrado en Benidorm un mes después de que el PSOE hiciera en València su 40 Congreso, fue el más tranquilo en 17 años: Puig llevaba siete al frente del Consell y no tuvo que enfrentarse a ningún rival para su tercer mandato.

Ximo Puig. Foto: JORGE GIL/EP

Tras perder la Generalitat en las elecciones autonómicas de mayo de 2023, Puig anunció en diciembre su "paso atrás" para dar entrada a nuevos liderazgos tras doce años al frente del PSPV-PSOE y la convocatoria de un congreso extraordinario, que se hará en Benicàssim (Castellón) el último fin de semana de marzo.

Aunque tres personas se habían postulado para sustituir a Puig -los secretarios provinciales Alejandro Soler y Carlos Fernández Bielsa y la ministra de Ciencia, Diana Morant-, finalmente se ha llegado a un acuerdo para que haya una única candidatura y que los socialistas valencianos tengan por primera vez una mujer al frente. 

Noticias relacionadas

next