Hoy es 23 de julio

los vehículos que reparten por el casco antiguo invaden sin problema la acera toda la jornada

La calle Cañón, la nueva y peligrosa zona de carga y descarga en el centro de Cartagena

2/06/2023 - 

CARTAGENA. La calle Cañón se ha convertido en la nueva y peligrosa zona de carga y descarga en el centro de Cartagena. Desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la tarde, los vehículos de reparto que tienen que dejar sus productos a los comercios, bares, tiendas y restaurantes de esta zona del casco antiguo de Cartagena se amontonan, tal y como puede verse en las imágenes, en las aceras de esta corta pero transitada vía.

A pesar de estar dentro del denominado espacio con preferencia peatonal, los vehículos de transporte campan a sus anchas durante toda la jornada, impidiendo en algunas ocasiones el tránsito de los peatones por las aceras, el acceso a los negocios o a las viviendas de los vecinos.

Y es que desde la pasada Semana Santa, cuando se quitaron los maceteros que impedían el aparcamiento, esta vía es un continuo trasiego de vehículos que son capaces de permanecer todo el tiempo que necesiten y que, a tenor de lo visto, no están siendo sancionados por la policía a pesar de ocupar casi la mitad de la calle.

Los vecinos por su parte, están más que cansados de estar caminando siempre con la vista puesta hacia atrás, ya que al tener que caminar por la zona de vehículos corren el riesgo de sufrir algún percance, a lo que hay que añadir la constante molestia de tener camiones y furgonetas aparcados en la puerta de casa de lunes a sábado.

Pero lo de la calle Cañón no es único. En el caso de la calle Jara, la situación es aún más preocupante, ya que la situación en esta vía lleva camino de convertirse en un caos circulatorio, en el que los viandantes deben esquivar, como si fuera una carrera de obstáculos a la enorme cantidad de mesas y sillas que invaden las aceras en algunos de los establecimientos hosteleros de la zona. A esto se añaden los vehículos que aparcan, sin ningún tipo de problema, pegados a los edificios, para tratar de no cortar el paso en la vía. Esta situación ocasiona, como no podía ser de otra manera, un enorme problema de movilidad para los peatones y una gran molestia diaria a los vecinos.

Noticias relacionadas

next