Hoy es 14 de julio

CIUDADES Y ARTISTAS  

Salzburgo, entre Mozart y 'Sonrisas y Lágrimas'

29/08/2023 - 

MURCIA. Si Salzburgo tuviera una banda sonora sería la de Sonrisas y Lágrimas pero si tuviera una pieza musical la firmaría Amadeus Mozart y, seguramente, sería la Sinfonía No. 40 en Sol Menor. Y es que, es imposible visitar Salzburgo sin acordarse de algunas escenas de la película dirigida por Robert Wise o del genio de Mozart, que nació aquí. Precisamente, es de su hijo más universal del que Salzburgo hace más gala, cuya imagen llena escaparates e incluso está en unos bombones (Mozartkugeln). 

La presencia del compositor es tal, que hasta eclipsa la fortaleza de Hohensalzburg, que domina la ciudad, para convertir a una casa de color amarillo situada en el número nueve de Getreidegasse en la más famosa de la ciudad. En ella, un 27 de enero 1756 nació Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, donde vivió con su familia durante 26 años. Convertida hoy en museo, es una gran atracción, como demuestra la larga cola que hay. Unas escaleras llevan hasta las estancias —el salón es la más bonita—, algunas decoradas con muebles de la época y que vas visitando con el crepitar del suelo de madera. Un recorrido en el que vas conociendo más cosas de la vida del artista y objetos curiosos, como como un mechón de pelo —no está probado que sea suyo—, un colgante de oro o un anillo con forma de flor. 

Sin embargo, Mozart no estaría toda su vida en esa casa pues en 1773 su familia se mudaría a otra más grande, situada en Hannibalplatz —actualmente Makartplatz—. Se trata del edificio rosa de dos plantas situado en el número ocho, aunque no es del todo original pues tuvo que ser reconstruido tras haber sido parcialmente destruido por una bomba durante la Segunda Guerra Mundial. Al igual que su casa natal, esta residencia se ha convertido también en un museo, el Mozart-Wohnhaus. Pero antes de acceder a ella llama la atención la primera estatua dedicada al compositor, realizada por Ludwig Michael von Schwanthaler. 

Ahora sí, ya dentro, en el Salón de Maestros de Baile llama la atención el fortepiano, que era tocado por Mozart en sus actuaciones públicas en Viena, su primer violín y el único retrato en vida finalizado de la familia Mozart, realizado por Johann Nepomuk Della Croce (1780 y 1781). A los más curiosos les gustará un panel con datos del artista: se levantaba a las seis, en Viena cambió de apartamento trece veces o, entre otros, medía 150 cm. Pero lo que más emociona es saber que los cinco conciertos para violín de Mozart fueron compuestos en esta casa. Música que no cesa, pues cada año es sede de la Semana de Mozart, en la que se presentan conciertos de orquesta sinfónica, óperas y diversos espectáculos en su honor. 

Alrededor de la plaza hay otros puntos relacionados con Mozart, como la placa en memoria de Constanze von Nissen (esposa de Mozart) el instituto de música de la universidad de Salzburgo (también llamado Casa de los Antretter) o el reloj musical Glockenspiel, del siglo XVII, que tres veces al día replica melodías conocidas por todos. Y sí, muchas de ellas son de Mozart. 


Cantando Do-Re-Mi en el palacio Mirabell

El otro fenómeno que acompaña a la fama de Salzburgo es haber sido el escenario principal de rodaje de Sonrisas y lágrimas (el titulo original es The sound of music). Y es en el palacio y Jardines de Mirabell donde ambas historias se juntan, pues aquí Mozart dio algún concierto junto a su padre y a su hermana, y aquí María y los niños cantan Do-Re-Mi. Es una de las escenas más icónicas de la película pues bailan alrededor de la fuente de Pegaso, imitan a las estatuas de los gladiadores y usan los escalones que dan acceso al jardín como escala musical. 

Un vinculo entre Mozart y la película que prosigue en el teatro de marionetas de Salzburgo, donde precisamente se representan muchas de las obras del compositor austríaco. No en Sonrisas y Lágrimas porque aquí María y los niños cantan El cabrero solitario (The lonely goatherd) con marionetas, aunque en la película el escenario es la casa de los von Trapp. Una ruta que también transcurre en el centro de la ciudad, en la plaza Residenz. En la fuente que domina la plaza María pasa por ella en su camino desde el Convento Nonnberg hasta Villa Trapp mientras canta I have confidence in me. Precisamente y aunque no aparezca en la película, el convento de Nonnberg es donde María entra como novicia. Posteriormente, Ludwing Von Trapp y María se casan en la iglesia del mismo convento. 

Como decía, Salzburgo está dominada por la fortaleza Hohensalzburg, casi omnipresente en la visita. Hasta ella se puede subir andando o en funicular. Lo mejor es hacerlo a pie para ver el cementerio de San Pedro (Friedhof von St. Peter), encajonado entre la ciudad y la colina Mönchsberg y uno de los cementerios más antiguos de Europa. Aquí se encuentra la sepultura de la hermana de Mozart y en la película es parte del monasterio de María: aquí es donde se esconden los von Trapp tras huir del escenario, al final de la película. En realidad, la escena fue grabada en Hollywood, pero basándose en este cementerio.

Pero si hablamos de las mejores vistas esa es desde el monte Mönchsberg. El camino que va desde la orilla del río Salzach, atraviesa el puente Mozartsteg y el centro de la ciudad y llega hasta la montaña de la ciudad es tan espectacular como maravilloso. Por cierto, en el puente Mozartsteg cantan algunos versos de Do-Re-Mi y la canción Mis cosas favoritas. Desde lo alto se disfrutan de las mejores vistas de la ciudad y fue el escenario de una de las escenas de la película. 

Una ciudad, Salzburgo, que enamora por sí sola, con sus coquetas calles, sus edificios y esa atmósfera tranquila que desprende, pero que sin duda Mozart y Sonrisas y Lágrimas la convierten en un lugar de película en el que la música nunca cesa.

Noticias relacionadas

next