Hoy es 15 de julio

xeito i espenta / OPINIÓN

El infinito, las mentiras y el domingo

Foto: ROBER SOLSONA/EP

Entre el infinito y el más allá -Zapatero dixit-, veremos el este domingo cómo queda el mapa electoral y si acierta el CIS o los sondeos privados que marcan una tendencia clara. Aun así, puede ocurrir que nos encontremos en situación de bloqueo o que todo quede claro con la llegada de un pragmático Núñez Feijóo o la continuidad de un resiliente Sánchez. Abascal y Díaz se disputan el tercer puesto que puede decidir o no mayorías.

22/07/2023 - 

El voto por correo, el CERA y la abstención. Vaya por delante el esfuerzo realizado por los trabajadores de Correos que han hecho su trabajo para que los ciudadanos puedan cumplir con el derecho de votar. Lo demás es ruido y enredo político. Pero sí que habría que dotar de herramientas y personal a esta empresa pública. Ha habido falta de planificación y decisión por parte de la dirección de Correos; por cierto, sumida en una crisis financiera importante, como han denunciado los sindicatos. Y da igual si resulta que los líderes sindicales son o no amigos de Núñez Feijóo. Como es sabido, se ha batido el récord de ciudadanos que han optado por enviar sus papeletas por correo. La fecha era la era, con muchos españoles de vacaciones. Mientras recordemos que el resultado definitivo no lo sabremos hasta dentro de una semana porque hay que introducir el voto del exterior del CERA, tras decisión de la Junta Electoral Central. Y podría haber algún escaño dudoso en las circunscripciones en que por escaso margen se diriman la posibilidad de diputados para uno u otro partido. En cuanto a la abstención veremos si finalmente sube o cae y a quién beneficia o perjudica. Los demoscópicos aseguran que habrá una mayor participación a pesar de los rigores del calor y lo inoportuna de la fecha.

Cuatro candidatos y un destino en pleno sprint final. No sabremos si tendremos foto finish o todo será claro y evidente. Núñez Feijóo huye de los bloques, no quiere que le unan a Abascal y por eso pide esa mayoría suficiente para gobernar. Sánchez busca mantenerse como sea en Moncloa con Díaz aunque necesita a independentistas y nacionalistas. La líder de Sumar quiere ser la tercera para decidir y Abascal lo mismo con el PP. Digamos que hemos vivido una campaña peculiar. Pocas propuestas y sí bulos, lonas, videos y muchos platós y estudios de radio, redes sociales, tik tok, podcast, pocos mítines y algún que otro debate. Pero recordemos que el juez de todo siempre es el ciudadano que da y quita razones, en este caso votos, en plena canícula estival por mor del adelanto electoral de Pedro Sánchez. El domingo tendremos esa encuesta definitiva.

Los debates y su regulación. Es el debate eterno y valga la redundancia. No puede ser que cada vez que tengamos una convocatoria electoral estemos haciendo cálculos estratégicos sobre el interés positivo o negativo que rente a cada partido. Debatir, dialogar y confrontar es muy sano. Es una herramienta positiva para analizar y escudriñar programas electorales y ver también las hechuras o costuras de los candidatos. Así que alguien, el que sea, de una vez por todas debería regular por ley la celebración de estas citas electorales. Y da igual, a dos, a tres, a siete o los que sean. Al final estamos al albur de las urgencias e intereses de los partidos políticos y a sus ocurrencias más o menos creativas. No tiene por qué dar miedo o inseguridad. Regúlese por ley y ya todos sabremos en igualdad de condiciones que hay unos debates en los que veremos a los candidatos exponer sus propuestas y sus programas de los que por cierto en esta campaña hemos sabido poco. 

Los sondeos y el CIS. Es otro clásico de nuestras elecciones. El final del partido lo veremos el domingo y sabremos quien ha acertado. Y no solo en el número como en las tendencias. En esta ocasión salvo el CIS todas las encuestas privadas van en la misma línea, incluida la del diario El País y la Cadena Ser, que a mitad de campaña avanzaba la posible mayoría de la derecha. Digamos que los metadatos o la letra pequeña del CIS es prácticamente la misma que las de los sondeos privados. Otra cosa es el asunto de la 'cocina' en la que al presidente del instituto público, José Félix Tezanos, se le ha ido la mano con las esferificaciones, el ronner, el abatidor y demás artilugios gastronómicos.

El Tablero

  • PSOE: Pedro Sánchez entre la sanchidad y el sanchismo.  El presidente ha hecho una campaña con el rictus muy tenso y a veces desvaído. Dice que sigue buscando votos debajo de las piedras. Pero ha sido errático. A veces no sabía si reclamar como propio el sanchismo, o si había que reverenciarle como su sanchidad. Demasiada caricatura para mantener y parece que ya no llega a tiempo de reivindicarse. Primero pensó que los platós y las redes estaban de su parte y que no le hacía falta el contacto de los propios en los mítines. Después tras el revés del cara a cara con victoria de Feijóo, decidió que había que recuperar los actos partidarios; hasta llegó a dejar plantada a la UE y la CELAC en los que tenía mucho interés y que había auspiciado en plena presidencia europea española. Y en el debate a tres tampoco ha salido bien parado con una hiperactiva Yolanda Díaz y un Santiago Abascal hablando para su parroquia, y a pesar de que nombró 40 veces a un ausente Feijóo ¿El domingo veremos su final si Feijóo tiene opciones para la Moncloa? ¿Se agarrará al escaño para recomponer el partido con unos barones muy enfadados y desmotivados? Y además está muy mosca porque el histórico Felipe González no le ha mostrado su respaldo. Todavía defiende la remontada colegiada, es decir, con el apoyo de su socia Díaz y EH Bildu, ERC y del PNV que por cierto en su fuero interno con su pragmatismo tradicional, está calculando ya hacia donde inclinar la balanza según decidan las urnas.
  • PP: Alberto Núñez Feijóo en tensa espera. El domingo puede ser el de la victoria en mayor o menor grado, pero también el momento de morir de éxito si las previsiones demoscópicas no se cumplen. Su campaña de hombre tranquilo y presidenciable se ha basado en los mítines, también entrevistas, alguna complicada como la de TVE con las pensiones, el debate victorioso frente a Sánchez y su estratégica ausencia en el debate a cuatro que fue a tres. Los previos con los gobiernos autonómicos salidos de las urnas generaron mucho ruido: en Valencia por su rapidez, en Extremadura por su indecisión y arrepentimiento, en Baleares sin presencia en el Ejecutivo. Y llegó su efectivo cara a cara y la ausencia en RTVE en el a tres. Desde Génova dicen que ganó sin ir y que fue acertada su estrategia. No querían que se les visibilizara con el ticket de Abascal porque el debate fue entre líderes de la oposición. Ahora dice que quiere refundar el PP en un partido de centro derecha para confirmar su mantra: huir de Vox. ¿Cómo administrará la victoria y con quién? ¿qué cifra es su barrera para considerar que tiene una mayoría suficiente? ¿si hay bloqueo porque no alcancen ni PP ni PSOE la posibilidad de Gobierno, repetirá como candidato? El domingo por la noche confirmaremos el resultado y el tablero definitivo si el CERA no nos da alguna sorpresa en esos últimos restos y escaños.

Foto: EFE/JUANJO MARTÍN

  • Vox: Santiago Abascal con su parroquia y a la espera. Y el que espera desespera, o eso dicen. Su campaña ha tenido lonas poco afortunadas y en el peor de los casos insultantes. Ha defendido sus motivos clásicos para los propios. No parece que haya sumado más apoyos. Su fortaleza son los gobiernos autonómicos en los que ha entrado y que blande como ejemplo para enseñar la estela a Feijóo. Su batalla por lograr ser la tercera fuerza en liza con Sumar, es su objetivo fundamental. Ocurre que parten de 52 escaños y las encuestas no auguran repetición de la cifra sino todo lo contrario. A Abascal se le ha visto lo justo. Sus adláteres como Buxadé o Garriga han llevado la voz cantante. Le hemos visto con un extraño perfil moderado, dentro de lo que es Vox, en el debate a tres, porque no podía hablar por Feijóo a pesar de que los contrarios le interpelaran por él. El domingo sabremos la dimensión de su trascendencia. ¿Qué pasa si los resultados no cumplen sus expectativas? ¿si son necesarios qué exigirán a Feijóo?
  • Sumar: Yolanda Díaz asoma la cabeza. La verdad que el papel de Díaz y Sánchez en el último debate era perversa. Tenían que escenificar su sintonía y su idilio y lo hicieron pero también marcar territorio. La líder de Sumar lo logró con un descafeinado Sánchez que leía y leía papeles y apenas miraba a cámara. Mientras, Díaz ha ninguneado a Podemos por méritos propios pero también como venganza y seguidismo erróneo con Pedro Sánchez. Su campaña ha sido demasiado simple, sin grandes hitos y con actos no muy multitudinarios y sin apenas presencia de Podemos. Ha resultado casi enternecedor ver esa confianza y sintonía con Sánchez y es que de la necesidad hay que hacer virtud. ¿Qué dirán Belarra, Montero e Iglesias? ¿Habrá resaca con los resultados en ese proyecto de Sumar? ¿qué hará Podemos?

Las frases de la semana

Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP: "Yo no miento. Y si digo algo que no es correcto, no es fruto de la mentira sino de la inexactitud". ¡Cuando metes la pata y tienes que explicar lo que has querido decir, es que no has acertado!

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno: "¿Qué es una mentira? Mentir es decir algo que sabes que no es cierto con la intención de engañar. Para mí no es mentir, es rectificar"  ¡Ay, la lengua que matices tiene. La política tiene estas cosas: las rectificaciones!

Yolanda Díaz, vicepresidenta del Gobierno y líder de Sumar: "Conozco muy bien a Feijóo. Le llamo mentiroso compulsivo porque cree que puede mentir sin rubor y hacer de ello un proyecto político.  Hace de la mentira el arte de gobernar y no tiene escrúpulos". ¡La necesidad del voto y la fibrilación compulsiva para buscar réditos!

Santiago Abascal, presidente de Vox dirigiéndose a Yolanda Díaz en el debate a tres: "Usted representa a la hoz y le martillo, el peor régimen de la historia de la humanidad junto con el nazismo". ¡Uno de los hits de Vox. Nada nuevo, pero según qué matices da un poco de repelús!

José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente del Gobierno: "El infinito es el infinito; el universo es infinito muy probablemente. No cabe en nuestra cabeza imaginarnos cómo es el infinito Pertenecemos a un planeta, la Tierra, y a una especie que es absolutamente excepcional. Somos el único sitio del universo, del todo, si es que podemos concebir el todo, donde se puede leer un libro y se puede amar". ¡Una de las frases favoritas de la semana. Las meninges se reblandecen en verano y pasa lo que pasa con el infinito, el universo, el planeta y cualquier cuerpo celeste que se nos aparezca. Es la casuística del jarrón chino!

Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno: "Hoy estoy aquí y el día 15 a quien quiera acordarse de quien se acuerde de que yo aunque no sea físicamente estoy aquí y mucha más intensidad que en el día de hoy". ¡Y en esas estábamos y aparece Rajoy con sus circunloquios ininteligibles, pero muy graciosos y casi entrañables. Se supera día a día y no sabemos si nos gusta más como jarrón chino. Lo dicho, las meninges se resienten!

Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía: "Qué hartura de campaña". ¡Pues eso, menos mal que el domingo ya votamos!

Noticias relacionadas

next