Hoy es 20 de julio

Se pospone el gran contrato que estaba pensado para cuatro años 

El controvertido contrato para el alquiler de sillas en Semana Santa sale a licitación a poco menos de dos meses para las procesiones

19/02/2022 - 

CARTAGENA. El contrato para gestionar el alquiler de las sillas de Semana Santa de Cartagena ha salido a licitación este mismo viernes a poco menos de dos meses para el inicio de las procesiones. Hay que recordar que en los últimos contratos de este servicio el Ayuntamiento ha tenido que lidiar a contrarreloj con la renuncia de las empresas para gestionarlo. En 2018, la empresa adjudicataria del servicio de alquiler de sillas decidió retirarse a diez días del inicio de la Semana Santa, después de habérselo quedado por 70.000 euros. El Ayuntamiento tuvo que recurrir a última hora a Sillas Gil, que se hizo con el mismo por 45.000 euros, un 35% menos de lo previsto.

El actual tiene un presupuesto base de licitación de 45.000 euros y un año prorrogable, aunque el interés del Ayuntamiento de Cartagena es convocar un gran contrato de este tipo de una duración mayor (cuatro años) y modernizar el servicio con algunas de las propuestas que ya en su momento pusieron sobre la mesa algunos sectores, como Hostecar.

El objetivo es mejorar el servicio con la venta anticipada de tiques por medio de una app, o bonos familiares con descuentos y sillas más cómodas. Sin embargo, este año, quizá por la incertidumbre de si se podría sacar las procesiones -suspendidas los dos últimos años- debido a la pandemia, todo se ha dejado para más adelante, cuando el coronavirus no interfiera en la planificación de grandes manifestaciones culturales, artísticas o religiosas como las que se trata.  

Pero mientras llega o no este contrato, que está por ver, el Ayuntamiento licita las del presente año, en el que estima una superficie de ocupación del dominio público por instalación de sillas en los itinerarios del Desfile de la Ofrenda Floral a la Virgen de la Caridad y de las Procesiones de Semana Santa de 30.434,80 metros cuadrados.

El Ayuntamiento recomienda a la adjuticataria la venta anticipada y online

El adjudicatario efectuará, de ser posible, la venta anticipada de localidades, bien de modo presencial en taquilla/s en la vía pública, bien de modo online, de las sillas de algunas calles preferentes del recorrido de las procesiones principales (al menos las de Domingo de Ramos, Miércoles y Viernes Santos y Domingo de Resurrección), sin perjuicio de que los ciudadanos puedan adquirir en taquilla o en el transcurso mismo de los desfiles las localidades que no se hubieran vendido por internet. En tal caso, las sillas vendidas anticipadamente, en taquillas o por internet, habrán de estar debidamente numeradas, constando su localización y número en los tickets de las mismas. Para la venta anticipada de localidades, el adjudicatario instalará, al menos una taquilla en Plaza del Icue.

En el documento se indica que el adjudicatario dejará libre los accesos a viviendas y establecimientos comerciales y mercantiles en un 1,5 metros de anchura, hasta media hora antes de la salida de los desfiles y procesiones, en cuyo momento podrá ocupar estos accesos.  Por otro lado, no se instalarán sillas delante de la línea de las terrazas salvo acuerdo con el establecimiento autorizado. 

La zona de terraza de hostelería con autorización vigente, que pueda quedar dentro del itinerario de procesiones marcado con pintura o cinta de color continua sobre el pavimento, no podrá ser ocupada desde media hora antes de la salida de los desfiles y procesiones, y no genera derechos de traslado a otra zona inmediata. Como quiera que la concesión de licencias de veladores y terrazas de hostelería varia constantemente a lo largo del tiempo de vigencia del pliego de condiciones, el Ayuntamiento actualizará los datos relativos a dichas licencias con una semana de antelación al inicio de la Semana Santa, lo que podría ocasionar una variación, que podrán ser compensadas.

Se evitará la colocación de sillas delante de edificios en construcción o cuyas fachadas se encuentren en proceso de restauración, a fin de evitar riesgos para el público y estrechamientos que dificulten la normal circulación de los desfiles y procesiones.  

Además, el adjudicatario concederá derecho preferente a las sillas que deseen los propietarios de los comercios, en sus propias fachadas, a precio de tarifa general, por lo que habrá de contactar con los comerciantes con antelación. En ningún caso, la venta de las sillas genera espacio para ser ocupado por mesas o mobiliario de hostelería y comercio, siendo exclusivo para colocación de las sillas del adjudicatario.

Tal y como antes señalábamos Hostecar propuso hace cuatro años la gestión de este servicio con el que ofrecer una mejora sustancial del mismo. Por ello, llevó a cabo un estudio de viabilidad en el que explicaba que durante los días de las procesiones cerca de 50.000 personas alquilaban las sillas y que los ingresos que podrían recaudarse -con precios de entre 4 a 7 euros-, rondaban los 280.000 euros. De esta manera, los hosteleros proponían dar parte de los beneficios a las cofradías -que son las que se llevan el dinero recogido en el contrato de licitación habitualmente-, un importe que rondaría los 70.000 euros. Para ello, solicitaba una gestión de cuatro años, más cuatro prorrogables. Hostecar sopesa ahora la licitación que acaba de salir en el portal de contratación del Ayuntamiento de Cartagena para decidir si se presenta o no al mismo.

 

Noticias relacionadas

next