Hoy es 20 de julio

realidad virtual / OPINIÓN

¿Por qué la Inteligencia Artificial no va a sustituir a las personas?

13/04/2023 - 

Últimamente escucho con demasiada frecuencia que la Inteligencia Artificial va a sustituir a las personas y que nos vamos a quedar todos sin trabajo. La última noticia que leí fue sobre una empresa en China cuyo CEO o gerente había sido sustituido por una Inteligencia Artificial y la empresa había subido un 10% en bolsa. Comentaristas y divulgadores de todos los ámbitos que quieren infundir miedo en la gente para ponerlos en contra de la Inteligencia Artificial, como si esta fuera una máquina al estilo Terminator que ha venido a acabar con la humanidad. Pero lo que muchos obvian es que la Inteligencia Artificial, por el momento, no es tan inteligente ni tan artificial.

Como ya he explicado en varias ocasiones, la Inteligencia Artificial no es más que un conjunto de algoritmos preparados por un ingeniero, que va a entrenar con muchísimos datos, en un ordenador muy potente, para obtener un cierto resultado. Así que, de momento, la Inteligencia Artificial necesita a las personas en muchas partes: para crear los algoritmos, para recoger los datos, para depurarlos, para separarlos... y para pedirle el resultado.

Muchos científicos han afirmado que todavía estamos muy lejos de una Inteligencia Artificial que sea capaz de actuar por sí sola de una manera global. A este tipo de Inteligencia Artificial se le llama IA General, y todavía no es posible determinar si en algún momento podrán existir este tipo de algoritmos, ya que por el momento solo es capaz de realizar una tarea concreta y no múltiples.

Lo más cercano que se ha llegado de momento a este tipo de Inteligencia Artificial es el modelo de ChatGPT-4 desarrollado por la empresa Open AI, propiedad de Microsoft, y a pesar de todo el desarrollo y de todos los entrenamientos realizados, todavía tiene muchas limitaciones y es capaz de responder con textos, imágenes, vídeos y música, pero no es capaz de pensar por sí misma.

Una imagen creada por Inteligencia Artificial

Además, si la Inteligencia Artificial está basada en datos y entrenamientos, tendrá conocimiento hasta la fecha del entrenamiento, pero no más allá, el resto se lo inventará. O incluso, llegado el caso, podrá ella misma recoger los datos de la red y entrenarse, pero siempre serán necesarias las personas para generar nuevos datos, o parece claro que la IA desarrollará un mundo paralelo que no será real.

Por ello, respondiendo a la pregunta inicial, lo primero que me viene a la cabeza es que, si la Inteligencia Artificial depende de las personas, no es ella la que vaya a tomar la decisión de sustituir a las personas.

La Inteligencia Artificial podrá conducir sola, pero eso no significa que se tenga que prescindir de tener taxistas que, usando la IA, puedan aportar otros valores, mayor comodidad, interacción humana, etc. La IA podrá crear arte, pero eso no tiene porqué eliminar la creatividad humana o ayudar a expandirla. Podrá escribir artículos, pero eso no significa que no se pueda utilizar para mejorar las capacidades de los análisis de quien quiera seguir siendo periodista. Podrá crear películas completas, pero eso no significa que dejemos de querer ver las películas que cree un director o en la que trabaje un actor en concreto. De hecho, ya se puede escuchar buena música en cualquier parte, pero nos gusta asistir a los conciertos en directo.

La IA hará muchas cosas y hará que cambie la sociedad, pero la sociedad siempre está en continuo cambio. Lo importante es que, en mi opinión, dará más libertad al ser humano, pero, hasta donde sabemos, no podrá tomar las decisiones de sustituir a las personas. Serán las propias personas las que, con el uso de la Inteligencia Artificial, podrán sustituir a otras personas. Serán las personas las que crearán más y más algoritmos de Inteligencia Artificial para cambiar y actuar sobre las vidas de las personas, mejorando (y en algunos casos haciendo más dependientes) a las personas.

Sin embargo, yo soy de los que piensa que la Inteligencia Artificial ha venido para mejorar las capacidades de las personas porque podremos hacer cosas que hasta hace bien poco eran impensables.

¿Quién nos iba a decir que podríamos viajar por todo el mundo con un móvil en la mano y sin necesidad de saber idiomas, y podríamos comunicarnos con gente de otro país sin necesidad de una persona para traducir, nosotros hablando nuestro idioma y ellos escuchando en el suyo? O, ¿quién nos iba a decir que podríamos hacer una presentación o escribir una reseña para exponer al mundo lo que hacemos en apenas unos segundos, sin necesidad de un escritor?

Es cierto que en ambos casos hemos podido sustituir a las personas, pero no es menos cierto que si la Inteligencia Artificial es capaz de mejorar nuestras capacidades y nos permite hacer cosas que antes nunca hubiera imaginado, entonces, ¿por qué no podemos pensar que la IA es buena y va a ayudar a las personas que no tienen empleo a encontrar un trabajo? ¿Y por qué no podemos pensar que puede ayudar a los emprendedores y empresarios, que hasta ahora no tenían conocimientos de muchas áreas, a crear y a mejorar sus propias empresas para obtener mejores resultados?

Porque como ha pasado siempre en la evolución humana, la tecnología y la innovación siempre han servido para mejorar la vida de las personas. Y siempre ha habido gente que piensa que las innovaciones son malas porque elimina el trabajo de las personas, pero esa gente nunca ha pensado que con el desarrollo siempre se han creado nuevos puestos de trabajo que antes no se podían hacer.

La tecnología siempre tiene el propósito de cambiar las cosas. Tiene la capacidad de cambiar, en mayor o menor medida, algún aspecto de la sociedad en la que vinimos. Hemos pasado de comunicarnos desde casa a poder hacerlo desde cualquier sitio, de esperar en una plaza a que llegue alguien, a conocer la ubicación exacta, de jugar con cuerdas, pelotas y palos en la calle, a jugar con el móvil.

La tecnología no tiene porqué cambiar la sociedad para bien o para mal, sino que la trasforma sin tener claras las verdaderas consecuencias. Con la llegada de ChatGPT todo ha vuelto a cambiar, como lo hizo la llegada de internet en los 90, pero está en nosotros mismos decidir la manera en la que nos impacta la tecnología.

He conocido tres tipos de personas diferentes para enfrentarse a ella: están los que no la entienden y dicen que no sirve para nada (de momento); están los que le tienen miedo y dicen que va a acabar con la mayoría de los puestos de trabajo; y están los que se están aprovechando de ella para mejorar sus capacidades, tanto personales como profesionales.

Y tú, ¿qué tipo de persona quieres ser?

El autor es CEO de las compañías Aitister & Digit-S

Noticias relacionadas

next