Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El 'idilio' perros y farolas sale caro en Cartagena: 75.000 euros arreglar los daños por el 'pis' en el centro de la ciudad

8/09/2020 - 

CARTAGENA. No hay ciudad en España que no presente una imagen en sus farolas parecida a la que se puede contemplar en la imagen de arriba, la que acompaña a esta información. El 'idilio' que mantienen los perros y las farolas de los pueblos y las ciudades es viejo, tanto como la actitud incívica que muestran los dueños de estos animales cuando los sacan a la calle y permiten, mientras miran para otro lado u ojean su móvil, que se desahoguen mientras ensucien aceras, farolas, jardines o portales con sus excrementos y orines.

En Cartagena el Ayuntamiento tratará de adecentar algunas de las calles más concurridas del centro histórico y de la zona del Ensanche y ha sacado a licitación los trabajos de restauración y pintado de estos pies de farola que tendrán un presupuesto de 75.000 euros y dos meses de ejecución. Además, el Ayuntamiento exige un año de garantía desde la recepción definitiva y que el tratamiento deberá dar al soporte una durabilidad de protección anticorrosiva alta, superior a 15 años.

En el informe de necesidad de esta licitación, el ayuntamiento argumenta que en parte del casco histórico y del Ensanche de la ciudad, hay un buen número de vías en las que los soportes de alumbrado público, principalmente en vías peatonales o de tráfic omixto, son de fundición o galvanizados pintados. "Por los años transcurridos desde su instalación inicial, estos soportes o partes de estos soportes han sufrido un deterioro considerable en su aspecto exterior, en unos casos consecuencia de las condiciones ambientales y en otros consecuencia de actitudes incívicas, fundamentalmente, la costumbre de los dueños de las mascotas de utilizar las bases de estas columnas para que orinen en ellas".

Los tratamientos a realizar incluyen la limpieza y preparación del sustrato metálico, para posteriormente aplicar un sistema de recubrimientos que protejan la estructura metálica consiguiendo "un grado de protección de alta durabilidad". 

En algunas zonas del Ensanche la solución que propuso hace años el Ayuntamiento fue la de subir estas farolas sobre superficies de hormigón. Los perros ya no alcanzan para orinar en las farolas, ahora lo hacen en una superficie más resistente, pero eso no deja de ser un despropósito higiénico en las calles de la ciudad.

next