Hoy es 1 de marzo y se habla de

en Una de las mejores construcciones art decó de la región

Cartagena suma un nuevo apartamento turístico: esencia, tradición y futuro en el histórico Edificio Portela

26/11/2023 - 

MURCIA. Hay tesoros arquitectónicos en las ciudades que, de tanto verlos o porque requieren el ejercicio de pararse y levantar la mirada, casi que pasan desapercibidos. Ante este que hoy nos ocupa, en la Calle del Aire de Cartagena, circulan viandantes ajetreados, turistas despistados y alumnos de arquitectura que se detienen justo delante con sus caballetes. Porque se trata del Edificio Portela, del que se afirma que es la mejor construcción de pisos art decó de toda la Región (siendo este un estilo que no se prodiga demasiado por estos lares y que en Cartagena tiene otro exponente en el Cine Central).

Merece la pena contemplar los numerosos detalles de la ornamentada fachada y rejería, preguntándose que albergará en su interior este edificio que mandó construir en 1931 el empresario minero Jorge Portela de Llera (hermano del famoso pintor cartagenero Francisco Portela) y cuyo proyecto fue realizado por el arquitecto cartagenero Lorenzo Ros Costa, según recoge la web Modernismo y Art Decó en la Región de Murcia. Ahora, un pedacito de este edificio -que sigue perteneciendo a miembros de la familia tras pasar de generación en generación- se ha sumado a la oferta de apartamentos turísticos de Cartagena, cada vez más al alza. Ha sido después de que José y Bea, el matrimonio propietario, haya llevado a cabo una reforma integral de parte de una de las plantas. Las obras no acabaron hasta el verano pasado, que fue cuando abrió sus puertas este alojamiento bajo el nombre de Casa Portela (con una valoración de 9,9 en Booking).

Este nuevo apartamento turístico de la ciudad portuaria cuenta entre sus alicientes el hecho de estar en pleno centro histórico -con el Museo Romano, Palacio Consitorial, el Puerto y demás atractivos culturales a un paso-, además de estar en una de las calles por las que transcurren las procesiones de Semana Santa. Pero, además, sus propietarios han querido realizar la reforma con mucho mimo -dado los vínculos sentimentales que tienen con el edificio-, combinando la esencia del inmueble con todas las comodidades de una casa actual. 

El sabor de la historia y la comodidad

Así, por ejemplo, se han conservando los suelos hidráulicos, las contraventanas originales, los techos de más de tres metros de altura, algunas paredes de ladrillo visto...; al tiempo que se han incorporado instalaciones nuevas de aire acondicionado en todas las estancias, cierres de calidad, wifi, televisión con canales de pago, cocina completamente equipada... Asimismo, se han cuidado los detalles con elementos que aportan actualidad y calidez, además de un guiño divertido como puede ser un recipiente expendedor de chuches o una máquina recreativa arcade de tamaño real para los niños (y no tan niños).

El alojamiento turístico tiene capacidad para seis personas y consta de un amplio salón-comedor, tres habitaciones, dos cuartos baño nuevos y una cocina con zona de office para desayunar tranquilamente.

Cuenta Jose -que vive en la puerta de enfrente con su mujer e hijos- que él pertenece a la cuarta generación que habita en este edificio que fue construido por su bisabuelo, Jorge Portela. La casa que ahora han convertido en apartamento turístico ha estado alquilada de forma estable desde hace más de 50 años y ahora -explica- "queríamos probar como resulta esta nueva modalidad, ya que nosotros, cuando viajamos, siempre hacemos uso de este tipo de alquiler dada la comodidad que nos ofrece al ser una familia numerosa. Aprovechando que hemos reformado el apartamento, queríamos ofrecer un alojamiento de calidad como el que hemos disfrutado en otras partes de España". 

Y no se pueden quejar, añade, ya que están recibiendo muchas solicitudes, aunque apunta que los hábitos de reserva han cambiado y actualmente se realizan con un margen de tiempo menor.

Los artífices del edificio

Jorge Portela de Llera fue un importante empresario minero (negocio con el que continuaron sus hijos: el abuelo y tío de Jose). Según recoge Modernismo y Art Decó en la Región de Murcia fueron de su propiedad las llamadas Minas del Trípoli, además de ocupar el cargo de vicecónsul de la República Portuguesa en Cartagena. Este prohombre de la época también desempeñó el cargo del Banco de España en la ciudad y tesorero del Casino. 

El empresario minero le encargó la construcción del edificio al cartagenero Lorenzo Ros Costa (1890-1989), arquitecto municipal de Cartagena durante décadas. En la ciudad portuaria construyó, entre otras obras, el Museo Naval, Casa Serrat (en la Calle Mayor) y la Casa Portela. Entre sus trabajos fuera destacan la Casa Geli (Figueres), el Teatro-Cine El Jardí (Figueres) y el Cine Monumental (Melilla). 

Para la casa Portela contó con la colaboración del escultor Agustín Sánchez Velázquez, con quien trabajó en muchos de sus proyectos (como el Cine Central de Cartagena). En el inmueble de la Calle del Aire dejó una interesante ornamentación geométrica que recuerda a la ciudad de los rascacielos.

   

Noticias relacionadas

next