Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La demanda inmobiliaria postcovid: casas con más espacio lejos del centro y 'built to rent'

29/09/2020 - 

MURCIA. El sector inmobiliario ha conseguido aguantar el tipo durante la primera mitad del año, a pesar del impacto de la pandemia en el segundo trimestre, y en agosto cerraba un año con un crecimiento del 0,9%. Escaso pero aún en positivo. Sin embargo, tanto las promotoras como los constructores coinciden en señalar la existencia de una demanda latente que esperan que eclosione en los próximos meses, y que paradójicamente podría beneficiarse de la experiencia vivida durante el confinamiento.

Así, se vislumbra una tendencia clara en los próximos años, que es la denominada built to rent. Contra la atávica tendencia del mercado español a buscar la propiedad, varios estudios apuntan a la consolidación de una cultura del alquiler más arraigada en otros países europeos, y que estaría derivando a los grandes promotores hacia esta fórmula: construir para alquilar, en lugar de poner a la venta directamente. No solo para estancias cortas (el alquiler turístico), como ya están haciendo algunas promotoras que buscan directamente inversores, y no habitantes, para sus viviendas en la costa: también como forma habitual de disfrutar de la primera vivienda

"Sí  aparecen inversores cada vez más interesados en esa opción para luego alquilar", indica Paco Cervantes, director general de Urbincasa. José Ramón Blázquez, presidente de Apirm, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de la Región de Murcia señala que "es un producto interesante. En Murcia aún va lento porque la compra ha sido una forma de ahorro y está muy arraigada", señala. Aún incipiente, es una opción más para los que les cuesta acceder a una vivienda en propiedad, los que buscan alojamiento de temporada o para cortas estancias, y para inversores.

Más espacio y la costa para confinarse

La segunda gran tendencia, en este caso referida al tipo de vivienda predominante en los próximos años, está más directamente relacionada con el poso que ha dejado la pandemia. Cada vez más los compradores buscan viviendas con jardín (bien individuales, bien en residenciales con amplias zonas verdes) y alejadas del centro urbano de las grandes ciudades, así como en el campo y, en especial, la costa. Una búsqueda que se centra bien en el extrarradio de los grandes núcleos, bien en ciudades secundarias próximas a dichos núcleos. Una opción pensada en clave de un posible nuevo confinamiento (general o individual), merced al coronavirus o a cualquier otra pandemia que pueda llegar en los próximos años. No es lo mismo estar confinado en un apartamento en el centro de la ciudad que en una casa con balcón o terraza, jardín, alejada de las grandes aglomeraciones.

El cambio en el comprador es sustancial porque con la pandemia "los ciudadanos han pasado mucho tiempo en sus casas y se han dado cuenta de las deficiencias que tenían".  A la hora de buscar vivienda, han pasado a tener más importancia características como la luz, las terrazas y las zonas ajardinadas, la amplitud o los espacios multiusos. Por eso, la pandemia ha influido en cómo se construye y las terrazas, la iluminación, los jardines y los espacios abiertos están ahora entre los requisitos más demandados y de los que las promotoras, que ya habían.

En cuanto al comportamiento de la demanda, varios informes coinciden en que podría no solo esquivar el impacto de la covid en otros sectores, sino incluso verse beneficiada. Aunque el confinamiento y las limitaciones a la movilidad han ralentizado la formalización de algunas operaciones previstas para este año, no han minado el interés de los compradores, especialmente de los que viven en el ciudades del interior, como Madrid, que miran a la costa como la mejor opción para un nuevo confinamiento.

"En muchas promociones residenciales de la Región el 90% de los clientes son extranjeros y sigue habiendo mucho interés pero no se ha podido materializar nada porque no pueden viajar", apunta Cervantes. "Curiosamente, sí se ha movido mucho el mercado nacionalque ha mantenido un buen ritmo de ventas este verano". Como ejemplo cita una promoción de 107 viviendas de la que ya ha vendido 97 solo a clientes nacionales. "Hay mucho interés por la vivienda residencial y más después de todo lo que está pasando".

El 'ladrillo' se recuperará antes

La recuperación del sector inmobiliario español, de hecho, gana terreno desde mayo, encontrándose a finales de agosto más cerca de alcanzar los niveles que se registraban antes de la llegada de la pandemia y con una previsión de recuperación relativamente rápida en comparación con otros sectores. José Ramón Blázquez señala que los precios se han mantenido y que con cifras de agosto de este año, la compra había aumentado un 0,9% en obra nueva, por lo que siguen en positivo a pesar de la coyuntura.

"El precio de la vivienda nueva se está manteniendo. Hay que tener en cuenta la escasez que existe de nuevos proyectos", señala José Hernández, presidente de Frecom, la Federación Regional de Empresarios de la Construcción. "A la demanda anual de vivienda por creación de hogares hay que sumarle la gran bolsa de demandantes que llevamos arrastrando de años anteriores". Además, cuando se inicia una promoción de viviendas gran parte de las viviendas ya están comercializadas y las situaciones vividas en el pasado han provocado que el sector se vuelva más prudente a la hora de acometer proyectos.

Blázquez también apunta a que "se están vendiendo casi al 100% porque los compromisos se mantienen". Como no hay exceso de viviendas, hay mucha demanda insatisfecha. "La cuestión es que exista la financiación necesaria", apunta. Para ello, considera fundamental ayudas como el aval a los jóvenes, que facilite que más personas puedan acceder al mercado, y reducir el IVA del 10 al 4%.

Desde Frecom no apuestan por una recuperación en 'V' porque "aún estamos entrando en la segunda ola de la pandemia y, con seguridad, afrontaremos un 2021 muy difícil. En función de cómo se hagan las cosas y de las medidas que se adopten, saldremos antes o después de esta situación".  Por eso, además de la inversión en obra pública e infraestructuras, consideran la rehabilitación del parque de viviendas una gran oportunidad de generar empleo.

Noticias relacionadas

next