la presencialidad reactiva el alquiler

Los universitarios de la Región vuelven a 'casa': el alquiler de pisos se reactiva con la vuelta a las aulas 

27/08/2021 - 

CARTAGENA. El teletrabajo y la falta de presencialidad en las clases no solo afectó a la forma de recibir las clases en una época tan sensible por muchos como es la universidad. La Región de Murcia suele ser para muchos estudiantes la primera vez en la que salen de casa y se ‘independizan’, al menos físicamente. Sin embargo, la pandemia trastocó todos los planes que, por el mes de mayo, empiezan a rondar por las cabezas de los alumnos todavía de bachiller que buscan un piso. Y es que, ante la falta de presencialidad en las aulas de las universidades de la Región, alquilar un piso era algo inútil y un ahorro importante para las familias en un momento sensible en lo económico para muchas.

“El año pasado casi no hubo alquileres. Muchos tuvieron que anular sus reservas”, cuenta Sonia Picazo, de New Home Soluciones Inmobiliarias. La incertidumbre marcaba entonces la vida de los estudiantes. Los rebrotes y la amenaza de un nuevo confinamiento protagonizaban el verano en el que los alumnos desconocían cómo serían las clases una vez que llegara septiembre. Mientras tanto, aquellos que necesitaban alquilar un piso en Murcia para poder acudir a las clases presenciales con facilidad se encontraban con varias complicaciones derivadas de la situación sanitaria.

En consecuencia, la ya conocida como ‘cláusula covid’ fue una realidad para muchos de los estudiantes que alquilaron un piso para el curso 2020/2021. En un ambiente marcado por la crisis sanitaria y los rebrotes y el temor a un nuevo confinamiento los propietarios, a través de las inmobiliarias, comenzaron a incluir cláusulas en los contratos que se adoptarían en caso de un nuevo estado de alarma. Todo iba encaminado a facilitar las condiciones a los estudiantes sin perjudicar al propietario de la vivienda. Entonces, la ‘cláusula covid’ solía significar que, en caso de tener que abandonar el piso forzosamente por un nuevo confinamiento, el contrato se rescindiría sin perjuicios a cambio de retirar los bienes lo antes posible. A lo sumo, el propietario podría quedarse con toda la fianza o con parte de esta en dichas circunstancias.

Sin embargo, este año todo ha cambiado. “Hemos recibido muchas peticiones de alquiler. Hasta el punto de que lo tenemos todo ocupado salvo un piso cerca de la Politécnica”, señala Sonia Picazo, de la inmobiliaria cartagenera New Home. “Desde mayo se han estado reservando los pisos. Este año, con la vuelta a las aulas, todo es distinto”, añade Picazo. El avance de la vacunación y una necesidad ya patente de volver a la vida universitaria han provocado que el mercado del alquiler para estudiantes vuelva a recuperar los niveles habituales. Poco a poco, la universidad parece que este año volverá a tener la vitalidad habitual.

Noticias relacionadas

next