Tráfico parado, pérdidas millonarias, ganado sin destino y un puerto indefenso

5/03/2021 - 

CARTAGENA. A la espera de que los transportistas del barco Karim Allah sacrifiquen a los 850 terneros que están atracados en el muelle de Escombreras desde hace semana y media, la cascada de acontecimientos ha provocado un grave daño económico a los protagonistas directos e indirectos y ha supuesto, además, poner el foco en una institución, como la Autoridad Portuaria de Cartagena, que se ha encontrado un problema encima sin habérselo buscado. Además, no tiene apenas capacidad de maniobra, ya que es el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación quien dicta y decide los siguientes pasos, como el cierre del tráfico a la exportación de ganado o el sacrificio de los animales embarcados desde diciembre en la nave.

La prohibición para exportar ha supuesto, según indicaba la propia presidenta de la APC, que hasta 9 buques no hayan podido salir del Puerto de Cartagena en estas dos últimas semanas. La exportación de ganado se centraba en estas fechas dirigida hacia países árabes que arrancan en abril el Ramadán. Cartagena es el principal  puerto de España en envíos a países árabes. Parten entre 2 y 3 barcos con cargas de vacuno y ovino por semana, con Libia como principal puerto de destino, pero también lo son Argelia, Jordania o Arabia Saudí.

Las pérdidas son millonarias. Según el diario La Opinión, los ganaderos han visto cómo se desvanecen hasta tres millones de euros y lo que es peor, surge la incertidumbre de qué ocurrirá o cuándo el Ministerio abrirá de nuevo el tráfico y hacia dónde se podrá dirigir el mismo. Este grave suceso supone que se puede llegar hasta a replantear que el destino del ganado se limite en estos momentos a Europa, con lo que el gran mercado árabe se caería por completo y perderían todos. El sector vacuno de carne, del que viven alrededor de 150.000 familias en zonas rurales, es el cuarto en importancia económica de España. Además, ocupa el quinto puesto a nivel europeo, alcanzando un valor de mercado de 3.300 millones de euros años atrás. Estas cifras demuestran la relevancia de una industria comprometida con el bienestar animal y que ahora salta a la palestra.

El temor a que la prohibición de exportaciones se mantenga. Vélez garantiza la apertura el próximo lunes

La posible llegada de una segunda embarcación, en este caso el Elbeik al Puerto de Cartagena, ha hecho saltar nuevas alarmas, ya que su atraque y, probable sacrificio de animales, podría alargar la prohibición de seguir exportando ganado. "Esto agravaría más el daño hecho al Puerto de Cartagena, a sus operarios, a los ganaderos de la Región y de todo España, además, supondría un perjuicio a la actividad diaria que desempeña el Puerto", esgrimía Yolanda Muñoz, presidenta de la APC esta misma semana, quien trataba de defender el rigor y la profesionalidad de la institución que representa y el inmerecido castigo que soporta: "Llevamos más de 10 años desarrollando este tráfico con todas las garantías sanitarias y cumpliendo las normativas europeas de Bienestar Animal. Somos pioneros en España en regulación específica para este tipo de tráfico y en obtener la autorización para embarcar ganado vivo". Por ello, ha tratado de impedir que esta nueva embarcación arribe a aguas cartageneras.

Los representantes de Asaja, Fecoam y Coag se reunían ayer con el delegado del Gobierno en la Región de Murcia, José Vélez para transmitirle la inseguridad en el sector y al que arrancaron el compromiso de aperturar el próximo lunes el tráfico de ganado. El presidente de Coag, Vicente Carrión, explicaba que hay mucho ganado que está previsto que viaje hasta estos países que aún sigue en sus instalaciones, por lo que están "pendientes de que se nos de una solución, ya que las pérdidas económicas serían enormes".

"Nos ha confirmado que lunes o martes como mucho se abrirá otra vez, independientemente de lo que pase con el barco Karim Allah, que parece que ha judicializado el asunto", decía Carrión a Onda Regional. El sector ganadero estima que la semana próxima podrían salir hasta cuatro barcos con ganado ovino con destino al Norte de África.

Parece que la tensión entre los transportistas del Karim Allah y el Ministerio de Agricultura han hecho que el buque Elbeik, cargado con 1.800 terneros y que se dirigía a Cartagena, haya detenido su rumbo hasta no saber cómo se resuelve definitivamente el caso del Karim Allah, según ha indicado la asociación animalista Animal Welfare Foundation.

Esta asociación, según explicaban a Efe, ha mantenido conversaciones con los responsables del barco, en las que les han confirmado que tenía su llegada prevista a España el 8 de marzo, según ha detallado este miércoles en un comunicado. Sin embargo, permanece fondeado en la isla griega de Creta a la espera de las noticias que le lleguen sobre el buque Karim Allah, cuyos responsables tienen de plazo hasta hoy para comunicar si sacrificarán a los cerca de 900 terneros que transportan. Los transportistas del Elbeik han mostrado su interés por seguir buscando un nuevo destino donde vender los animales, ya que el regreso a España supondría el mismo destino para los terneros.

Mientras los días pasan, la tensión entre los dueños de los animales y el Ministerio se mantiene. Las denuncias se convierten en el siguiente paso; los ganaderos, los transportistas y el Puerto de Cartagena esperan, con temor, que las consecuencias perduren y que este boyante tráfico acabe por naufragar.

next