Víctimas perfectas, féminas malvadas y misoginia

¿Por qué no se cree a las mujeres? Cultura de la violación en tiempos de la posverdad

El ensayo 'Credibilidad' (Barlin) aborda la sospecha constante que sobrevuela a quienes denuncian agresiones sexuales y cómo la clase, el género y la raza influyen a la hora de confiar (o no) en el testimonio de una persona

19/06/2023 - 

MURCIA.  “¿Qué llevaba puesto? ¿Iba borracha? ¿Por qué estaba sola a esas horas? ¿Seguro que en el fondo no quería que pasase? ¿Por qué no se defendió más para evitarlo? ¿Por qué no gritó más fuerte? A lo mejor le dio señales confusas; a lo mejor fue un malentendido. Si se comportan de esa forma, después no pueden quejarse de que les pasen ciertas cosas. Si te juntas con esas compañías, luego no vale arrepentirse… Ya sabía a lo que iba, ¿qué pensaba que iba a pasar? ¿Seguro que no se lo está inventando para llamar la atención o vengarse?”. La manoseada retahíla de frases hechas en torno a los casos de violencia sexual está atravesada por esa creencia atávica de que las mujeres no son seres fiables; de que sobre sus testimonios siempre, siempre, siempre debe planear la duda. Son esos mapas misóginos de la suspicacia constante los que cartografían Sarah Banet-Weiser y Kathryn C. Higgins en Credibilidad, el potente ensayo con traducción de Daniel Esteban Sanzol que acaba de publicar Barlin. En él, se plantea la confluencia de dos fenómenos contemporáneos: la ola feminista del #MeToo (que ejerció como altavoz para hacer públicos múltiples casos de acoso y agresión sexual) y el auge de la ‘posverdad’. O dicho de otro modo, la paradoja de que precisamente cuando tantas mujeres comienzan a alzar la voz y denunciar la cultura de la violación, se extienda el debate público sobre quién y qué es suficientemente creíble, sobre qué testimonios son fiables y cuáles deben quedar relegados al recelo y la vacilación.

Kathryn C. Higgins, coautora de 'Credibilidad'

Para ello, las autoras toman como punto de partida la idea de que no creemos por igual a todo el mundo, sino que la credibilidad se construye a través de dos polos: la identidad y la performatividad. En esta “economía credibilista” nos asomamos a quién es la persona que pide ser creída, un ámbito de poder (pues verdad y poder caminan de la mano por los senderos de la opinión pública) en el que se entrelazan privilegios de género, raza y clase. Pero también ponemos la lupa sobre el comportamiento del sujeto en cuestión. Confiar en la palabra de un tercero está tan relacionado “con la escenificación como con la subjetividad: ¿cómo de bien ha sabido una persona interpretar su condición de víctima? ¿Ha sido lo suficientemente convincente? Esta clase de preguntas dan a entender que la credibilidad no depende solo de quién nos cuenta la historia, sino de su capacidad persuasiva”, relatan Banet-Weiser y Higgins.

Así, llegamos uno de los mitos que cimientan la cultura de la violación: el imaginario de la ‘víctima perfecta’, una víctima que merezca ser creída precisamente porque, tanto por su comportamiento como por su identidad, encaje en los parámetros sociales adecuados para ello. Un arquetipo cuyo opuesto sería el de la ‘mala mujer’, la fémina mentirosa y retorcida que puede llevar a un ‘poble chaval’ a la perdición; otro mito que todavía cabalga veloz por los páramos de nuestra sociedad. Y es que, recuerda Alberto Haller, editor de Barlin, la misoginia se construye “sobre esas ideas tan arraigadas en el inconsciente colectivo e individual. Muchas veces la gente no es consciente de que tiene esos conceptos interiorizados”.

Películas, juicios y apps

Para explorar los entresijos de la credibilidad, Banet-Weiser y Higgins se lanzan a recorrer distintas manifestaciones de la contemporaneidad. Así, analizan piezas de ficción que tiene en las agresiones sexuales parte de su eje argumental, como Creedme, Podría destruirte, The Morning Show, Una joven Prometedora o The Assistant. Y se valen de casos mediáticos como el juicio de Jonhy Depp y Amber Heard o las acusaciones al nominado al Tribunal Supremo de Estados Unidos, Brett Kavanaugh, para ilustrar tanto las estrategias procesales que siguen algunos hombres poderosos cuando son acusados como las conversaciones públicas que se generan a su alrededor (y que, en el caso de Depp y Heard alcanza unos apabullantes niveles de agresividad 2.0).

Estas investigadoras de la Universidad de Pensilvania realizan a través de este ensayo un inventario de artefactos y apps concebidos o bien para evitar esas violencias o bien para facilitar la obtención de pruebas que resulten creíbles. Entre los gadgets del pujante mercado contra la violencia sexual encontramos un coletero para evitar que echen droga en tu bebida, ropa digitalizada o un spray de pimienta de autodefensa “bañado en purpurina”. También aplicaciones para dejar constancia del consentimiento entre las partes implicadas antes de mantener relaciones íntimas, como Good2GO o LegalFling, o para filmarte ‘por tu seguridad’ mientras caminas sola por la calle. Un abanico de opciones que, supuestamente, buscan facilitar la existencia femenina, pero de cuyo reverso tenebroso alertan las autoras al señalar que dicha oferta “insiste una vez más en que tienen que ser ellas las que cuiden de sí mismas –cada mujer por su cuenta– y eviten ser agredidas”. Si estas mismas mujeres ignoran esos “trucos” o se niegan a utilizar ese tipo de dispositivos “se estarán mostrando más vulnerables” y no podrán, por tanto, sorprenderse de ser culpabilizadas de su propia desgracia. “La construcción y la preservación de un mercado destinado a paliar la violencia sexual responde a una visión de este tipo de agresiones que prioriza lo individual por encima de lo estructural”, resumen.

Por otra parte, consideran Banet-Weiser y Higgins, bajo un halo de emancipación, estos productos y servicios “obligan a las mujeres a «demostrar por completo» que hicieron cuanto pudieron para que no las violaran. Solo entonces, cuando nos han convencido de que fueron precavidas y se han hecho dignas de nuestra confianza, aceptamos lo que dicen. Este modus operandi ratifica, por lo tanto, un relato cultural que presenta la «verdad» de la violencia sexual -desde un punto de vista social e individual- como un tema irresoluble sin la ayuda de la tecnología”. Es más, prosiguen las investigadoras, como se da por sentado que la mujer ‘no es de fiar’, necesitamos artículos “que nos permitan tratarla como un sujeto creíble”.

Desde esta perspectiva, señala Haller, el volumen reflexiona de forma crítica sobre cómo el capitalismo “acaba absorbiendo cualquier movimiento social y político”. En este sentido, Banet-Weiser y Higgins subrayan también que los casos que más eco han tenido dentro del movimiento #MeToo son aquellos que corresponden a mujeres con mayor ventaja en las escalas de poder: blancas, famosas y bien posicionadas económicamente. Así, señalan los peligros de que prevalezca – como ha sucedido hasta ahora– un feminismo individualista y excluyente que se centra en los logros de figuras concretas, no en los cambios transversales. El feminismo de la Girlboss que puede con todo mientras olvida el sufrimiento de las mujeres más oprimidas. Ese clásico ‘romper el techo de cristal, pero dejar que sean otras las que tengan que recoger los vidrios’. Un feminismo traducido en tazas y camisetas con eslóganes facilones y ‘empoderadores’; un feminismo que no propone enmiendas estructurales a un sistema clasista, machista y racista.

Dudas sin fronteras

Violaciones en campus universitarios como el de Stanford, juicios a actores de Hollywood, destituciones de presentadores de cadenas como la NBC… Gran parte de este libro se centra en el minuto y resultado estadounidense, sin embargo, la realidad que retrata se extrapola sin esfuerzo a muchos otros territorios. “Vivimos en contextos muy influenciados culturalmente por lo que sucede en Estados Unidos, por ello, muchos de los planteamientos de Credibilidad son perfectamente válidos para el escenario español o, en general, occidental”, cuenta Haller.

Podemos hablar, pues, de una ola reaccionaria y antifeminista a nivel internacional cuyos efectos son comprobables fácilmente asomándose a unas cuantas barras de bar y a unos cuantos resultados electorales. Entre los argumentos retrógrados importados del otro lado del charco que vemos aflorar desde hace años en columnas de opinión, tertulias televisivas y redes sociales está la bandera de que “una denuncia falsa destruye la carrera y la vida de un hombre”. Ya se sabe, la temible ‘cultura de la cancelación’. Un razonamiento que bebe precisamente de esa duda sempiterna hacia la palabra femenina, ese escepticismo ante sus acusaciones.

Recurrimos de nuevo a Banet-Weiser y Higgins, quienes señalan que con el fin de recuperar “una estabilidad hegemónica de género y raza, estos hombres asumen el manto de la victimización, y posicionan al «hombre blanco acusado» como un sujeto clave en peligro y como un «contador de la verdad» sobre la violencia sexual”. En ese proceso, se valen de herramientas retóricas como afirmar estar sufriendo una ‘caza de brujas’ o recurrir a la tradicional ‘histeria femenina’, mecanismos que les permiten situarse como diana de recriminaciones falsas y, a la vez, desacreditar “el sufrimiento público de las mujeres supervivientes, insistiendo en que su dolor no debe inspirar ni compasión ni confianza”. De esta manera, según las autoras, mientras que en la esfera pública la propia agresión se convierte en un asunto banal, las posibles acusaciones ‘falsas’ de violencia sexual y acoso se transforman en un escenario para la polémica y el espectáculo. Una óptica bajo la que parece que mentir sobre la violación sea “un elemento tan fijo de la política sexual contemporánea como la propia violación”. A fin de cuentas, la sospecha sigue volando en círculos sobre las cabezas de las mujeres que deciden hablar.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

'Piedra contra Tijera', la poco estudiada música española entre 1991 y 2021

Por  - 

Rubén González ha reunido en 500 páginas una auténtica enciclopedia sobre la música popular española de las últimas tres décadas, una etapa poco reivindicada y analizada por los gurús, que siguen encasillados en otros momentos que, por lo que sea, se considerarán más interesantes. Lo cierto es que durante treinta años ha dado tiempo a que surjan clásicos de la misma magnitud de los que se soban continuamente en los medios

next