salida de gran bretaña de la unión europea

Y llegó el Brexit: Los británicos de la Región viven su particular duelo

1/02/2020 - 

CARTAGENA. Oficialmente, desde las doce de esta pasada noche Gran Bretaña deja de pertenecer a la Unión Europea. El Brexit tan demandado por unos como vilipendiado por otros ha aterrizado suavemente, a pesar de que muchos pensáramos que nunca llegaría.

En este día uno del Brexit, la colonia de británicos desperdigados por la Región no tiene nada que celebrar: es más, para ellos es su particular 'Black Saturday' y no especialmente por las ofertas que encontrarán en las tiendas, sino por verse, a partir de ahora, desprotegidos, indefensos y muy desilusionados con la patria que los vio nacer y que ahora les despoja del vínculo creado con España con tanta incertidumbre como temor a lo que acontezca desde hoy sábado.

"Llevamos cuatro años hablando de este tema y lo único que nos ha provocado es indecisión y muchas dudas", admite Steve Cooper, propietario del pub The Last Droop en La Manga Club

"Son tres años dándole vueltas al acuerdo, sobre todo porque Inglaterra no quiere escuchar lo que dice Europa. Lo lógico es que nos quedáramos porque no se puede tomar una decisión así con una diferencia tan pequeña en el referéndum", añade Tina Sullivan, afincada en Los Belones desde hace más de treinta años y defensora a ultranza del no al Brexit. Fue un 51,9% de los votantes quien apoyó abandonar la Unión Europea en 2016.

"Llevamos cuatro años hablando de este tema y lo único que nos ha provocado es indecisión y muchas dudas", admite Steve Cooper, propietario del pub The Last Droop en La Manga Club 

Carol pasea junto a su perro a los pies del faro de Cabo de Palos, en otra más de tantas jornadas soleadas junto a La Manga. Explica a Murcia Plaza que poco tiene de positivo dejar Europa, porque "nos hace más fuertes a todos formar parte de una comunidad como es la Unión Europea". Del futuro de Inglaterra, no es optimista.  

 "Lo mires por donde lo mires es negativo", incide Tina, quien nos recibe en su despacho en Los Belones. "Hay un enorme desconocimiento de lo que va a suceder a partir de ahora con los ingleses en España. La solución más lógica era caminar todos juntos", añade, para corroborar que esta no es solo su opinión. "Por mi trabajo - tiene una gestoría-, conozco a más de 400 ingleses aquí, en esta zona, y he de decir que el 99% de ellos y ellas piensan como yo".

"Gran Bretaña estará bien fuera de Europa"

Pero no todos los residentes piensan de esta forma tan radical. Algunos prefieren ver el lado positivo de la situación, aunque eso no les deje de despertar dudas.

Graham Walker, que vive en el noroeste de Inglaterra, cerca de Liverpool y pasa largas temporadas en su casa de Los Urrutias, afirma que Gran Bretaña "estará bien y gestionará sus propios negocios sin necesidad de cumplir con las normas y reglamentos europeos", pero admite que "como miembros de la UE, recibimos ayuda y asistencia en áreas de Gran Bretaña que necesitaban apoyo". 

Temen todos la libertad de movimientos y las trabas fronterizas que ya creían algo del pasado. "Boris Jhonson -primer ministro del Reino Unido- ha vendido que el Brexit (palabra combinada de las palabras inglesas Britain y exit), es una forma de combatir la inmigración, pero lo que hace es poner trabas a los ingleses para salir de allí y no solo a los europeos. Los europeos no son el problema", comenta Cooper, quien asegura que, con cerca de un 90% de clientes británicos, nadie sabe las consecuencias que les traerá la salida de Europa.

No son muchos los británicos que quieran hablar de esta situación. Prefieren, hastiados, esperar a ver qué sucede. En Cabo de Palos, junto al mar, encontramos un marino que pasea y asegura que para él es un auténtico palo. "Para los que navegamos es un gran contratiempo", dice. "Hasta ahora podíamos permanecer en un puerto europeo hasta seis meses, ahora solo nos permitirán 19 días", se lamentaba mientras continuaba su paseo a la orilla del mar.

"Solo el tiempo dirá si somos mejores dentro o fuera de Europa. Personalmente, creo que habría sido mejor quedarnos", comenta, por su parte, Walker, quien añade que sus principales preocupaciones son si podrá seguir recibiendo tratamiento médico de emergencia mientras está en España, si necesitará un permiso de conducir diferente o si tendrá que pagar más impuestos sobre el patrimonio de su propiedad o vender su casa sin problemas.

"Sé que éstas pueden parecer preocupaciones triviales, pero son cosas que preocupan a la mayoría de las personas con propiedades en España" afirma el ciudadano inglés. 

Tina admite que no para de tramitar propuestas de residencia en España de británicos para no perder sus derechos, mientras que Cooper se encoge de hombros ante la desconfianza que le genera el desconocimiento. 

"Es como una despedida. En Inglaterra serán muchos los que lo festejen, pero aquí no; aquí no estamos para fiestas", dice Tina

Anoche un grupo de amigos ingleses se reunía en La Manga Club en una contracelebración, o así al menos la han llamado ellos. "Es como una despedida. En Inglaterra serán muchos los que lo festejen, pero aquí no; aquí no estamos para fiestas", admite con cierto tono de amargura Tina


Cerca de 25.000 residentes, 14.126 censados

Alrededor de 25.000 británicos residen en la Región, de los que 14.126 están empadronados. De ellos 7.122 son hombres y 7.002 son mujeres. El número de censados ha ido reduciéndose de forma paulatina en los últimos años. En 2012 se alcanzó el pico con 23.556 británicos empadronados y cerca de 35.000 residentes.

La colonia británica en la Región se concentra principalmente en la costa, pero es en Mazarrón donde se congrega el núcleo principal con más de ocho mil británicos, es el municipio una colonia de aproximadamente del 32% de los residentes. Cartagena soporta alrededor de un 15% (4.000) y Murcia, con un 8% (2.000), algo más que Los Alcázares (6,5%). Municipios más pequeños como Campos del Río, Ricote o incluso Aledo también tienen sus pequeñas colonias británicas.

Noticias relacionadas

next