Hoy es 22 de julio

'efecto contagio' por las diferentes bolsas

La intervención del SVB provoca la estampida de pequeños accionistas de la banca española

Foto: EFE/EPA/CJ GUNTHER
14/03/2023 - 

MURCIA. Para bien o para mal el peso de la banca española en el Ibex 35 es de casi un tercio, lo que quiere decir que cuando los valores de dicho sector suben mucho el índice lo hace también y cuando reciben un duro correctivo impacta de lleno sobre el barómetro de la renta variable española. Y el ejemplo más claro es lo sucedido en la jornada bursátil de ayer donde las seis mayores caídas en el selectivo llevaron el cuño bancario. A saber: Banco Sabadell (-11,81%), Bankinter (-8,54%), BBVA (-8,24%), Unicaja (-7,78%), Santander (-7,35%) y CaixaBank (-6,24%). El llamado 'efecto contagio' que traspasó fronteras dentro de dicho sector en los diferentes mercados de renta variable.

Pero, ¿a que se debió esta auténtica 'escabechina' que se llevó por delante los 9.000 puntos del Ibex 35? "La intervención del banco californiano Silicon Valley Bank (SVB) provocó una estampida de accionistas de la banca y, principalmente, de los pequeños que se dejaron llevar por los mensajes apocalípticos de los de siempre: las manos fuertes". Son palabras de un veterano gestor de fondos curtido en mil batallas consultado por este diario tras el cierre de la jornada. "Es lo de siempre: el pequeño salió corriendo y dejó a la vista precios muy atractivos para entrar aunque en defensa del minorista hay que decir que la banca había subido mucho en lo que va de año, lo que también provocó que se intensificaran las recogidas de beneficio".

Y en el mercado más de uno se apresuró a comparar la 'crisis SVB' con la de Lehman Brothers. "La incertidumbre actual en el mercado es grande pero no se puede comparar con la situación que se generó con la quiebra de Lehman Brothers en 2008. Además, el modelo de banca que siguen los bancos europeos es distinto al de los norteamericanos y no están tan involucrados en los negocios de las compañías tecnológicas", advertían desde el Instituto Español de Analistas (IEAF).


Los expertos de DWS (Grupo Deutsche Bank) informaron a través de un comunicado que "las comparaciones con la gran crisis financiera de 2008 no parecen apropiadas desde la perspectiva actual. El grupo de empresas vulnerables que podrían verse afectadas es probablemente demasiado pequeño, en  comparación con el enorme tamaño del mercado inmobiliario estadounidense que había causado enormes pérdidas en el sector financiero en 2008. Los bancos, por otra parte, se encuentran en una posición mucho más sólida en términos de financiación que antes de la crisis financiera".

Sobre el contagio a la banca europea José Ramos Ponferrada, del equipo de asesoramiento y análisis de A&G, explicó que "no vemos riesgo sistemático para el sector, el principal riesgo es que se acelere la remuneración en los depósitos, lo que preocuparía al mercado por la sensibilidad de los beneficios en torno a los costes de financiación y de depósito. Los bancos europeos tienen unos ratios de liquidez mucho mayores, por encima del 150% mientras que el requisito mínimo es del 100%. A esto se suma que el crecimiento de los préstamos en Europa es de apenas un 2-3% actualmente con respecto al 11% en Estados Unidos. El sector bancario europeo ha subido un 13% anual, pero por valoración sigue estando barato, aunque hay que esperar a más noticias para poder valorar la situación de manera correcta".

Aumentar la rentabilidad

¿Y dónde está el riesgo? Para Enrique Reina, socio de banca en la consultora financiera Accuracy, "la respuesta necesita el contexto de que, hasta hace unos meses, el nivel de tipos era históricamente bajo, entonces ¿Qué puede hacer un banco para aumentar la rentabilidad? Aumentar el plazo de vencimiento de dichos bonos -que pagarán más que los bonos a corto plazo-, lo que financieramente se llama aumentar la duración de la cartera, esto implica que aumenta también la sensibilidad ante movimientos de los tipos -subidas de tipos reducen el valor de los bonos en cartera-. Así, que cuando las tasas de interés subieron como consecuencia del endurecimiento de la política monetaria para combatir la inflación, el activo de SVB se devaluó sensiblemente".

Desde Welzia Management explicaron que "los mercados odian la incertidumbre y, por tanto, no es descartable que sigamos sufriendo volatilidad, ampliaciones de spreads (diferenciales) de crédito y caídas en activos de riesgo. No pensamos que vaya a ser un momento Lehman Brothers con contagio global, pero no es descartable que el mercado esté más volátil en las próximas semanas y que puedan producirse correcciones en los activos de riesgo como la renta variable". Y, además, señalaban en un comunicado que "la gran duda es si la Reserva Federal norteamericana (FED) podrá seguir subiendo los tipos de interés en esta tesitura, tal y como se esperaba hace unos días y cómo afectará esta crisis a las start-ups en un momento de fuertes necesidades de financiación para expandir sus negocios".

La FED no subirá tipos este mes

No tardaron en salir a escena los analistas de Goldman Sachs, que tienen claro que la FED no seguirá encareciendo el precio del dinero estadounidense en la próxima reunión. "A la luz de la tensión en el sistema bancario, ya no esperamos que realice una subida de tipos en su próxima reunión del 22 de marzo", que previamente esperaba una subida de tipos de 25 puntos básicos. No obstante, por el momento, Goldman Sachs apuesta por que la decisión de la semana próxima solo será una pausa en la tendencia de la FED; mientras dejó sin cambios su expectativa de que el banco central estadounidense acometa subidas de los tipos de 25 puntos básicos "en mayo, junio y julio".

Una Reserva Federal que ha anunciado que pondrá a disposición de los bancos del país "fondos adicionales" con el objetivo de ayudar a garantizar que las entidades tengan la capacidad de satisfacer las necesidades "de todos sus depositantes", después de la crisis en el SVB, intervenida el pasado viernes, y el cierre este fin de semana de Signature Bank.


La institución presidida por Jerome Powell ha asegurado que está preparada para hacer frente a cualquier presión de liquidez que pueda surgir, mientras ha defendido que las posiciones de capital y liquidez del sistema bancario estadounidense "son sólidas y el sistema financiero de EE UU es resistente", añadiendo que está monitoreando cuidadosamente los desarrollos en los mercados financieros. Un mensaje compartido por el presidente del país, Joe Biden, señalando que "los estadounidenses pueden confiar en que el sistema bancario es seguro. Sus depósitos estarán allí cuando los necesiten".

A esta orilla del charco, el comisario de Economía de la Comisión Europea, Paolo Gentiloni, declaró que "no vemos un riesgo específico de contagio. Claro que vigilaremos la situación, en estrecho contacto con el Banco Central Europeo (BCE)"; mientras el presidente de la reunión de ministros de Economía de la Eurozona, Paschal Donohoe recordó que los sistemas bancarios pueden sufrir shocks en cualquier momento. De ahí lo importante que es reforzar la unión bancaria ante posibles futuras turbulencias. Lo hizo asegurando que no existe una "exposición directa" de la banca europea a la caída del SVB, y que la situación a este lado del Atlántico es "muy diferente" porque el sistema cuenta con garantías a pesar de la "volatilidad" que ha causado esta quiebra bancaria en los mercados internacionales.

Base de depósitos diversificada

Desde Edmond de Rothschild AM, su especialista en renta fija financiera Julien de Saussure, recordó que "los riesgos subyacentes en algunas bolsas del sistema bancario siempre están ahí y esto justifica por qué el mercado es siempre muy prudente con el sector bancario. Está claro que el principal riesgo no es la solvencia, sino que la liquidez afecte a la solvencia como lo demostraron la minicrisis de LDI en Reino Unido, las salidas de Credit Suisse, SVB e incluso Banco Popular en el pasado lo demostraron. Es muy importante observar de cerca la base de depósitos de un banco, su nivel de sofisticación, su perfil. Para los bancos europeos es más una advertencia que otra cosa y SVB es mucho más una situación idiosincrásica con una base de depositantes muy específica vinculada casi en su totalidad al sector tecnológico. En Europa, la mayoría de los bancos tienen una base de depósitos diversificada con una parte significativa de depósitos minoristas".

Por su parte, Jérémie Boudinet, responsable de Crédito de Grado de Inversión de La Française AM, tiene claro que "la quiebra de SVB e incluso de Signature Bank y Silvergate Bank no suponen un peligro para Estados Unidos ni para el sistema bancario mundial. Sin embargo, muestran claramente la falta de supervisión reguladora del sector bancario en la sombra y los peligros de los bancos que dependen de una frágil base de depósitos. Las actuales perspectivas de inflación y tipos suponen una clara amenaza para el sector bancario en la sombra, que ha crecido rápidamente a expensas del sector bancario".

Noticias relacionadas

next