Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El polígono de Los Camachos aguanta el tipo a la espera de la anhelada ZAL

16/10/2020 - 

CARTAGENA. A falta de una Zona de Actividades Logística (ZAL) que se ponga en marcha si las administraciones competentes son capaces de ponerse de acuerdo, el polígono industrial de Los Camachos trata de despejar dudas para convertirse en uno de los motores económicos de Cartagena y su Comarca. En tiempos de recesión e incertidumbre, los empresarios allí ubicados tratan de aguantar el tipo a la espera de un proyecto que supondría el despegue definitivo de la zona: muchas son las empresas que aguardan el acuerdo en la compra de terrenos de la Autoridad Portuaria de Cartagena (alrededor de 500.000 metros cuadrados), para iniciar su traslado a la zona al amparo de la entidad portuaria.

A día de hoy son cerca de 80 las empresas que tienen alli su sede, algunas como Marnys, Frigoríficos Morales, Grupo Cuñado, Estrella de Levante, Meyrin (fabricación de estructuras metálicas y sus componentes) junto con Talleres Renain, Apicer ( dedicadas a la preparación de superficie y la aplicación de pintura en general), Basculantes Ureña, Metalmecánicas Herjimar, De Pau (mayorista de informática y proveedor de tecnología) y Synergia Racing Group (fabricante de modelos, moldes y utillaje). Son estas empresas, entre otras muchas, una buena prueba de que la zona aguanta el tipo. 

En 2016 se inició la segunda fase de venta de parcelas, que ha tenido aceptación para negocios más pequeños, con solares de 500 a 700 metros cuadrados, lo que ha supuesto dotar de más trasiego y vida al polígono, con firmas de todo tipo, desde la distribución alimentaria hasta la tecnología informática.

De esta manera, hasta cuatro establecimientos hosteleros se encuentran en el polígono: el recientemente llegado Asador Juan Manuel, El Gato III, Restaurante María, además de la Taberna Los Camachos, un clásico en la restauración en la zona.

Desde que se urbanizó los terrenos allá por el 2004 y se puso en marcha en 2008, los Camachos ha crecido lentamente, siempre a la espera de que la ZAL (el Gobierno Regional se comprometía a invertir 470.000 euros en compra de terreno para arrancar) supusiera al punto de partida. El desarrollo industrial de la comarca no está basado tanto en la potencialidad de sus recursos como en la importancia de intereses económicos para la localización de las grandes empresas asentadas en la zona.

Un impulso de 50.000 euros anuales desde el Ayuntamiento

No han sido pocas las veces que los empresarios se han sentido ninguneados y engañados porque los políticos no cumplieron su palabra. "En estos 12 años de vida nadie nos ha dado nada, no hemos contado con ningún tipo de subvención" decía meses atrás Antonio Betancort, presidente de los empresarios de Los Camachos. Ahora, por fin, el Ayuntamiento de Cartagena ha aportado 27.000 euros a la asociación de empresarios, "que nos ayudará a aliviar la maltrecha tesorería y poder mantener la seguridad en nuestras instalaciones", explica para Murcia Plaza Betancor.

Dice el representante de las firmas allí instaladas que en breve suscribirán un convenio de colaboración por el que el Ayuntamiento aportará alrededor de 50.000 euros anuales, para ayudar e invertir en las instalaciones al servicio de los empresarios. "Es una buena noticia para nosotros, le damos las gracias a los políticos que han pensado en el futuro del polígono y en nuestra supervivencia", explica, ahora, Betancor.

Este pasado verano el ayuntamiento de Cartagena anunciaba que se iban a agilizar la concesión de licencias y permisos necesarios para que las empresas puedan empezar a instalarse cuanto antes en el polígono. Ha sido éste uno de los principales inconvenientes que han puesto sobre la mesa algunas de las grandes empresas aquí establecidas. La compra de terrenos y obras o las modernización de sus instalaciones han supuesto un auténtico quebradero de cabeza para ellos, que criticaban el lastre administrativo que para sus negocios ha supuesto hasta ahora.

Noticias relacionadas

next