Hoy es 18 de julio

Fiestas de primavera

Cinco curiosidades del Entierro de la Sardina que dejan huella en Murcia

En la primera imagen, un grupo de hachoneras en 2019. Foto: MARCIAL GUILLÉN (EFE)

22/04/2022 - 

MURCIA. Tras la vuelta de las Fiestas de Primavera, paralizadas desde el 2019 por la pandemia que tanto ha cambiado nuestras vidas, este sábado se celebrará el tan esperado y deseado Entierro de la Sardina, con su destacado desfile con carrozas, bandas de música o bailarines y, como colofón, la tradicional quema de la Sardina. Se trata de una fiesta con mucho arraigo en la capital del Segura y que ha dejado muchas anécdotas a lo largo de su historia. Desde Murcia Plaza hemos recopilado una selección de cinco curiosidades del Entierro de la Sardina en Murcia.

Tiene más de 170 años de historia

Esta tradición nace con la prohibición de comer carne durante el tiempo de cuaresma, y el entierro simboliza el paso a un periodo de libertades. El origen de esta fiesta se remonta al año 1851, cuando un grupo de estudiantes murcianos, después del desfile del carnaval, vestidos con túnicas negras y utensilios de cocina, recorrieron las calles de la ciudad llevando un féretro a hombros con la Sardina, para posteriormente quemarla. Fue así cómo empezó la andadura de esta histórica fiesta.

Hachoneros: fieles acompañantes de los sardineros

Posiblemente sean los protagonistas más icónicos del festejo. ¿Quiénes son estos personajes tan peculiares y ataviados con túnicas de rayas y sombreros de pico? Son los llamados hachoneros, que forman una parte fundamental e imprescindible del desfile del Entierro de la Sardina. Siempre van vestidos con pantalón, camisa y un capirote de rayas. Portan una antorcha de fuego y su misión es escoltar a las carrozas sardineras y alumbrar las calles de Murcia. Y, por supuesto, también tienen el cometido de proteger a los sardineros de los tumultos de gente.

El pito: el protagonista del llamamiento a la fiesta

Si algo distingue al Entierro de la Sardina es su constante sonido de silbatos. Es el famoso pito, como así se conoce al tradicional silbato. Su sonido es un llamamiento a la fiesta, a la música, a la primavera, un símbolo para llamar la atención. Y una manera de llamar a la diversión, para que todo el mundo se sume a la fiesta. Y, de hecho, el sábado, día grande, se reparten miles de pitos y juguetes durante el desfile del Entierro de la Sardina.

El 'bocao' a una bailarina brasileña

Una de las tradiciones del desfile es la presencia de grupos internacionales, que muestran su buen hacer por las calles de Murcia. Es el caso, por ejemplo, de las famosas bailarinas brasileñas. Este grupo, sin embargo, protagonizó, muy a su pesar, uno de los episodios más comentados de la historia del Entierro. Fue en el año 1985: un grupo de personas protagonizaron un altercado cuando abrazaron e incluso mordieron a las bailarinas durante el desfile. Estos hechos provocaron una indignación en las agrupaciones sardineras. Tan sonado fue el incidente que el entonces presidente de la Agrupación Sardinera, José Carreres, pidió la dimisión del delegado del Gobierno, por no disponer de la presencia suficiente de la Policía Nacional para frenar esos actos de vandalismo, tal y como recogen las hemerotecas de la prensa.

El dragón: figura imprescindible

El dragón de Conte es una escultura articulada dirigida por operarios, que expulsa fuego por la boca y se le iluminan los ojos. Este dragón desfila todos los años desde hace varias décadas en el Entierro de la Sardina y está hecho por el artista murciano González Conte. Este año se ha utilizado para la campaña publicitaria por su elegancia e historia.

Noticias relacionadas

next