Hoy es 23 de julio

"gobernar no es avasallar", proclama en su toma de posesión

Un aclamado Ballesta recupera el bastón de mando de Murcia y promete gobernar sin rencores

17/06/2023 - 

MURCIA. José Ballesta Germán (Murcia, 1958) ya vuelve a ser el alcalde de Murcia y lo hace con mayoría absoluta y en un balsámico y entusiasta Pleno de constitución de la nueva Corporación en la que le bastó con el sí de sus 15 concejales. Un seguro Ballesta demostró la fortaleza que le da el haber sido elegido arropado por los votos de 99.000 murcianos o lo que es lo mismo el 45,3% de los votantes. 

En sus primeras palabras en el pleno, Ballesta abogó por alejarse del rencor para encarar la nueva etapa en Murcia: "Ni nostalgia por los tiempos lejanos ni resquemor por los tiempos cercanos", prometió en un arrebatado Salón de Plenos, que le aclamó al grito "alcalde, alcalde". "No hay un minuto que perder", subrayó el nuevo regidor. Su discurso fue marca de la casa, llena de referencias de citas aunque sin detallar planes concretos de su Gobierno. Así, apostó por "una mirada al mañana con valentía y coraje" tras haber recorrido el último confín de Murcia, "profundizando en el humanitas murciana" y señaló que "igual que la oposición no es destruir, gobernar no es avasallar".

"Como decíamos saber, en una sociedad en la que todo es voluble y líquido [parafraseando a Bauman] sin compromisos, el acto de juramento no puede ser sólo un protocolo vacío", destacaba ya proclamado como alcalde, en un pleno en el que estuvo presente el presidente en funciones de la Comunidad y líder del PP regional, Fernando López Miras. "Los vecinos nos han llamado a comprometernos con este Ayuntamiento, porque es tiempo de responsabilidad". Y señaló: "No vivamos en edades oscuras".

Ballesta también defendió la moderación frente "al fanatismo" porque él cree en la política de la razón y las ideas. Para él, es el momento de "anteponer los intereses colectivos a los personales" con "generosidad y amplitud de miras", pensando en aquello que "pueda hacer más grande a Murcia". Y apostillaba: "Es tiempo de responsabilidad, de demostrar que somos hijos de una tierra única", pues si queremos avanzar, "no tienen cabida el cinismo y el fundamentalismo", sino que "por encima de todo hace falta espíritu de diálogo" porque los acuerdos son "lo que transforma la sociedad y la hace avanzar".

Barrió el 28M

Ballesta vuelve a la Alcaldía tras haber barrido en las urnas del 28M. El líder del PP en el municipio logró doblar en votos al PSOE de José Antonio Serrano y se hizo con la victoria en 61 barrios y pedanías, en 41 de ellos, mayoría absoluta. Pese a estos números y al acicate recibido en los comicios, sus primeras palabras también tenían un mensaje conciliador, al menos de cara a la galería. "Gobernaremos como siempre hemos hecho, sin sectarismos, sin diferencias, buscando el bien común", decía.

Pero la verdad que la nueva etapa empieza con muchos retos, como el de ver qué pasos dará para cambiar (o no) el proyecto de las obras del plan de movilidad de Murcia que tanta polémica han generado y han levantado a barrios como El Carmen, Vistabella o Espinardo.

El hasta este sábado alcalde, el socialista José Antonio Serrano, seguirá liderando la oposición con el PSOE, aunque este lunes volverá a su puesto en hospital Morales Meseguer. En su discurso de este sábado, indicó que "sería un error histórico" retroceder en los planes de movilidad. Antes, el socialista reconocía que "los últimos dos años no han sido fáciles tras la moción de censura. Mi equipo y yo decidimos levantar las alfombras y llevar a cabo otro tipo de política, abriendo el ayuntamiento a todas las pedanías y barrios".

La lista de concejales que este sábado toman posesión se completará con 6 de Vox, que es la fuerza política que más crece, ya que dobla sus resultados de las anteriores elecciones. Su portavoz y también número tres de la lista de Vox al Congreso, Luis Gestoso, quiso, primero, felicitar la actitud de Serrano con Vox ("Ha sido un caballero") y se comprometió a trabajar con "lealtad institucional", pero también con exigencia para promover la paralización de los proyectos de movilidad iniciados en la pasada legislatura, mejorar la seguridad ciudadana y ampliar los polígonos industriales. En especial, luchará para desterrar del Ayuntamiento las políticas de la izquierda.

Ocho años de la primera victoria de Ballesta

La carrera política municipal de Ballesta empezó hace ya 8 años. Tomó el bastón de mando de La Glorieta el 13 de junio de 2015, cuando mantenía la Alcaldía para el PP gracias a la abstención de Ciudadanos, de un Mario Gómez, que ya le avisaba en aquel entonces que no le daba un cheque en blanco y que terminó provocando su salida en la moción impulsada por su partido y los socialistas tras los continuos enfrentamientos que tuvo con el PP.

Durante los casi seis años que estuvo como regidor se caracterizó por los grandes proyectos como eje de sus políticas: 'Murcia Río', la rehabilitación de la Cárcel Vieja, Murcia 'Smart City', Huerta 2030, Las Fortalezas del Rey Lobo, ADN Urbano y últimamente 'Conexión Sur' son algunos de los ejemplos. Ahora los retomará, para saldar las modificaciones o parines hechos por el Gobierno del socialista Serrano.

Pese a ser considerado como un megalómano en muchas ocasiones por la oposición, que además lo acusaba de mimar el centro de Murcia y olvidarse de las pedanías, quienes lo trataron siempre lo consideraron como un hombre "educado y especialmente culto". Algo que refrenda un historial profesional, académico y personal envidiable para muchos: es doctor en Medicina y Cirugía y catedrático de Biología Celular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, una institución de la que fue rector entre 1998 y 2006.

Su vida política, vinculada al Partido Popular de la Región, se inició en 2007, cuando fue elegido diputado en la Asamblea Regional. Desde julio de ese año y hasta 2011 fue consejero de Obras Públicas, Vivienda y Transportes, asumiendo después nuevas competencias en materia de Puertos y Ordenación del Territorio. Posteriormente, fue portavoz del Gobierno regional y consejero de Universidades, Empresa e Investigación hasta 2014.

Un año después lograba la Alcaldía de Murcia en una vuelta a primera línea política en la que destacó durante sus años como alcalde de Murcia por ser considerado por muchos dentro del propio PP como 'un perfil independiente'. Pero todo se frenó con la moción de censura del 25 de marzo de 2021. Tras la que se mantuvo en la oposición, aunque en un papel secundario. De hecho se le criticó que no interviniera en los plenos, mientras mantenía su acta de concejal pero volvía a dar clases en la universidad.

Durante los dos años en los que Ballesta pasó a ser concejal, su actitud fue duramente criticada por el bloque de Gobierno, ya que no llevó a cabo ni una sola intervención en plenos o comisiones, a excepción de la última sesión, donde tomó la palabra para lamentar las críticas recibidas por su silencio.

Sus únicas intervenciones públicas fueron en ruedas de prensa mensuales en las que, acompañado por el resto de concejales del PP, presentaba diversos proyectos para la ciudad con la vista puesta ya en esta nueva legislatura. Desde hoy tendrá que volver a liderar la Corporación municipal en una etapa que promete ser un plácido paseo.

Noticias relacionadas

next