Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

presidente de la Asociación de Cafés, Bares y Afines de la Región de Murcia

José María Rubiales: "No entendemos esta huelga en plena negociación del convenio colectivo"

15/02/2020 - 

MURCIA. Comenzó a regentar el primer 'Parlamento Andaluz' de la capital murciana hace 25 año, sirviendo bocadillos tránsfugas y parlamentarios a espuertas en el pequeño local situado en una estrecha calle frente al Teatro Romea. José María Rubiales es el recién estrenado presidente de la Asociación de Cafés, Bares y Afines de la Región de Murcia, que forma parte de Hostemur, y cuenta con más de 4.000 asociados. Experiencia no le falta para dirigir un sector del que es alumno aventajado. Hoy dirige otros cuatro 'Parlamentos' (tres en Murcia y uno en Cartagena) y el restaurante de la cerveza artesanal Yaka, y tiene a punto de caramelo otro negocio de fast food asiático en Santa Eulalia.

La nueva junta que preside tiene vocación regionalista y ha incluido a profesionales de Murcia, Lorca, Cehegín y Los Alcázares, y aspira a añadir a alguien de la zona de Jumilla y Yecla. "Sería lo ideal para tener representación de toda la Región", apunta.

Su primer desafío no ha tardado en aparecer: la negociación de un convenio de hostelería que lleva desde 2008 sin renovarse y una huelga que afecta de lleno a sus asociados anunciada para Semana Santa y el Bando de la Huerta. 

-Están en plena negociación del convenio de hostelería y con una huelga convocada que complica el tema.

-Vamos a ser comedidos. Estamos en plena negociación del convenio colectivo de hostelería y no entendemos esta huelga. La próxima reunión es este lunes. No creo que sea la mejor manera de llegar a un acuerdo emprender una huelga, para los trabajadores tampoco. Las previsiones tanto de ocupación como de paro no auguran nada positivo. 

-¿Confía en llegar a un acuerdo?

- Ojalá, para eso esta la mesa, desde luego queremos llegar a un acuerdo. Pero hay que volver al camino de la negociación. 

-Consideran insuficiente esa subida salarial del 2,2% en tres años. 

-Esa es la propuesta. Este lunes nos volveremos a sentar.

-Conoce bien el sector. ¿Cuáles son las principales necesidades?

-Es muy importante ayudar a la zona del Mar Menor. Es una prioridad absoluta. La situación es muy grave y hay que ponerle remedio.

-¿Y qué propone?

-El destrozo del Mar Menor va a hacer mucho daño al sector. Los locales de esa zona van a sufrir mucho y necesitamos apoyo y creatividad. Y los efectos no solo se van a dar allí, repercutirá de forma negativa en toda la Región. Estamos en una mesa tratando de encontrar soluciones. Pero son importantes las ayudas a todos los niveles. Va a llegar la Semana Santa y veremos a ver qué pasa.

-¿Cual es la radiografía que hace del sector?

-El sector está fuerte y tenemos unos años venideros prometedores y creo que podemos aprovecharlo. Pero está claro que luego los números pueden decirnos otra cosa. Podemos perder ocupación y, sobre todo, hemos perdido esa ventaja que teníamos con la terraza y la vida de calle.

-¿La normativa es muy restrictiva?

-La normativa de terrazas está obsoleta y la de apertura de locales cada vez es más complicada.

-Hay quejas ciudadanas sobre todo por los ruidos.

-Murcia es una ciudad que vive en la calle. Las quejas vecinales hay que ponerlas en contexto, cuáles son, en qué cantidad y en comparación con la población en general. No es tanto como parece lo achacable a los bares. En la calle hay muchos ruidos y hay que ver de qué sector son. Nosotros vivimos de los vecinos.

-¿En que cambiaría la normativa?

-La normativa está bastante anticuada, pero el cambio lleva su tiempo. Se debe adecuar a la realidad actual. Estamos trabajando en ello con el Ayuntamiento. Por ejemplo, la normativa no permite más que mesas y sillas en una terraza, pero hay locales que tienen otras necesidades. Y debemos consensuarlo con los partidos y, sobre todo, con los vecinos, porque vivimos de ellos. Nosotros no vivimos del turismo. Y que sea útil a largo plazo.

-¿Y para abrir un local?

-No es nada fácil la apertura de un local. Yo estoy abriendo ahora un sitio nuevo en Santa Eulalia y te quedas anonadado con ciertas cosas. Por ejemplo, que te exijan la normativa de un pub para insonorizar o no puedes poner música ambiental, algo que una farmacia o un dentista sí puede. No tiene sentido.

-La calidad de los bares y cafeterías de la Región, ¿la considera adecuada?

-Afortunadamente, estamos cada vez mejor. Si podemos presumir de algo, es de restauración tanto ágil y rápida como de calidad.

-¿Se ha conseguido profesionalizar el sector en todos los aspectos?

-Yo llevo casi 15 años de formador y el nivel ha cambiado muchísimo. Además cada vez hay más turismo que cada vez te exige más. Eso no quita para que sigamos mejorando. Pero la realidad de hoy es mejor que la que había no hace tanto tiempo.

-¿En qué incidiría?

-La atención al cliente es lo más importante. Somos una empresa de ocio. Se lo digo a todos cada día. La gente te elige a ti entre un amplio abanico y hay que premiar ese compromiso y esa fidelidad. Nosotros tenemos gente que viene desde hace 25 años. Eso se consigue con una atención diaria. Si te gusta lo que haces, es lo que te sale.

-¿Hay mucho intrusismo, personas que montan un negocio y no son profesionales?

-Durante la crisis sí hubo bastante porque no había trabajo y la gente se buscaba la vida, y montar un bar era una opción. La recuperación de después ha purgado. Llevo 15 años formando y creo mucho en que es imprescindible, desde el camarero y el cocinero o al gestor, que es primordial. Y ves locales que de la primera a la segunda generación el cambio es enorme, a mejor. La formación lo ha hecho posible. Ya no estamos a años luz de otras ciudades como Barcelona o Valencia.

-¿Qué espera de Murcia como capital de la gastronomía 2020?

-Tengo muchas expectativas y espero que se vayan cumpliendo. 2020 es un año muy importante para la Región y debemos trabajar para ganar la visibilidad que nuestra hostelería se merece. Tengo toda la fe posible y ahora hace falta que seamos capaces de transformar las cosas y darle difusión, toda la posible. Por ejemplo, lo de Masterchef ha sido un acierto total.

-¿Echa algo en falta?

-Me gustaría que hubieran muchas actividades y que se visibilizara más. La ciudad debería estar llena de banderolas, de logos y que se viera por todos sitios que somos la capital de la gastronomía. Y si es una capitalidad nacional, se debe oír fuera de aquí también. 

Noticias relacionadas

next