el presidente de palin también presenta '50 pensamientos' 

"En la vida hay que ser apasionados": Asensio Piqueras y María Jesús Marín escriben 'Juego de sexos'

1/03/2021 - 

MURCIA. Librería Folder de Murcia. María Jesús Marín y Asensio Piqueras están firmando ejemplares del libro que han escrito conjuntamente, Juego de sexos. La mirada de Asensio —Txentxo para los amigos y para los que ya han visto en él a una buena persona, afable y cercana— trasmite, por un lado, seguridad en sí mismo y, por otro, la sensación de que estás delante de una persona que lleva muchas vivencias en la mochila de la vida, y quieres que te las cuente sin más dilación. María Jesús se mantiene expectante, con una escucha activa pasmosa. Algo hace presagiar que este tándem de amigos se complementa muy bien, pero a la vez se puede encontrar en ellos enfoques heterogéneos en sus reflexiones. Dejamos a la imaginación del lector intuir qué respuestas son de María Jesús, de Asensio o de ambos, aunque algunas son fáciles de reconocer.

¿Cómo surge la idea de escribir un libro de este género literario entre dos amigos? 

Precisamente de la amistad que nos une desde hace tantísimos años, en que nos hemos ido apoyando el uno en el otro. María Jesús es una escritora para mí bellísima, con un talento natural innato y con una perfección en su escritura vital. Me ha ayudado a arrancarme a escribir y desde esa amistad surge el intento de concursar en varios certámenes de microrrelatos, apoyándonos el uno al otro.

Vayamos rompiendo el hielo... ¿Qué hay de autobiográfico en los más de 30 relatos que contiene vuestra obra?

¡Ay, qué bonita pregunta! Ese es el gran misterio también que tiene el libro, porque hay biografía, autobiografía y, sobre todo, mucha imaginación. Tiene autobiografía porque pueden ser relatos propios nuestros; biográficos, porque es la historia de alguna persona que conocemos y que hemos plasmado en el papel; y también tiene mucho de imaginación. Hay relatos donde tú te vas a ver identificado, seguro. Si no te ha pasado, te hubiera gustado que te sucediera esa vivencia.

Quienes hemos leído Juego de sexos, tenemos la tentación de enumerar cuántas historias hemos ensoñado y cuántas hemos experimentado. ¿Y vosotros? ¿Cincuenta/cincuenta o gana una de las dos opciones por goleada?

(Inocencio sonríe). Mira, todo es real y todo es ficticio a la vez. Nos hemos divertido muchísimo escribiendo todas las historias, todas. Unas con más cariño y empatía y otras más ligeras, pero todas son vivencias reales o soñadas, y esos sueños se hacen realidad siempre. Por eso te ves reflejado en alguna de ellas o en muchas, y nosotros nos hemos visto reflejados en todas... en todas.

En la contraportada nos escriben unas recomendaciones para leer su obra. Lo de “postura cómoda”… ¿Tan preocupados están por nuestra ergonomía al leer o lleva doble lectura? 

A ver, toda la picaresca que tiene el erotismo tienes que llevarla a esa doble lectura, a esa imaginación, a esa picardía. Por ahí va esa recomendación.

¿Esta sociedad está más predispuesta al sexo sin amor o aún quedan brasas de romanticismo, de los prolegómenos antes de lanzarse a lo carnal?

Pero, ¡si es pura vida! En la vida tenemos de todo. Yo desde luego diferencio el sexo por el sexo y el amor por el amor. El amor tiene que tener sexo y es un componente vital, pero el sexo solo, está; surge, nace, vive y morirá por sí mismo. No hace falta amor para tener sexo.

¿Se puede vivir sin sexo, pero no sin amor, o el amor está sobrevalorado?

Yo entiendo que el amor tiene que tener un componente sexual muy alto, si no a la par, porque es el culmen. Tener sexo con tu pareja es el final o el principio del amor.

Un probador, un tatami, un ascensor... son algunos de los escenarios donde se desarrollan las historias. ¿Ha muerto el tradicionalismo de una habitación para el concúbito?

Si tenemos una imaginación más o menos incipiente, vamos a ir casi derechos a una habitación, pero la imaginación es poderosa, es grande, tenemos que experimentar. No nos dejemos una puerta cerrada nunca, abrámosla. Descubramos que hay más, porque ahí está el aliciente de la vida. Es la sal o el azúcar en las comidas: ponerle imaginación y pasión.

Albaceteños de nacimiento, ¿qué brisa les trajo a la Región de Murcia?

Yo, directamente, me vine detrás de unos ojos que conocí un día tras un ordenador; quise descubrir si esos ojos eran reales. Y ¡vaya si son reales! Llevo casado con ella tres años y hace ocho que la conocí.  Así que toda pasión es bonita. María Jesús, coautora del libro es un ir y venir continuo desde Albacete a Murcia, de Murcia a Albacete, a Madrid o a Valencia. Murcia también enamora.

      

Y ese amor ¿de dónde viene?

De la pasión por la vida. María Jesús lo dice siempre: es una enamorada de la vida. Yo la tengo por definición en mis perfiles de redes sociales y en mi biografía, y me encanta vivir. De hecho, la aprecio mucho más desde que casi la pierdo. O la perdí y la recuperé, y eso es un cambio completo de principios en la vida. Le damos valor a veces a cosas que no tienen importancia y perdemos el norte por cosas insignificantes.

Me consta que es usted un “cocinillas”. ¿Alguna vez han conquistado a alguien por el estómago?

(Nuestro protagonista se pone serio). Si me vuelves a llamar cocinillas nunca te invitaré a una comida de las que yo hago (sonríe mientras contesta). Prefiero llamarme cocinero, fíjate. Claro que he conquistado a alguien por el estómago. Y no solamente a una mujer. He conquistado a un amigo, a una amiga, a ti el día que pruebes mis platos. Es que le pongo pasión. Y me da lo mismo que sea escribiendo o sea con una sartén, aceite y un poquito de arroz. En la vida hay que ser apasionado. Hay que tener ganas por hacer cosas bonitas y ponerle esa imaginación que te decía antes. Y la cocina es uno de los mayores placeres que hay.     

¿Y cuál fue ese plato que le hizo conquistar a alguien?

Hombre, un arroz con verduras. Eso vuelve loco a cualquiera, sobre todo viniendo de un manchego como yo. Y en Murcia, que es la huerta del mundo… Conquisté un corazón con ese arroz.

¿El sexo entre parejas se acaba o es más una cuestión de echarle imaginación para no caer en la rutina?

Pues mira, cuando se acaba el sexo, se acaba la pareja y se acaba la relación, se rompen las amistades y se termina por destrozarte o destrozar una vida. El sexo es el componente principal que tiene que haber en la pareja, siempre.

Una onza de chocolate, una golosina, un dulce... ¿es un buen sustituto del sexo?

Eso te lo puede contestar María Jesús. Es una apasionada del chocolate. Yo también, claro. Nunca, nunca, nunca es un sustituto. Es un complemento. No busquemos una pastilla de chocolate, una golosina porque tienes ganas de hacer el amor. Búscate esa pareja y lleva el chocolate encima.

Un postre suele llevar como ingredientes azúcar, gelatina, harina... ¿Qué ingredientes son necesarios para “elaborar” un momento erótico?

Ese ingrediente puede ser perfectamente una bonita mirada, un buen susurro, unas yemas de los dedos tocando la piel, una música, un olor o una bebida. Todos esos son componentes de un buen postre.

Habéis decidido renovar la portada con respecto a la primera publicación, con un diseño de Raúl Gómez: ¿Cuál ha sido el motivo?

El libro estaba terminado. Nos dejamos aconsejar porque no somos expertos en portadas. La que se diseñó al principio nos pareció bien, pero nos hemos dado cuenta de que una parte del mundo no está preparado para ver la realidad de unas manos encima de unos pechos. El nuevo diseño son dos cerezas con el pedúnculo formando un corazón. Es una portada completamente blanca, limpia, atrayente, dulce, amable, más imaginativa, más sugerente y que se presta a que las personas se fijen en el libro. La picardía ya está dentro (sonríe).

He visto acercarse a la mesa a personas con gesto temeroso o pudoroso, quizá por timidez al ver el título del libro ¿Qué les comentan para que pierdan esa desconfianza?

Lo importante de la gente que se acerca al libro es eso, que se acercan. Ya es un argumento de posible venta. Leer la palabra sexo puede sorprender. Puede ser bonita o que te separe de donde te vas a acercar. Nosotros les comentamos el contenido del libro así como la limpieza y la elegancia de los relatos. Esa línea que separa el erotismo de la pornografía no se traspasa. Van a descubrir experiencias reales sin resultar burdas o agresivas. Todo lo contrario.

Comentaban a un lector que el precio del libro es casi un regalo. ¿Creen ustedes que se ha infravalorado el talento del escritor y el tiempo y dinero que conlleva escribir y publicar? ¿Estamos en la era del low cost cultural?

Después de un año 2020 como el que hemos tenido, intentamos que el libro se siga manteniendo. Desde mi posición en la asociación de creadores y artistas Palin, donde gestionamos la cultura y el libro de forma anticipada, este pasado año, como digo, ha sido complicado, difícil. El escritor tiene que seguir viviendo, tiene que seguir comiendo y a veces estas crisis económicas les lleva a bajar el precio del libro, pero sin perder la dignidad que tiene que tener. De hecho, en el 2020 se ha demostrado que no se ha dejado de leer. Se ha cambiado algo más del formato papel al digital por la dificultad de acercarse a las librerías, pero las últimas noticias que tengo de la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés a nivel nacional, de su director y buen amigo Gervasio Posadas, nos dicen que se han vendido más libros de los que se esperaban. Y ese dato es importante.

Asensio, veo que junto a este libro comparte mesa una antología de poesías de su cosecha con un título muy original: 50 pensamientos. ¿Qué aporta la poesía a nuestras vidas?

A mí me aportó y me aporta mucha satisfacción. Es cargar nuestra propia vida, nuestra propia experiencia en un relato muy corto, y la armonía de esa poesía, de esa prosa poética que lleva. Mi poesía es desgarradora porque es dura, porque hablo del amor y del desamor, pero siempre es positiva. El final de cada uno de mis poemas no te deja con la desgracia de un corazón roto, rajado, sino que te lo deja para seguir viviendo.

Algunos de los poemas que he leído, como usted comentaba antes, son desgarradores. ¿Ha sufrido usted alguna vez por perder un amor?

Totalmente. Y he llorado. En alguno de mis relatos he escrito que llorar es de hombres. No me importa llorar y no me importa porque es también la propia vida. He llorado por un amor roto, he llorado por una separación brusca. No es más que pura vida. Efectivamente,  lo que hay ahí dentro de esos 50 pensamientos es mi intimidad, y ahí sí me descubrí, me desnudé, me abrí en canal para que la gente viera cómo soy realmente por dentro y dónde se me ve reflejado.

El pensamiento, además de una reflexión, es un tipo de flor. ¿Son ustedes más de conquistar con un detalle, con una ráfaga de versos, o tienen un método propio patentado? ¿De entrar o que les entren a conquistarles?

Yo soy un conquistador nato. Yo creo que nunca me han conquistado, o por lo menos no me he dado cuenta. Me gusta esa batalla por conseguir lo que deseo. No soy un detallista obligado de un día o de un momento determinado. Si tengo alguna virtud es que ese detalle no venga a cuento. Se aprecia mucho más que un día indeterminado aparezca un ramo encima de una mesa o un clavel en una almohada, una invitación a comer o una botella de cava de manera inesperada. Me parece que es mucho más imaginativo y elegante y descoloca gratamente a la persona que lo recibe.

Si pudieran tentar al potencial lector a leer Juego de sexos, ¿qué les dirían? Los días del Padre y de la Madre están a la vuelta de la esquina.

Qué mejor regalo que tu pareja te narre un relato hablado a tu oreja. Ahí lo dejo. Más bonito, imposible. Es un libro que tranquilamente te lo puedes leer solo, por supuesto, pero es impresionante que alguien te lea “a los ojos” un relato de los que componen Juego de sexos y que lo haga, además, murmullándote en la oreja.

¿Y a los amantes de la poesía o a los que aún no la han descubierto?

La poesía es la niña pequeña y escondida de la literatura. Hay que leer de todo, pero de vez en cuando que te caiga un libro de poemas en la mano y que te haga disfrutar de unos versos. Eso es maravilloso. Soy un enamorado de Bécquer, de Lorca o de Miguel Hernández. Pero también lo soy de Santa Teresa o de San Juan de la Cruz. Hay gente que no tiene esa sintonía con un verso. No pasa nada. Pero en la vida, leer un verso no está de más.

¿Se atreven a resumirnos Juego de sexos con adjetivos, unas palabras, una frase?

Juego de sexos es pura imaginación, pura pasión. Es divertimento, es relajarte y descubrir una nueva vida aparte.

next