repaso a las restricciones covid para los baños

Las mejores opciones para un verano a remojo en Murcia (y sus inconvenientes)

25/07/2021 - 

MURCIA. Llega el calor y con él desparece la gente. Poblaciones enteras llenas de vida durante el invierno quedan desiertas en verano para evitar tener que lidiar con las altas temperaturas. Sin embargo, hace ya muchos años que inventamos la solución perfecta para 'refrescar' estos meses: esperar dentro del agua a que transcurran.

Por desgracia, no resulta tan sencillo como lanzarse al agua sin pensar en nada más que en no caer de plancha, pues con el coronavirus aún presente, resulta necesario tener en cuenta varios inconvenientes antes de remojarse.

Por este motivo, Murcia Plaza ha realizado un pequeño recopilatorio con los pros y contras de las opciones que tiene el murciano medio para disfrutar de un buen baño durante este verano.

Piscinas comunitarias

Aunque el verano pasado conseguir hueco en una piscina comunitaria era poco menos que una odisea, lo cierto es que este verano esas estrictas restricciones han ido desapareciendo progresivamente.

De esta forma, restan solamente las restricciones comunes a este tipo de baños, como respetar la distancia de 1,5 metros entre no convivientes y las dos desinfecciones diarias. Por tanto, pasa a ser una opción realmente atractiva para subsistir a las temperaturas de ciudades del interior como Murcia.

En cualquier caso, no todo el mundo tiene la suerte de poder combatir el sudor con tan solo dar unos pasos más allá de la puerta, por lo que aún restan unas cuantas opciones más para los menos afortunados.

Playa

La Costa del Sol continúa siendo uno de los lugares turísticos más codiciados. Con vistas al Mar Menor y al Mar Mediterráneo, la Región ofrece playas para todos los gustos y deseos, pues resulta el lugar ideal tanto para destinar una jornada de domingo como para adquirir una casa que permita a toda la familia bañarse en el mismo agua año tras año.

Asimismo, el coronavirus ha sido respetuoso con los amantes de la playa, pues hace tiempo que desapareció la necesidad de portar la mascarilla en la arena. Por otro lado, la inmensidad del Mar permite esquivar al resto de bañistas, por lo que continúa siendo un disfrute seguro a pesar de la explosión en los contagios de la quinta ola.

Por contra, el estado del Mar Menor continúa siendo un motivo de preocupación para los murcianos, pues la laguna salada dista mucho de encontrarse en la situación de unos años atrás. Por suerte, aún quedan varias opciones para los que no se consideran amantes de la sal.

Piscinas municipales

Con especial interés de las ciudades del interior, los municipios también ofrecen a sus vecinos una húmeda solución para combatir el calor. Sin embargo, al contrario que en los dos casos anteriores aquí sí resulta necesario pagar para acceder a la piscina.

En este caso, las restricciones continúan siendo muy parecidas a las de las piscinas privadas, por lo que los únicos requerimientos son llevar la mascarilla en las zonas comunes que se encuentran techadas y no nadar demasiado cerca del resto de bañistas. Eso sí, con el aumento en la incidencia que estamos sufriendo resulta más que recomendable pensarlo dos veces antes de acudir a la piscina municipal con unas décimas de fiebre o un poco de tos.

Balneario

Imagen de una piscina en el Balneario de Archena. Foto: BALNEARIO DE ARCHENA

Más cara que la ofrecida por los municipios pero también más completa, la experiencia de acudir a un balneario durante el verano puede ser una gran alternativa para aquellos que no sepan que hacer en una calurosa tarde de agosto.

Con distintas piscinas climatizadas y recintos termales, los balnearios de la Región pueden resultar refrescantes incluso a través del calor, pues la sensación de abandonar la calidez del agua para entrar en contacto con el viento puede llegar a ser realmente placentera.

Por supuesto, el precio resulta la pega más importante en este caso, puesto que las restricciones de aforo en las piscinas son sencillas de cumplir y las desinfecciones son continuas. 

No obstante, el coronavirus sí puede arruinar la experiencia relajante, pues obliga al cliente a reservar cita en horarios estrictos que deben cumplir para que se mantenga el horario destinado a limpieza, con lo que se pueden generar aglomeraciones en las zonas comunes.

Piscina particular

La joya de la corona resta para el final. Sin ninguna pega covid a la vista ni limitaciones de ningún tipo, poseer una piscina propia ha sido, es y será el mejor garante de un verano más fresco. 

Por desgracia, se requiere un terreno apropiado y dinero suficiente para construirla, pero una vez concluida la primera fase el esfuerzo que requiere el mantenimiento queda compensado por la recompensa. 

Por consiguiente, si ninguna de las primeras opciones resulta lo suficientemente atractiva, siempre es buen momento para empezar a cavar un hoyo o buscar algún familiar o amigo generoso que ya tenga el suyo preparado para el baño.

Noticias relacionadas

next