Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

congreso de los diputados

Choque en el Congreso por el acento murciano: Pablo Iglesias le pide al ciezano García Egea que "vocalice mejor"

9/09/2020 - 

MURCIA. Vuelven los duelos dialécticos entre Pablo Iglesias y Teodoro García Egea en el Congreso de los Diputados. Esta vez el choque vino a cuenta del acento del dirigente popular, natural de Cieza. El secretario general del PP preguntó al vicepresidente segundo del Gobierno sobre si "consideraba que tenía alguna responsabilidad en la gestión de la pandemia". 


En su respuesta, Iglesias, que intervenía por primera vez en el Congreso, le pidió al número dos del PP que vocalizara mejor. "Lo primero, una cuestión de forma. Creo que se nos entiende regular cuando hablamos con la mascarilla puesta. Si no le importaría vocalizar mejor... porque me ha costado entender algunas cosas", decía entre los alborotos de la bancada popular. "De verdad que se lo digo con sinceridad. Creo que he entendido la pregunta", apostillaba.

García Egea, en su réplica, le emplazaba a Iglesias a valorar los acentos de España: "Hay que salir más, señor Iglesias, que España es muy diversa en los acentos y hay que aprender a entender todo", apuntaba.

Terminada la intervención parlamentaria, García Egea hacía alusión al tema con un tuit en el que recriminaba que Iglesias "no es capaz de entender" la pluralidad de los acentos de nuestro país. "El Iglesias de la España plural y confederal no es capaz de entender que hay más acentos en nuestro país", afirmaba, añadiendo una comentario de humor al final: "Un pastelico de carne y un asiático pal zagal".


Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA

El alguacil alguacilado

Es merced requerir de tamaño obra de Francisco de Quevedo y Villegas para definir el estado actual de Pablo Iglesias. El insigne Quevedo elabora una sátira en la que un alguacil mantiene un diálogo con el diablo. A la postre ni se distingue el alguacil ni al demonio de tantas iracundias que se gastan. Hasta hay un sacerdote dispuesto a practicar un reparador exorcismo. ¿Será Pedro Sánchez el cura salvador?

next