Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la afiliación cayó un 9,6%

Más de 4.300 trabajadores de la hostelería perdieron un empleo en verano por la pandemia

16/09/2020 - 

MURCIA. El mazazo que ha supuesto la pandemia del coronavirus para el sector del turismo y la hostelería ya tiene cifras oficiales. Más de 4.300 trabajadores de la Región de Murcia han perdido su trabajo en el mes de julio en comparación con el mismo periodo del año pasado. El sector ha perdido el 9,6% de sus empleos, una tasa que se agrava en el caso de los asalariados, que se ha desplomado un 12,2% con respecto al mismo mes de 2019.

Así lo indican los últimos datos disponibles de TurEspaña, el organismo público que depende del Ministerio de Turismo. Esta estadística, que incluye también a las agencias de viajes y touroperadores, señala que casi 41.000 murcianos (40.910 con exactitud) estaban dados de alta en julio, de los que 31.468 eran empleados por cuenta ajena y 9.442 eran autónomos. En cambio, hace un año había 45.278 afiliados, con 35.855 trabajadores y 9.423 autónomos.

La pérdida de afiliación en este ámbito fue inferior a la sufrida en todo el país, cuya media se situó en un 11,6%. En algunas comunidades, el 'palo' fue duro, con retrocesos importantes como Baleares (-29%), Cataluña (-19%), Comunidad Valenciana (-16%) y Andalucía (-15%). En total, España la hostelería decreció en 233.765 afiliados, lo que deja en 2.314.971 el número de cotizantes españoles.

Cabe resaltar que los trabajadores incluidos en un ERTE continúan computando como afiliados, por lo que "probablemente el número de personas que no ha trabajado en la hostelería este verano es mucho mayor", como así apuntan desde el Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca). "Sin los ERTE, el agujero habría sido aún más grande", recalcan.

La Región sufre con dureza los efectos de la llamada segunda ola de la pandemia, que ha llevado al Gobierno regional a tomar duras restricciones. En julio anunciaba el cierre del ocio nocturno, en agosto se reducía el aforo hasta un 40% en media docena de municipios (como Murcia y Lorca) y en septiembre el Ejecutivo murciano ordenaba el fin del servicio en la barra de los bares y restaurantes.

Hartos de esta situación, el sector de la hostelería regional salía este pasado viernes en protesta, con una movilización que reunió a medio millar de profesionales en el centro de Murcia. "Esto no es una manifestación, esto es un grito de auxilio de un sector que se está muriendo", remarcaba el presidente de Hostemur, Jesús Jiménez, quien reclamaba al presidente Fernando López Miras una reunión urgente para replantear aquellas medidas que puedan flexibilizarse.

La hostelería murciana aglutina, en total, a unas 8.500 empresas y cien mil familias -según cifras de Hostemur-, porque, además de las 35.000 personas dedicadas directamente a la hostelería, "hay proveedores cerveceros, bodegas, distribuidores, carnicerías, pescaderías, verdulerías, panaderías, empresas de menaje, lavanderías, empresas de hielo, suministros higiénicos, empresas de mantenimiento, de maquinarias, colaboradores y proveedores externos, fotógrafos de bodas, imprentas, y floristerías, entre otros".

Hasta la fecha, la hostelería ha registrado hasta siete brotes y un centenar de contagios en las dos últimas semanas, como así publicó este diario.  Desde Hostemur defienden que estas cidras "no justifican las restricciones" dado que, aducen, "se demuestra que los contagios son muy reducidos".

Noticias relacionadas

next