Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la segunda oleada castiga con dureza

El prolífico verano de la covid en la Región: más de 12.500 contagios en julio, agosto y septiembre

19/09/2020 - 

MURCIA. La Región de Murcia despide el verano inmersa en el peor momento de la pandemia. La covid-19, que apareció en tierras murcianas por primera vez un lejano ya 8 de marzo y se había desenvuelto con un impacto mínimo en la Región, se revuelve ahora con fuerza, amenazando el día a día de la sociedad murciana. Las cifras apuntan a un panorama preocupante y -especialmente- opuesto al que había antes de la llegada del verano. De una primera ola en la que la Región presumía de tener la incidencia más baja de la Península, con menos de cien personas afectadas, a una segunda oleada que deja a diario un goteo de más de 400 contagios diarios y un total de 7.000 casos activos. 

El balance de estos tres meses es, a grandes rasgos, el siguiente: más de 12.587 contagios, 39 personas perdieron la vida y hasta cuatro localidades fueron confinadas (Totana, Archivel, Jumilla y Lorca). Los últimos días no han sido alentadores, con una incidencia que batía récord a diario. Esta semana, sin ir más lejos, se ha rozado la cifra de 700 casos, con un tope de 675 nuevos infectados.

Lejos quedan los tiempos de la llamada 'primera oleada'. La Región era de la menos afectadas en comparación con el resto del país. Con todo, no cabe olvidar que, aun mínimo, el virus, violento y mortal, segaba la vida de más de 150 vidas. El confinamiento propició que la pandemia quedara bajo control en la Región e incluso el Gobierno regional premió la actitud de la sociedad murciana otorgando la Medalla de Oro a los 1.500.000 habitantes. Pero con el fin del confinamiento y la irrupción de la llamada nueva normalidad todo cambió. El verano dio un vuelco al escenario de la Región y la amenaza del virus se hizo más latente, si cabe.

El balance del 20 de junio -día oficial de inicio del periodo estival- deparaba un escenario optimista: solamente 87 murcianos padecían la enfermedad. La mayoría de ellos se encontraban en sus casas, en una situación de aislamiento domiciliario. Los hospitales apenas trataban a siete pacientes contagiados y las UCI, hoy centro de las preocupaciones, atendían únicamente a dos enfermos. La Comunidad sumaba 150 fallecidos, pero acumulaba casi dos semanas sin registrar fallecimientos.

En cambio, el último día con datos actualizados, el 18 de septiembre, se saldó con 7.097 casos activos, de los que 6.780 permanecen -oficialmente- en sus domicilios. Un total de 317 personas se encuentran hospitalizadas, de las que 59 están en la UCI. Ahora, por desgracia, las muertes se suceden casi a diario y el número de fallecidos asciende ya a 189. El virus ha afectado ya a 15.806 murcianos.

Un mes de disciplina social pide Villegas

El Gobierno regional no esconde que es un momento preocupante e incierto. El consejero de Salud, Manuel Villegas, reconocía que la Región necesita, por lo menos "un mes de "disciplina social" para "volver a la normalidad". La triple recomendación se escucha cada vez con más fuerza: mascarilla, distancia social e higiene de manos. 

Uno de los grandes quebraderos de cabeza son los incumplimientos de las cuarentenas. La Consejería cifraba en más de la mitad las personas que se saltan el aislamiento y alertaba sobre el peligro que supone esta infracción. Con todo, Villegas expresa su agradecimiento a toda la sociedad, "que está cumpliendo en su mayoría" con las medidas, aunque admitía: "Hay un sector minoritario al que o hemos podido o sabido llegar".

Noticias relacionadas

next