Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Exposición de Alissia en La capilla de convalecencia

'La puta ama' o una revisión feminista y metafórica del arquetipo de la hechicera Circe 

21/01/2020 - 

MURCIA. Las metáforas han invadido un espacio tan interesante expositivamente como La Capilla del edificio Convalecencia de la Universidad de Murcia: metáforas en torno a la bruja diosa Circe y al servicio de un mensaje (o muchos) derivado de la re-lectura crítica feminista de la obra La Odisea de Homero, y en concreto del personaje de la bruja diosa Circe. Ella es La puta ama. Así se llama la instalación artística de Alissia (María Penalva-Leal), que se inaugura este martes a las 20.00 horas.

La artista, investigadora de Arte y Género en la Universidad Miguel Hernández de Elche, cuenta a Murcia Plaza que se trata de "una instalación artística circular (que se recorre de derecha a izquierda), realizada desde un punto de vista utópico, literario, feminista y queer a partir de la revisión de la obra de Homero". En ella actualiza una figura maltratada por la historia como ha sido la de Circe. 

"Nos ha llegado la imagen de Circe como una bruja lujuriosa, pero Homero lo que cuenta es que ella vivía en una isla con sus ninfas y sus animales, y llegó Ulises, que era un salvaje, con todos sus hombres. Por miedo a ser violadas, Circe los convirtió a todos en cerdos, pero no pudo con Ulises. Por temor lo invitó a su lecho. Y allí se quedó Ulises un año hasta que se acordó de que tenía mujer. Cuando dijo de irse, ella le dijo: adiós, muy buenas". Así resume Alissia, de forma coloquial, la reelectura de este clasico griego, con la que reivindica un modelo de mujer que nada tiene que ver con el arquetipo que ha llegado hasta la actualidad. Y añadiendo que en ningún caso se trata una visión negativa hacia los hombres, porque "Ulises no representa al género masculino". 

La artista alicantina (es de Catral) señala que con esta instalación en la que ha reproducido un dormitorio, ha querido recrear metafóricamente la isla en la que habita una Circe contemporánea. Así, en esta obra -que "aborda el cuerpo y el territorio "desde una perspectiva iconológica, feminista y queer"- Circe puede volver a ser independiente, inteligente, dueña de su cuerpo, y defensora de sus territorios personales y públicos.

El dormitorio, la isla

   

Para ello, Alissia ha recurrido a diferentes disciplinas como el dibujo, feminajes, y collages, representaciones pictóricas y escultóricas. En el dormitorio de Circe se puede encontrar, por ejemplo, un velo nupcial intervenido con dibujo, textos de La Odisea y bordados, que presenta una doble cara; así como piedras con propiedades mágicas (piedra lunar y turmalina). Además, las sábanas de ajuar bordadas con el sistema de filtiré en 1959 por su propia madre están intervenidas con bordados nuevos representando a Odiseo (Ulises). Las mesitas de noche están compuestas por antiguos cajones de botones, de mediados del siglo XIX, en alusión a la afición por tejer que tenía la bruja diosa.

El bastidor del dormitorio está hecho a mano y data de principio del siglo XIX, con bordado y collage; también se puede contemplar una dentadura de porcelana femenina de finales del mismo siglo. Otros de los elementos que el espectador se encuentra en este recorrido circular es un diario de campo encuadernado a mano en piel y papel hecho a mano para consulta, así como un dibujo y collage de Circe en la cama.

Además, la artista ha incorporado a la composición un camisón masculino, también de mediados de siglo XIX, de lino y arpillera, al que ella ha añadido una jaula antigua de pájaros (merlas) y una escultura de una 'ballena florida' en la zona de los genitales. Igualmente, ha bordado azul sobre el original rojo, con el nombre de Odiseo.

La instalación se completa con la Obra Feminazi (dibujo y collage), la Obra Patriarcado (dibujo y collage), y ratoneras de madera del finales del XIX, hechas a mano, con un bastidor pequeño en su interior, con bordado y collage.

Alissia dice estar encantada de exponer en un espacio tan especial como La Capilla, y más teniendo en cuenta que se encuentra en Murcia, "una tierra que quiero" como buena oriunda de la Vega Baja que es. También se siente muy satisfecha con que la comisaria de la muestra sea Isabel Tejeda, "cuyo trabajo admiro mucho". La instalación permanecerá expuesta hasta el próximo 20 de marzo, y se puede visitar de lunes a viernes, de 9.00 a 21.00 horas.

   

next