Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

advertencia: "nadie está a salvo"

Preocupación en las UCI de la Región: tres de los cuatro ingresados por covid-19 tienen menos de 44 años

6/08/2020 - 

MURCIA. El coronavirus no entiende de años. Aunque hay grupos de edad más vulnerables -como es el caso de las personas mayores-, nadie está a salvo por completo de la dureza de la covid-19. Los últimos datos conocidos de los ingresados en las UCI en la Región de Murcia ponen de manifiesto este peligro. Tres de los cuatro hospitalizados en Intensivos son menores de 45 años: en concreto tienen 31, 41 y 44 años, respectivamente. El cuarto paciente tiene 83 años.

Así lo reveló este miércoles el director general de Salud Pública, José Carlos Vicente, tras la reunión del Comité de seguimiento de la covid-19 en la Región. "Los ingresados tienen edades intermedias o juveniles. Es decir, estos sectores pueden creer que están a salvo de la epidemia, por lo que estarían haciendo un análisis incorrecto de la situación", reconvino el dirigente. "Los comportamientos pueden no ser acordes. Es muy importante que ese mensaje llegue a todos, a las familias y a los afectados", remarcó.  

Salud insiste en dirigirse a la población joven para que sea prudente. "Incluso entre los menores de edad", apostilló el mandatario. No en vano, "aumentan de forma paulatinamente los ingresos del personal joven", advirtió Vicente, quien apeló, de nuevo, a la responsabilidad. "Nos jugamos muchos y pedimos máxima prudencia. Nos jugamos la salud de las personas, de las sanas y las no sanas; nos jugamos el bienestar", exhortó. "Y nos jugamos también la economía y los puestos de trabajo, y por ende, nos va a afectar a toda la sociedad".

Las UCI retoman niveles de hace dos meses

La ocupación de las salas UCI, con cuatro personas en tratamiento, retoma niveles que no se veían desde el pasado 10 de junio. Estas camas, cuya situación fue una de las preocupaciones que más atormentó a Salud al principio de la pandemia -cuando todo el panorama se cernía en incertidumbre-, mantuvieron una buena tendencia a partir de mayo, con un progresivo descenso de los ingresos. 

Nunca hubo un colapso de las zonas de Intensivos: se llegaron a ocupar como máximo 59 habitaciones de las aproximadamente 120 disponibles en total, a las que se añadieron más de 200 salas de reanimación. Y del pico máximo alcanzado el 30 de marzo, con 59 hospitalizados en Intensivos, se pasó a contar con una media de dos o tres ingresados en junio. Incluso el 13 de julio se sucedía una de las noticias más esperadas: el último paciente salía y quedaban libres de enfermos de covid.

El escenario ha cambiado en la Región en el último mes. Los casos activos han pasado de los 70 detectados a principios de julio a rozar ya los 800 contagios, según el último balance de Salud. La mayoría, 721 personas con síntomas leves, se encuentran en aislamiento domiciliario mientras que el resto, 76 afectados, permanecen hospitalizados. Hay que remontarse a finales de abril para encontrar una cifra similar.

La Consejería de Salud pide respeto a la triple recomendación sanitaria: higiene (lavado de manos) distancia social y uso de mascarillas de manera correcta para evitar contagios. También recuerda que si se tienen síntomas compatibles con la covid-19 (fiebre, tos seca o cansancio) hay que contactar con el centro de salud o llamar al 900 12 12 12. "En caso de indicarse cuarentena por los facultativos, debe respetarse estrictamente", añaden.

Noticias relacionadas

next