Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

líder de vox en la región

Antelo, el brazo armado de Abascal en su territorio fetiche

11/10/2020 - 

MURCIA. Hubo un tiempo en que el Palacio de los Deportes coreaba el nombre de su capitán. Era José Ángel Antelo (Noia, La Coruña; 1987), el ala-pivot que lideró al UCAM Murcia Club Baloncesto en su época dorada, cuando el equipo se coronó en 2018 con el bronce de la Liga de Campeones. La afición adoraba a un jugador que debutó en la ACB con el Real Madrid y que, tras pasar por varios equipos, en 2012 encontró en Murcia su casa y dio sus mejores años en la capital del Segura. Un año después de alcanzar la gloria en Atenas, el gran capitán se veía obligado en 2019 a poner fin a su carrera, lastrado por las graves lesiones que sufrió en el tendón de Aquiles y que le impedían actos tan cotidianos como subir unas escaleras. Antelo dijo adiós al deporte de manera prematura -tenía 31 años-. Sin embargo, poco después su vida daba un giro de 180 grados: anunciaba su salto a la política, y no a un partido cualquiera, Vox, que por entonces era una formación extraparlamentaria, pero ya sonaba en todas las quinielas electorales. El credo de Vox repicaba especialmente en la Región, donde los mensajes de Santiago Abascal calaban con fuerza.

Antelo nunca ocultó sus ideas durante su periplo como jugador de baloncesto, siempre interesado por la política. Quienes le siguieron de cerca recuerdan que era "un tipo muy sincero, muy franco" y que demostraba en la cancha una gran capacidad de liderazgo. "Era un líder como deportista". Una de sus frases era que la confianza en sí mismo la llevaba de serie. Aun así, a pesar de no esconder sus ideas, su llegada a la arena de la política fue una sorpresa. En abril de 2019 se hacía público su incorporación como número tres de las listas de Vox para las elecciones municipales de Murcia. Sólo un mes después, el partido, que ya había despegado en las elecciones generales de abril, cosechaba tres concejales en el Ayuntamiento de Murcia y cuatro diputados en la Asamblea Regional. Vox, una formación residual sólo meses atrás, irrumpía en las instituciones.

El ascenso de Antelo fue fulgurante en el seno de Vox. Seis meses después, el partido daba la campanada en los comicios generales de noviembre -la repetición electoral- y la dirección nacional, ya como tercera fuerza en el Congreso, aceleraba la renovación en la mayoría de sus territorios autonómicos -o provinciales, como así lo denominan ellos-. La Región de Murcia, la joya de la corona, la circunscripción en la que Vox se proclamó vencedora, no fue ajena a estos cambios y su ejecutiva regional pasaba a manos de una gestora. El portavoz elegido para ese periodo de transición no fue otro que el propio Antelo. De fichaje electoral a voz e imagen de la formación en apenas un semestre.

Vox entraba en una nueva dimensión, con todos sus miembros electos asentándose en los parlamentos autonómicos y las corporaciones locales. La dirección nacional reforzó sus estructuras y ordenó las primarias para la primavera de 2020. Sin embargo, la pandemia del coronavirus, como en todos los ámbitos, dio al traste con todos los planes. El proceso se aplazó hasta el final del verano. Entretanto, en mayo, la confianza de Abascal en Antelo se reforzó: el número tres pasaba a convertirse en el portavoz municipal de Vox en Murcia. Aquel movimiento no gustó a parte de las bases, recelosas ante el ascenso del gallego, cada día más poderoso en el seno de Vox. Su salto al liderazgo del partido en la Región ya se daba por hecho.

No fue una sorpresa, por tanto, cuando en septiembre Antelo anunciaba su candidatura para presidir la dirección regional. El concejal comunicaba su equipo, con la diputada en el Congreso Lourdes Méndez como mano derecha, y sus primeras palabras constituyeron toda una declaración de intenciones: "Se presenta el brazo armado en Murcia de la dirección nacional de Vox", pregonaba, tajante y sin ambages. "En la Región se inaugura la reconquista de los valores y los principios", apostillaba. 

Varios nombres en Vox se postularon para competir contra Antelo por la Presidencia del partido. Pero sólo uno logró los requisitos necesarios y pasó el corte sin necesidad de someterse a unas elecciones: el 14 de septiembre, Vox anunciaba que Antelo sería al nuevo líder al ser el único que obtuvo los avales mínimos. El edil de Murcia, de hecho, se convirtió en el aspirante de Vox con más respaldos de toda España. Sus rivales, resignados, tiraron la toalla. Uno de ellos, Alfonso Galdón, decidió impugnar y acusó al partido de no ser neutral y de vulnerar los principios de igualdad, pero sus reclamaciones quedaron en nada. Vox desestimaba sus quejas y proclamaba a Antelo como nuevo presidente del Comité Ejecutivo Provincial de Murcia.

La nueva dirección regional de Vox. Foto: VOX

Antelo siempre restó importancia a las críticas internas. "Prácticamente no existen" los sectores críticos, decía en una entrevista a La Opinión mientras sacaba pecho de la unidad de su partido en la Comunidad. Lo cierto es que Vox había sufrido precisamente en la Región una de sus mayores crisis internas, al fracturarse su grupo parlamentario en la Asamblea. Tres de sus cuatro diputados eran expulsados del partido "por decidir unilateralmente el despido de cuatro trabajadores de su grupo parlamentario y quitar como titulares de las cuentas de este grupo a dirigentes nacionales".

No obstante, el choque, que acabó con la división del grupo parlamentario (los tres diputados expulsados mantienen el acta y las siglas de Vox mientras que el partido sólo reconoce como representante a Pascual Salvador), apenas ha afectado públicamente, paradojas de la política. Sin ir más lejos, la afiliación de Vox ha crecido un 20%. Y las encuestas tampoco han castigado a Vox; al contrario: los sondeos siguen pronosticando una nueva victoria de esta formación en la circunscripción de Murcia, así como continúa en ascenso de cara a unos próximos comicios autonómicos. Si por las encuestas fuera, todo apunta a que PP y Vox se repartirían el Gobierno regional.

El propio Antelo así lo manifiesta: su gran objetivo no es otro que desbancar al PP -su rival en el espectro electoral de la derecha- y erigirse en la principal fuerza regional. En el horizonte es previsible que asuma la candidatura a la Presidencia de la Comunidad, aunque él afirma que irá "paso a paso" y prefiere esperar a que "llegue el momento". La Región ya ha demostrado que es un territorio fetiche para Vox. Cada concentración se responde con una asistencia masiva. La próxima, de hecho, ha sido convocada para el lunes, Día de la Hispanidad, para el que han preparado una marcha en coche por las calles de Murcia para protestar contra lo que llaman el "Gobierno criminal y totalitario". En ella no faltará Antelo, el flamante líder, ya de manera oficial, de Vox en la Región.

Noticias relacionadas

next