publicación de 'Como peces en la red'

Juan Álvarez da el salto a la novela gráfica para contar "una historia de amor en la madurez"

2/10/2020 - 

MURCIA. "Maldito el día en que te conocí, Albert", le dice Anna a su marido en Como peces en la red, la primera novela gráfica del dibujante y humorista gráfico murciano Juan Álvarez, que vio la luz en el nefasto mes de marzo, con lo que eso conllevó: adiós a todas las presentaciones que estaban previstas en distintas capitales del país y paciencia hasta que lleguen tiempos con menos restricciones  en los aforos. No obstante esta "historia de amor compleja, en la madurez y a distancia", que cuenta en 125 páginas la relación entre Anna y José -dos personajes desencantados por diferentes motivos-, no ha dejado de darle motivos de satisfacción al autor.

El primero de ellos es la propia publicación de la novela (editorial Nuevo Nueve), ya que hasta la fecha este habitual de la revista satírica El Jueves -Los Mendrugos, Lucía, gabinete de sexología, M.M el loco del claustro y más recientemente Hera y sus cosas de bombera- sólo había contado historias cortas. "Ha supuesto un salto cualitativo y cuantitativo. Ha sido algo novedoso para mí, porque el guion planteaba una mayor dificultad y la trama requería de mayor elaboración", asegura Juan Álvarez, quien además señala que "crear un personaje plano es muy fácil, pero yo he querido dotarles de una mayor complejidad, con una personalidad definida y rodeándoles además de otros personajes secundarios que los ponen en contexto y explican sus decisiones".  Porque la cosa va un poco de eso, de tomar decisiones y de responsabilizarse de ellas, añade.

Se trata de la historia que, además, le apetecía conta a Juan Álvarez desde su propia madurez. "Hablo de cómo surge el amor a distancia, a través de las redes sociales, y de cómo se enfrentan Anna y José a esos sentimientos y a los problemas que generan". Para ello, el dibujante se ha puesto en la piel de una mujer trabajadora de una cierta edad, casada y con dos hijos, que lleva todo el peso de la familia y que ya no ama a su marido (ex constructor y alcohólico). Y también en la de José, un desencantado con sentimiento de culpa que vuelve a recuperar la ilusión con este amor tardío.

Para definir a estos dos personajes, el dibujante se ha valido de su propia experiencia como conocedor de las historias de otros. "Soy muy escuchador y eso me ha servido para recrear situaciones y sentimientos", cuenta, al tiempo que precisa que, aunque el tema de esta novela se aleja del humor gráfico que hace, por ejemplo para El Jueves, Anna y José son personajes que ríen, lloran, son felices y padecen. "Como la vida misma", apunta.

Aunque la pandemia ha dejado a Juan Álvarez sin las presentaciones de Como peces en la red, de momento, no le ha privado de trabajo, ya que El Jueves no  ha interrumpido su publicación ni una sola semana y siempre cuentan -junto a su colorista habitual, Jorge Gómez- con numerosos encargos particulares. Lo que sí que ha notado con toda esta crisis del coronavirus es la crispación que hay en la sociedad y que en su opinión deriva de la que genera la clase política. Es por ello, que ve en el humor -"tan necesario para el cerebro y el corazón siempre y más ahora que nunca"- un vehículo para la crítica social. "El humor blanco no tiene sentido", dice el padre de Los Mendrugos.

En este sentido, recuerda la figura del recientemente desaparecido Quino y cómo Mafalda y el resto de sus personajes se convirtieron en la voz de este incisivo intelectual . "Qué envidia no tener el cerebro de Quino", suspira Juan Álvarez, quien recuerda que "lo que tienen los artistas es que su obra queda para que podamos seguir disfrutándola".

Como él disfrutaba de niño con los tebeos de Mortadelo y Blueberry. Ya de mayor y en Madrid colaboró con la productora Hanna-Barbera y, más tarde, formó parte del equipo realizador de la serie Don Quijote de la Mancha de Televisión Española. Ganador del premio del concurso de la revista 1984 y premiado en el programa de TVE Tablón de Anuncios ha sido colaborador habitual en revistas como Puta Mili, Interviú, Penthouse y DT, dedicándose principalmente a la viñeta humorística. Además ha trabajado con publicaciones extranjeras como Totem (Italia) o L’Echo des Savanes (Francia).  También ha publicado obras de una índole más seria como ¿Por qué no me amas?, donde explora el mundo de la violencia de género.

        

Noticias relacionadas

sillón orejero

El árabe del futuro, la mejor novela gráfica sobre ser niño en un país musulmán

Por  - 

Nada que ver con Dickens. Riad Sattouf antepuso el humor cuando narró los recuerdos de su infancia en Oriente Medio. Fueron los de un niño de madre francesa y padre sirio entusiasta del nuevo nacionalismo árabe de los años 70. Vivieron durante años en lugares rurales y en los amagos de utopía socialista, como en Libia. Allí, el pequeño Riad, era testigo de crímenes de honor, ejecuciones de mujeres por haberse acostado con alguien, o un maltrato animal escalofriante. Pero también recordó grandes amistades con gente muy humilde.

18 mujeres se juntan para hablar de superación y micromachismos

'Voces que cuentan': sororidad en clave gráfica

Por  - 

¿Que tendrán en común Julia Otero, Ada Diez, Lola García, Agustina Guerrero, Diana López Varela, Akira Pantsu, Estefanía Molina, Ana Oncina, Eva Amaral, María Hesse, Leticia Dolera, Raquel Riba Rossy, Sandra Sabatés, Sandra Cardona, Almudena Grandes, Sara Herranz, Patricia Campos y Sara Soler? Todas son mujeres y todas tienen historias cotidianas que contar. Relatos donde su miedo, su soledad, su desigualdad o su lucha por perseguir sus sueños retratan el sentir de muchas generaciones

next