Manuel Durán, director de Desarrollo de Offshore Special Services  

"En el mundo de las emergencias, no se puede dejar nada al azar"

9/02/2020 - 

MURCIA. En las emergencias, lo más importante es no dejar nada al azar. Improvisar está prohibido. Lo subraya Manuel Durán, director de Desarrollo de la empresa Offshore Special Services (OSS) y experto en el sector. Sabe bien de lo que habla como antiguo director general de Seguridad Ciudadana y Emergencias de la Comunidad. “Los procedimientos son muy importantes. Cuando salimos, nada debe ser improvisado: todo el mundo tiene que saber cómo debe actuar y qué hacer porque hay vidas en juego”, asegura.

Durán se ha curtido de emergencia en emergencia. Durante su etapa como máximo responsable regional tuvo que hacer frente a varios episodios extremos pero hay dos que, asegura, tiene marcados a fuego. La primera, el incendio que en agosto de 2015 asoló 228 hectáreas y afectó a los municipios de Lorca, Cieza, Calasparra y Jumilla. Llevaba apenas 15 días en el cargo y durante las tres jornadas que tardó en controlarse el fuego, no pudo pegar ojo. “Fue una de las experiencias más terribles de mi vida, ver como el fuego lo iba devorando todo y no había manera de pararlo”.

La noche del 7 de agosto, la segunda con el incendio activo, y después de más de 30 horas ininterrumpidas de trabajo, sin posibilidad de utilizar medios aéreos al caer la noche, se reactivaron los incendios por un cambio en la dirección y fuerza del viento. La situación le puso contra las cuerdas y le obligó a tomar decisiones que resultarían determinantes en el desarrollo del incendio, reestructurando los medios de la zona para evitar que el fuego no llegara al cañón de Almadenes, con un gran valor ambiental y cultural por la existencia de pinturas rupestres.

“Llegué a pensar que iba a ser el director general más breve de la historia. En momentos así tienes que tomar decisiones difíciles y arriesgadas y, si no aciertas, asumir la responsabilidad. Es un peso enorme”, subraya. Tras otra noche en vela y el trabajo “descomunal” de 400 efectivos sobre el terreno, que implicó desplazar personal dentro del mismo cañón para atacar el fuego, se hizo el milagro. 72 horas de tensión y ansiedad "que te quitan años y a la vez te los dan. Es una experiencia de mucha intensidad". Pero el mundo de las emergencias, apunta, engancha y, al final, "te compensa" precisamente por esa mezcla de emociones que provoca que tus decisiones "puedan salvan vidas".

El segundo episodio extremo de esa etapa fue la Dana que tuvo lugar del 16 al 19 de diciembre de 2016, la mayor que se había vivido hasta la fecha en el Mar Menor. En un primer momento la evolución de la riada afectaba más a San Javier, "pero a las tres de la madrugada tuvimos que desplazar el puesto de mando a Los Alcázares porque la situación se había complicado. El agua alcanzaba el metro y medio en algunos puntos del casco urbano y los vehículos todoterreno no podían circular". 

Algunos aún recuerdan en redes sociales la dedicación de Durán, que se metió en el fango hasta la barbilla y ofreció su vehículo personal a la Policía Local para el rescate y traslado de personas. "Siempre he intentado estar en primera línea y desde el primer al último minuto. No se puede hacer este trabajo de otra forma". Durán señala que en este mundo se vive en tensión permanente y no puedes desconectar nunca. "Aprendí de todos y viví en primera persona los sufrimientos de la gente en grandes emergencias. Hay momentos de una dificultad tremenda y sólo piensas en movilizar cualquier medio, ya sea de la administración o externo, que pueda ayudar en esa situación", destaca. 

"La unión hace la fuerza"

Coordinación, procedimientos, personal cualificado y preparado y medios técnicos “es lo que marca la diferencia” ante una emergencia de cualquier tipo. Y en eso, no se diferencia la experiencia en la parte pública del sector de la privada. De hecho, defiende que no son excluyentes sino complementarias. “Lo de la unión hace la fuerza en este ámbito es más adecuado que en ninguno. Dentro del sistema de protección civil, todo el mundo tiene su papel y su espacio, y es necesario colaborar”. El objetivo, recalca, “es tener todos los medios materiales y humanos a tu alcance para atender de la mejor forma posible a una persona que esté en riesgo”.

La empresa desde la que se enfrenta ahora a las emergencias presta múltiples servicios en todo el país, tanto a la administración como al sector privado, y tienen la concesión del ayuntamiento de San Javier en del servicio de emergencias que Durán defiende como un servicio “pionero en toda España, integral y polivalente. Es posible que no exista en todo el país ninguna compañía tan especializada y que pueda dar una respuesta tan amplia como nosotros a cualquier tipo de emergencia. A nivel técnico, tenemos lo último y lo mejor”.

Destaca que el elenco de servicios que ofrece OSS abarca todas las actividades que están dentro del sistema nacional de protección civil y una serie de servicios especiales como trabajos en ambientes hiperbáricos (buceo), en altura, con presencia de riesgos por contaminantes o restringidos, y a nivel industrial.

En la actualidad, cuentan con un equipo formado por 37 personas y en la época de verano superan los 100, “especializados, formados y preparados para todo tipo de situaciones”, tanto para un rescate en el mar como para la vigilancia en playas o piscinas o para un dispositivo preventivo en fiestas, entre otras funciones.

De momento, han tenido varios desafíos en los seis meses que llevan prestando servicio en el municipio con “una gran eficiencia”, destaca. Entre ellas, las dos Danas y una importante colaboración en los trágicos accidentes aéreos del pasado verano con medios y personal propio.

El centro de operaciones de emergencias que tienen en el municipio de San Javier cuenta con una base de más de 5.000 metros cuadrados y otras dos bases de apoyo en La Manga del Mar Menor, con medios técnicos y materiales como una flota de 20 vehículos como unidades polisocorro, bombas pesadas (imprescindible en los rescates a personas durante las Danas), achiques, vehículos de intervención rápida, sanitarios, anfibios y lucha contra incendios, entre otros.

Asegura que, gracias a estos medios, en las últimas dos Danas San Javier no ha necesitado de la intervención de ningún medio externo. “Con la borrasca Gloria, por ejemplo, los efectos han sido más importantes y daniños que en Los Alcázares y resolvimos 99 peticiones de ayuda en tiempo récord”. Y aspiran a más. "El objetivo es optimizar el servicio cada vez más porque los principales beneficiados son los ciudadanos”.

next