Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

esther clavero, SUSPENDIDA CAUTELARMENTE, pero se mantiene en la alcadía

Un día de martirio para Conesa: da explicaciones ante la jueza y 'pierde' a su baronesa en Molina

El PSOE denunciará ante la Fiscalía la vacunación de 400 trabajadores de la Consejería de Salud

22/01/2021 - 

MURCIA. No fue un jueves fácil para Diego Conesa, y eso que la semana política se puso de cara al jefe de la oposición en la Región de Murcia con el estadillo del escándalo de Manuel Villegas. Todo el foco -críticas políticas, indignación ciudadana- se centró en torno a la polémica del consejero de Salud, que se saltó el protocolo y se vacunó contra la covid-19, junto con altos cargos de su Consejería y centenares de funcionarios. El tsunami político, que forzó la dimisión de Villegas -exigida por la oposición pero también por Ciudadanos, miembro del Gobierno- propició además que se enterraran las críticas que había recibido el líder de los socialistas por participar en una misa de confirmación en la que se superaba el aforo. Nadie más volvió a recordarle el tema, por el que el propio Conesa ya pidió disculpas anticipadas. 

El jueves, sin embargo, estaba señalado en rojo desde hace tiempo para el secretario general del PSRM. Comparecía como investigado ante la magistrada del Juzgado número 3 de Totana para dar su versión de los hechos sobre la causa abierta que investiga si hubo una presunta prevaricación administrativa en la tramitación de una multa de tráfico durante su etapa como alcalde de Alhama de Murcia con el supuesto objetivo de evitar que un edil de Izquierda Unida fuera sancionado.

El propio Conesa había solicitado voluntariamente declarar, a pesar de que no está obligado a ello por su condición de aforado como diputado regional. Acompañado por su letrado defensor, Alberto Martínez, y el portavoz socialista, Francisco Lucas, el alhameño se mostraba "tranquilo y relajado". Negó que hubiera cometido prevaricación en la tramitación de la multa y se mostraba convencido de que el caso "se resolverá cuanto antes" y "se archivará" a su favor, tal y como ya sucedió hace tres años.

Diego Conesa, a su llegada al juzgado de Totana. Foto: EP

Sin embargo, al dirigente socialista le salió un problema de última hora: la alcaldesa de Molina de Segura. Esther Clavero, cuyo municipio es el segundo más poblado de todos los que gobierna el PSOE en la Región-tras Lorca-, reconocía que se había puesto la vacuna contra la covid. Lo hizo, adujo ella, "por indicación" de los médicos ante el riesgo por "su exposición social" como paciente oncológica. No obstante, la vacunación de los enfermos de cáncer no está indicada en el protocolo del Ministerio durante la primera fase (reservada para residentes y personal sanitario de primera línea).

El escándalo estaba servido otra vez en la Región de Murcia, pero esta vez en el lado del PSOE. La alcaldesa se negaba a dimitir, aunque sí puso su militancia a disposición del partido. Dijo actuar "de buena fe" y negó "servirse" de su cargo público "como sí han hecho otros". Según su testimonio, la vacunación se hizo "con luz y taquigráficos, a plena luz del día y con otros usuarios que estaban allí presentes". No obstante, el Servicio Murciano de Salud (SMS) investigará al médico que firmó el escrito. Según la Consejería de Salud, "se trata de un escrito particular y en ningún caso avalado por la gerencia del SMS". Y añaden: "Se realizó la consulta verbal desde el centro de salud a la Gerencia de Área, y se respondió que no se podía".

Conesa tomaba la decisión de suspender cautelarmente a Clavero y ponía en marcha una gestora en Molina. Lo anunciaba poco después de salir del juzgado y poco después de que la munícipe pusiera su militancia a disposición del partido. Pero el líder del PSOE no pidió su dimisión como primera edil, una responsabilidad que dejaba en manos de ella. "Entregar el acta corresponde a la alcaldesa y es ella la que tiene que tomar la decisión", dijo, si bien cree que "asumirá las responsabilidades de lo que no haya podido hacer bien durante este tiempo". Podemos, el socio de Gobierno del PSOE en Molina, y los partidos de la oposición (PP, Ciudadanos y Vox) sí reclamaban la cabeza de la alcaldesa.

La propia regidora contó que había hablado con Conesa y que él le había manifestado su respaldo. "Él me ha manifestado personalmente su apoyo, porque está claro que si hubiera hecho algo mal no lo hubiera hecho a escondidas", afirmó. El máximo dirigente socialista, en cambio, defendió que el PSOE ha actuado igual que con el resto de alcaldes que se han vacunado. Valoró que la regidora "está siendo mucho más transparente, aportando toda la información que se le requiera" a la vez que reconocía que era "normal" que un enfermo de cáncer esté "cabreado" al conocer que la alcaldesa se colado en la vacunación.

El socialista también comunicaba que presentará una denuncia ante la Fiscalía del TSJ para que investigue la vacunación de 400 trabajadores de la Consejería de Salud, saltándose el protocolo del Ministerio de Sanidad. El PSOE, al igual que lo ha hecho Ciudadanos, registró además en la Asamblea una petición para crear una comisión de investigación.

Noticias relacionadas

next