Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El último sprint del pequeño comercio de la Región para salvar el año: la campaña de Navidad

23/11/2020 - 

MURCIA. "Si en Navidad no se vende, en enero se va a producir una hecatombre", con esta frase, pronunciada por Carmen Piñero, presidenta de Coremur (Federación de Comercio de la Región de Murcia), se puede describir la situación en la que se encuentra el pequeño comercio de la Región de Murcia. Una situación de fragilidad permanente desde que estallara la pandemia allá por el mes de marzo. El pequeño comercio afronta esta campaña de Navidad ante la última oportunidad de revertir una situación que amenaza con ser dramática. "La situación no ha mejorado. Estamos promoviendo distintas iniciativas en Cartagena, en Murcia… Intentamos mover distintas opciones", afirma Piñero.

La segunda ola ha golpeado al pequeño comercio, que con la reciente medida del cierre de la hostelería ha visto como las calles perdían vida y le restaban afluencia. "El cierre de la hostelería no nos ha beneficiado. Por las mañanas si hay más movimiento, pero por las tardes la imagen es muy triste. Esperemos que en dos semanas se pueda revertir la situación porque, además, está demostrado que en las terrazas no hay peligro. Si se guardan las medidas de seguridad, no hay peligro", añade la presidenta de Coremur.

Espera el pequeño comercio para más adelante poner en marcha distintas iniciativas que peguen un impulso a la campaña de Navidad, en un año más importante que nunca por poder ser la tabla de salvación de una parte del sector. "En Murcia ha habido una Feria de los descuentos, organizado por la Concejalía por ejemplo. Entiendo que en toda la Región hay iniciativas de este tipo. En la Federación queremos hacer una programación de este tipo de iniciativas, para que colaboren las administraciones y se pueda visibilizar mejor este tipo de medidas", señala Piñero acerca de los proyectos que se marca la Federación próximamente para potenciar el pequeño comercio de la Región. Un momento crítico que necesita de más unidad que nunca

La menor movilidad, el doble cierre perimetral, ha provocado que se haya producido una aceleración de la digitalización de este tipo de negocios, siempre más lentos en esta evolución por la falta de recursos. “Hemos dado pasos de gigantes en este campo. Desde mi asociación, Triángulo de Murcia, hemos implantado hace poco el reparto a domicilio a través de la web o vía whatsapp para potenciar las ventas. Además, con la Dirección General de Comercio estamos trabajando para hacer realidad un Marketplace. Esperemos que antes de final de año pueda estar listo”, afirman desde Coremur.

Son tiempos complicados para el comercio de la ciudad. La limitación a la movilidad, el consejo de limitar las relaciones sociales ha alejado al ciudadano de la calle, lo que invita de forma inconsciente a comprar en las grandes plataformas. "Ahora mismo la compra debe ser lo más responsable posible, para generar riqueza y que se quede aquí. Porque a esas grandes plataformas de internet, no les importa nada lo que sucede aquí. Lo que se pueda gastar ahora, hay que gastarlo en los negocios de aquí. Más que la cantidad, ahora lo importante es pensar dónde gastar", subraya Piñero.

Desde Coremur echan en falta una mayor sensibilización desde las instituciones. La imposibilidad de realizar campañas de promoción, en un otoño más veraniego que nunca. "La Feria de Descuentos de Murcia, por ejemplo, se ha tenido que realizar en el interior de los comercios, cuando como te decía antes, al aire libre no hay riesgo siempre que se mantengan las medidas sanitarias. En este sentido, sientes discriminación respecto a los Centros Comerciales", señala la presidenta.

Además de la delicada situación, otro de los caballos de batalla es la gestión de los festivos de apertura. Actualmente hay 16 festivos, más otros adicionales por la llamada Ley de Gran Afluencia Turística, por la que se permite abrir determinados festivos por tener la zona una zona en cuestión mucho turismo alrededor. “En la actual situación hemos pedido que se anule esa ley pero no nos han hecho ni caso. Vemos que hay más predisposición a favorecer a las grandes superficies. Porque los pequeños comercios no podemos competir con las grandes superficies que abre siete días a la semana. Seguimos hablando con el Gobierno regional para solucionar esto”, se resigna Piñero. Llega la campaña de Navidad y el comercio cruza los dedos. Este año se juegan algo más que un buen mes de diciembre.

Noticias relacionadas

next