Más de un centenar de personas apoyaron al propietario

Suspendido el desalojo y derribo de la casa de Cabo de Palos, la primera batalla ganada por José Antonio Luque

28/05/2021 - 

CARTAGENA. José Antonio Luque estaba preparado para lo peor, pero pudo ganar la primera batalla, pequeña, pero suficiente por ahora. La Sección 1 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo ha suspendido el levantamiento de acta de reversión de la casa que este médico jubilado tiene en Cabo de Palos y otorga un plazo de tres días al abogado del Estado para presentar alegaciones, a fin de dictar auto sobre el levantamiento o modificación de la medida adoptada. 

Su domicilio, recordemos, situado en la playa de Levante, junto al restaurante Katy, ha recibido una orden de la dirección General de Costas de desalojo, con presupuesto a coste del propietario de 56.000 euros por su demolición. La medida de suspensión es provisional, por lo que a José Antonio Luque y a su familia les queda aún mucho por recorrer para conseguir que la dirección General de Costas no derribe su vivienda y la de su sobrino, ubicadas en la playa de Levante de Cabo de Palos. 

Junto a Luque, su mujer, hijos y sobrinos, también estaban un numerosísimo grupo de amigos y conocidos (entre ellos los concejales de MC Cartagena José López, Jesús Giménez Gallo y María José Soler), además de otros afectados por este posible derribo de sus viviendas, que desde las diez de la mañana aguardaban ante un temporal en la zona la llegada de los funcionarios que presentaran la orden de reversión de la vivienda. El apoyo, abrazos, ánimos, pancartas, gritos y, posteriormente, aplausos tras la suspensión no pudieron más que hacer saltar las lágrimas a Luque, que no dejaba de dar las gracias a todos y cada uno de los que allí se habían presentado, ignorando el mal tiempo, para mostrar su desacuerdo ante la decisión de Costas y su respaldo a él y a sus familiares. "Esto debe ser el principio de la salvación de mi casa, porque si no es así, el que no se salva voy a ser yo", decía tras marcharse los funcionarios a los que se les comunicó, allí mismo, la decisión de la Audiencia Nacional de la que no estaban informados.

"Empieza a verse la luz", apostillaba, entre vítores y abrazos el propietario de la casa, quien añadía que desde Costas no le habían dejado margen de tiempo para justificar su causa "era derribar por derribar. Han visto que no se estaba haciendo bien, y de ahí esta suspensión".

"Estoy convencido", relataba el afectado "que tenemos todas las pruebas legales de que jamás se ha cometido la más mínima irregularidad en esta vivienda. Se han cumplimentado todas las normas que dieron a mi familia para construirla y las hemos mantenido durante 72 años. Hemos hecho siempre lo que se nos ha ordenado. Hay un cúmulo de errores, fechas, herederos, etc..., hay un lío en Costas, que creo que en una hora podrían verlo y saber que estamos diciendo la verdad". 

Explicaba José Antonio Luque que tienen cedidas las terrazas para que se haga el Paseo. "Esta terraza ha sido siempre vigilancia de litoral, salvamento de náufragos y de libre circulación y se hicieron tan grandes porque lo ordenó Obras Públicas". ss

Vicente Pérez Pardo, abogado de Luque, indicaba, por su parte que la parte afectada había interpuesto un recurso ante la Audiencia Nacional contra la orden ministerial de 2020, que es la que querían ejecutar, y se pedían medidas cautelares de suspensión del acto. "Esto comporta el derribo de una vivienda y no afecta al interés público. Costas archivó en el año 2013 un deslinde. Si la administración no considera urgente el deslinde, el interés público, mientras que se tramita el recurso que hemos planteado a la Audiencia Nacional, entendemos que no se ve afectado. La Audiencia admite el recurso, suspende el acto y le ha dado traslado el abogado del Estado y ahora depende de lo que resuelva la Audiencia. Reclamarán el expediente de la concesión que está en Murcia y nos darán traslado para formalizar la demanda", indicaba el letrado.

Este es un pequeño escalón que tanto Luque como su sobrino han podido dar, pero que sirve para seguir luchando tanto ellos como otras 16 familias y sus correspondientes casas, también afectadas por el posible derribo de las viviendas.

Noticias relacionadas

next