Hoy es 22 de julio

sin rastro

Orihuela busca la documentación sobre el pacto del Llibre dels Repartiments: nadie sabe dónde está

7/06/2024 - 

ORIHUELA. Veinticuatro horas después de conocer que la Biblioteca de Cataluña alude a un acuerdo con el Ayuntamiento de Orihuela para que la institución catalana mantuviera la propiedad del Llibre de Repartiments de Orihuela a cambio de una copia digital en alta calidad del documento, nadie en el Ayuntamiento de Orihuela ha localizado ni el pacto, ni el libro. El equipo de gobierno puso ayer toda la maquinaria de la Concejalía de Patrimonio Histórico a buscar ambos documentos, sin éxito. 

Ese supuesto pacto es la razón que dio la Biblioteca de Cataluña a Juristes Valencians para justificar que el libro esté en propiedad de la biblioteca. Una resolución que ha caído como un jarro de agua fría en el Consistorio oriolano, ya que nadie tenía, ni tiene a estas horas, constancia de ese supuesto pacto. De hecho, desde el Ayuntamiento se había iniciado una campaña para promover la recuperación de este libro, que recoge el reparto de terrenos de Orihuela y su configuración tras la Reconquista cristiana. 

En cuanto al pacto, desde las filas del equipo de gobierno hay quien va desde la incredulidad, al estupor. La última intentona oficial para tratar de que el Llibre de Repartiments regresara a Orihuela se inició en 2021, por el entonces edil de Patrimonio Histórico, Rafal Almagro. Pero hubo otros intentos anteriores con posterioridad al 2010, año en el que el documento regresó a Orihuela en una cesión temporal. En todos estos intentos, nunca había salido a relucir ese pacto, al menos oficialmente, por lo que desde el equipo de gobierno se ha cuestionado incluso que exista, como apunta la directora de la Biblioteca de Cataluña en su carta a Juristes Valencians. 

Tal era el desconocimiento de ese pacto, que el equipo de gobierno, con el apoyo del Consell, había iniciado un expediente de Contratación para defender que el Libro volviera a la ciudad en los tribunales. La defensa jurídica estaba encaminada en la línea dictada en la sentencia del Tribunal Supremo, que declaró la nulidad de la venta de las obras del Monasterio Sijena a la Generalitat y al Museu Nacional de Catalunya en 2021. Y es que ese es el principal argumento de la Biblioteca de Cataluña para defender la propiedad del libro, que la institución compró al librero Salvador Babra en 1921.  

De existir ese pacto entre las administraciones, complicaría ese pleito, por lo que desde el equipo de gobierno se afanan por encontrar cualquier referencia a él en el archivo municipal. Por el momento, la Biblioteca de Cataluña tampoco lo ha enseñado, tan solo ha hecho referencia a él en una carta. Así, en lo que respecta a la cesión y propiedad del libro, aún no está todo dicho.

Noticias relacionadas

next