perfil de la nueva regidora de cartagena

Noelia Arroyo, la perseverancia de una alcaldesa que se crece ante la adversidad

13/06/2021 - 

CARTAGENA. Noelia Arroyo Hernández cumplirá este lunes 42 años y lo hará con el bastón de mando de una ciudad que la vio nacer en 1979 y que le exigirá un examen continuo a lo largo de los dos próximos años. Tras los dos últimos como vicealcaldesa, en comedido y estudiado segundo plano, tratando de no sobreexponerse ni de restar protagonismo a Ana Belén Castejón, la nueva alcaldesa afronta una etapa corta pero planificada para que nada se le quede en el debe.

Arroyo tiene ciertas similitudes con Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. La perseverancia es una de las cualidades de estas dos políticas, periodistas en excedencia, que comenzaron esta carrera ejerciendo de portavoces. No se ha arrugado en el debate político cuando ha tocado, pero siempre ha tratado de manejar la situación con elegancia, sin estridencia y con la espontaneidad nada impostada que le caracteriza.

Asume la labor de liderar la recuperación económica tras la dura crisis sanitaria que nos afecta desde marzo de 2020, además de desarrollar y desbloquear proyectos que acumulan demasiados retrasos, como la ZAL, la Ciudad de la Justicia, el AVE o el Corredor Mediterráneo, y buscar soluciones definitivas al Mar Menor.

Sus amigos, familiares y conocidos destacan su incansable capacidad de trabajo y su proactividad frenética. Natural y desenvuelta en el cuerpo a cuerpo, inteligente y calculadora, no es de las que dejan casi nada al azar. Sabe que afronta una de las grandes reválidas de su carrera política y no está dispuesta a dejar pasar esta oportunidad que la vida le brinda.

Sus primeros pasos en política fueron como "un fichaje independiente y profesional" como portavoz del Gobierno regional. Y su paso por el Gobierno le ha servido para abrir muchas puertas y tender puentes en aras del bien común, pues es de las que piensan que con colaboración exigente y lealtad institucional se consiguen más y mejores resultados para la ciudadanía. En su etapa como portavoz dejó huella por su valentía a la hora de dar la cara, y explicar el porqué de las decisiones del Gobierno.

Siempre ha creído, porque así la han educado, que las cosas se trabajan, y mucho. Y eso lo aplica en cada cosa que hace. Exigente al máximo, es de las que piensan que lo que no te mata, te hace más fuerte, y que no hay nada imposible.

De familia de comerciantes, creció junto a ellos en los barrios de Santa Lucía, San Antón y el sector Estación. Su abuelo paterno y recientemente fallecido, Domingo Arroyo, fundó un comercio de alimentación, primero en Los Mateos, en los años 60, para pasar después a la calle Subida a San Diego y acabar en la calle del Carmen, dedicado al electrodoméstico y hogar. Un comercio que le vendió las primeras televisiones en color a media Cartagena.  Se emociona mucho, y más tras la muerte de su querido abuelo, cuando se le acercan y le preguntan por su familia, o le recuerdan cómo Domingo Arroyo le puso todas las facilidades del mundo para pagar poco a poco esa primera tele en color. Negocio familiar que continuó de la mano de su padre. Su otro abuelo, el también comerciante Paco Hernández 'El Arete', regentó durante décadas la carnicería de la calle San Fernando.

Una política con mano izquierda

Es una política con mano izquierda. Así lo ha demostrado en estos dos últimos años con el tripartito que formó gobierno en Cartagena. Un pacto y una forma de actuar en la que ha demostrado que sabe entender la nueva política y ha estado a la altura de lo que necesitaba Cartagena. Exquisita en el trato con sus socios de Gobierno, ha hecho gala de su generosidad y su carácter dialogante.

A Noelia Arroyo no le asusta nada en política, se crece ante la adversidad y no escatima en horas, reuniones y lo que haga falta para pelear por su ciudad. Quiere impulsar la segunda gran transformación de Cartagena, y ella representa a ese nuevo PP que ya ha llegado al Gobierno regional y que aspira a alcanzar la cota más alta en la Moncloa.

Y eso que nunca se imaginó en política, pero a día de hoy le parece un honor poder transformar o contribuir a transformar nuestro entorno más cercano, mejorar la realidad o dar un paso para intentar cambiar lo que no le gusta. Dice que como periodista contaba lo que sucedía, y ahora en política da un paso más, pudiendo cambiarlo.

Disfruta recorriendo el municipio y escuchando a sus vecinos, atendiendo sus demandas. Noelia, en palabras colaboradores más cercanos, es una mujer "arrolladora" que hará temblar Cartagena.

Noticias relacionadas

next