Hoy es 18 de julio

las ong apoyan a los más vulnerables

Los olvidados de la vacunación en la Región: cuando la cobertura no llega a todos

21/06/2021 - 

MURCIA. La población murciana continúa avanzando en la vacunación. ¿Todos? No. Aún queda un fragmento de la población al que se resisten a incluir en las listas desde que comenzara la inmunización hace seis meses. Así pues, los inmigrantes que no han conseguido la tarjeta sanitaria siguen esperando el momento de su dosis.

Esto se debe a que este documento resulta necesario para poder solicitar la cita previa y, sin la tarjeta que acredita como parte del Servicio Murciano de Salud (SMS) no es posible acceder al sistema.

Los motivos de esta exclusión abarcan desde la falta de coordinación del Ministerio de Sanidad, que ha permitido que cada Comunidad lidie con el problema por su cuenta, a una serie de problemas logísticos que impedían el fácil acceso a este segmento de población.

Así pues, tras varias propuestas que se quedaron en nada, desde el Gobierno regional aseguran que se encuentran cerca de encontrar la solución: "se están ultimando los detalles". Además, afirman que desde Salud ya han empezado a realizar algunas vacunaciones esporádicas a personas en esta situación de vulnerabilidad.

"No llaman a la gente que está en mayor riesgo de exclusión"

Estas negociaciones se están llevando a cabo entre Salud y diversas ONG con el objetivo de elaborar un sistema que permita alcanzar a estos colectivos, como la creación de una lista completa de inmigrantes sin tarjeta sanitaria. No obstante, el miedo a la desprotección que podrían tener esos datos ha estado retrasando la aprobación de un protocolo oficial para integrar definitivamente a todos los residentes en Murcia.

Por ejemplo, una de las propuestas incluiría la elaboración de una lista en la que se incluya un nombre, un número de teléfono y una identificación vía pasaporte. Entre otras, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN) ha estado especialmente presente en los contactos con la Consejería.

Sin embargo, es conveniente aclarar que no todos los inmigrantes irregulares ven vetado su acceso a la tarjeta sanitaria, pues a pesar de no haber entrado por medios legales en el país sí es posible conseguir este documento si la persona se encuentra empadronada y ha conseguido acceder a un empleo.

En cualquier caso, desde el Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo (CATS), asociación experta en cuestiones de extranjería, reivindican que este trámite se ha ido complicando con los años. Relatan que hace unos años con el certificado de empadronamiento era muy sencillo adquirir la tarjeta y ahora piden además un empleo, con lo que más personas se ven fuera del sistema: "No llaman a la gente que está en mayor riesgo de exclusión"

La vacunación avanza en el resto de los colectivos vulnerables

A pesar de esta mancha negra, lo cierto es que la inmunización avanza a pasos de gigante entre la mayoría de la población en riesgo de exclusión social gracias a la colaboración de las ONG. Así pues, desde estas organizaciones trabajan para apoyar en la vacunación de los sintecho ayudándoles a concertar la cita para la vacunación cuando les corresponde por franja de edad y facilitándoles los desplazamientos dentro de lo posible.

Así pues, desde Jesús Abandonado recuerdan que ser una persona sin hogar no implica necesariamente no tener documentación, por lo que muchos de estas ciudadanos sí tienen garantizado su acceso al SMS y la tarea de la asociación pasa a ser orientarles para que no se queden fuera del sistema: "Los usuarios salen de la entrevista con el trabajador social ya con la cita previa para vacunación solicitada", aseguran desde la entidad.

Salud, no obstante, destaca por no haber realizado un plan específico para la vacunación de estas personas en situación de exclusión social, lo que deja en manos de las ONG facilitar su acceso a la protección a la que tienen derecho.

También los residentes de la Comunidad Terapéutica de Proyecto Hombre han podido acceder a su dosis correspondiente, pues la asociación coordinó la vacunación de algunos de sus internos dentro de sus instalaciones para mantener al máximo la seguridad.

Por su parte, los presos se vieron beneficiados por el plan de Sanidad para vacunar en las cárceles por su alto riesgo de transmisión. Así pues, todos los reclusos se encuentran ya inmunizados de acuerdo con los datos de la Consejería de Salud consultados por Murcia Plaza.

También las personas con discapacidad de la Región han completado su pauta con ambas dosis, pues el plan de actuación incluía priorizar a este colectivo y fueron vacunados inmediatamente después que los mayores de 80.

Por último, merece la pena recordar la vacunación de ancianos en las residencias, que han sido apartados del foco de la opinión pública una vez inmunizados pero que han protagonizado numerosas portadas desde el comienzo de la pandemia por su especial situación de vulnerabilidad.

Noticias relacionadas

next