Hoy es 22 de julio

El submarino S-81 estará en el agua a mediados del próximo mes de abril

13/03/2021 - 

CARTAGENA. A mediados del mes de abril, el primero de los cuatro submarinos de la serie S-80, el denominado Isaac Peral se pondrá a flote. Aunque ni desde Defensa ni desde Navantia han dado una fecha exacta, algunos ya han marcado en rojo la del jueves 15 de abril, como un momento clave en la historia de la Armada española que irá acompañada, ineludiblemente con la del astillero cartagenero, que es donde se están fabricando los cuatro nuevos sumergibles.

Recordemos que las fechas han ido cambiando motivadas por la pandemia. Los retrasos han supuesto, por tanto,  que la Armada no pueda tener disponible la primera unidad hasta febrero del año 2023. El resto de submarinos tienen programadas sus fechas de entrega para diciembre 2024 (S-82), octubre 2026 (S-83) y febrero 2028 (S-84).

Tras la puesta a flote el próximo mes del Isaac Peral, se harán pruebas en el puerto y también en el mar al menos durante un año. Ochenta días de navegación en el mar es un paso ineludible para comprobar que los sistemas y los equipos instalados en el S-81 marchan a la perfección.

En noviembre se llevaron a cabo los controles y pruebas necesarios para la puesta en tensión del submarino S81 Isaac Peral superando así su primer hito de seguridad. La puesta en tensión constituye el primer momento en que se energiza eléctricamente el buque. 

El sistema de propulsión AIP tendrá que esperar

Uno de los grandes atractivos de esta serie S-80 es el sistema de propulsión AIP. Los submarinos convencionales requieren realizar operaciones de snorkel diarias para recargar sus baterías con motores diésel, lo que les hace vulnerables a la detección y ataque. El Sistema AIP minimizará esta indiscreción al recargar las baterías del submarino en inmersión con una pila de combustible, que emplea hidrógeno producido mediante procesado de bioetanol y oxígeno para generar energía eléctrica, permitiendo navegar al submarino semanas sin salir a superficie.

No obstante, el primer submarino que dispondrá de este sistema operativo será el S-83, Cosme García, donde se embarcará en julio de 2021. Los submarinos S-81 y S-82 serán reacondicionados en su primera gran inmovilización para dotarlos de este sistema.

La evolución y la construcción de los sumergibles supone situar a España situarse en el 'top ten' de países capaces de construir armas submarinas de este calibre"España vuelve a jugar en una categoría superior de la guerra naval submarina", indicaba el capitán de navío Alejandro Cuerda meses atrás. Además, la posibilidad de contar con una nueva flota de submarinos ayuda al país de nuevo a recuperar la superioridad en el mar en algunas zonas, como en el mediterráneo sur.

La serie S80 se articula en una plataforma y un sistema de combate con un alto grado de componente nacional. Junto a Navantia, figuran como subcontratistas empresas españolas como Indra, Saes, Sainsel, Gamesa, Abengoa, Navantia Sistemas, Inmapa y Tecnobit, entre otros.

La construcción de los cuatro submarinos supone, como mínimo, unos 8 millones de horas directas para Navantia (el trabajo de 500 personas durante 11 años) y 9 millones de horas en la industria auxiliar. El astilero invertirá 1.250.000 horas/hombre de ingeniería. Todo esto propicia 2.350 empleos, de los que 500 son directos, 570 indirectos y 1.280 inducidos.


next