Hoy es 15 de julio

adquisición del antiguo cine  

La murciana Baraka ejecuta la compra del Ideal de Alicante, pendiente de su licencia para hotel 

26/01/2022 - 

MURCIA. El Grupo Baraka se convierte oficialmente en el nuevo propietario del edificio del antiguo cine Ideal de Alicante. El holding fundado por el empresario Trinitario Casanova acaba de ejecutar el contrato de opción de compra concertado con la familia que asumía la titularidad del céntrico inmueble de la avenida de la Constitución con la pretensión de poder rehabilitarlo y transformarlo en hotel. Cuando menos, ese sigue siendo por ahora el destino más plausible para el edificio, a la espera de que se resuelva la solicitud de licencia registrada ante la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante hace ya más de dos años.

Dicho permiso sigue supeditado a la aplicación de las nuevas condiciones de conservación sobre la volumetría interna del edificio delimitadas por la Conselleria de Cultura, tras la visita de inspección y evaluación llevada a cabo en octubre de 2020. En concreto, el departamento autonómico que coordina Vicent Marzà remitió un requerimiento al Ayuntamiento en diciembre en el que se instaba a modificar el catálogo de protecciones aprobado en septiembre de ese año para ampliar el contenido de la ficha relativa al edificio, de modo que quedase preservada la estructura original del inmueble. 

En esta línea, se detallaba que el cine mantiene "la estructura original de graderíos y palcos de primera y segunda planta, las barandas que recorren el frente de las gradas y palcos, y el gran lienzo ornamental adherido al cielo raso que cubre el patio de butacas". Todos esos elementos debían quedar conservados e integrados en cualquier iniciativa que tratase de poner en valor el edificio para volver a darle uso, según Cultura. 

Las conclusiones de ese requerimiento se han mantenido, pese a las alegaciones cursadas por los titulares del edificio hasta ahora. No obstante, las nuevas condiciones de conservación todavía no se han podido incorporar al catálogo de protecciones, en la medida en que la Concejalía de Urbanismo no ha recibido aún el informe de evaluación definitivo que debe emitir la Generalitat, con la incorporación de todos los dictámenes sectoriales emitidos al respecto. Entre ellos, también el de Cultura, en el que se incide en la necesidad de ampliar los criterios de protección para el edificio.

La transacción se habría cerrado finalmente por un importe inferior a los 6 millones: la suma que se dio a conocer entonces. Se trata de una cifra similar a los 5,5 millones consignados en las cuentas de la Generalitat para este ejercicio con la intención de abordar una posible compra del edificio, después de que quedase admitida la iniciativa formulada por una particular -en representación de la agrupación local de Esquerra Unida (EU)- que contó con la colaboración de colectivos como Salvem l'Ideal, a través de la experiencia de los presupuestos participativos.

En este caso, el planteamiento consistía en asumir el edificio para rehabilitarlo y darle un uso público cultural como sede de la Filmoteca Valenciana en Alicante. Sin embargo, según pudo constatar este diario, la incorporación de esa partida en las cuentas autonómicas no había derivado por el momento en un intento de acercamiento con los titulares del inmueble para sondear un posible acuerdo de compra, como el que sí se ha preconcertado ya con la sociedad estatal Correos para que la Generalitat se convierta en el nuevo propietario del edificio de la plaza de Gabriel Miró.


En este caso, las negociaciones estarían muy avanzadas -prácticamente a punto de culminarse- con el propósito de que el inmueble pueda convertirse en la nueva sede de la Delegación del Consell en Alicante y actuar como espacio en el que reforzar la presencia institucional de la Generalitat en la ciudad. Para ello, se estaría sopesando la posibilidad de programar exposiciones o conferencias, entre otros actos, a la espera de que se pueda completar un plan de usos más amplio para el inmueble.

Así, el paso adelante formalizado ahora por Baraka sobre el edificio del Ideal supone ahora un cambio de escenario para que la Generalitat pueda cumplir con ese compromiso presupuestario e intentar su compra. En lugar de dirigirse a la familia que asumía su titularidad, esa tentativa de adquisición con fines públicos deberá trasladarse ante el holding que preside Casanova. A priori, no se antoja una negociación fácil, puesto que el grupo empresarial sigue apostando por desarrollar su propuesta original: convertir el edificio en hotel. De hecho, Baraka y NH llegaron a hacer público el acuerdo alcanzado para que la cadena hotelera se hiciese cargo de la explotación del futuro establecimiento en cuanto concluyese su rehabilitación y transformación.

Hasta ahora, Baraka había supeditado la formalización de la compra del histórico edificio a que se confirmase la viabilidad de su proyecto. Es decir, a que se pudiese expedir la licencia solicitada. Sin embargo, tanto el vencimiento del plazo del contrato de opción de compra, como el interés manifestado por la Generalitat (a través de los presupuestos participativos) habría movido al grupo empresarial a dejar atrás ese requisito previo para convertirse en el nuevo dueño del inmueble aun sin tener garantías sobre el encaje de su propuesta hotelera. En todo caso, en la hipótesis de que esos planes quedasen truncados de forma definitiva, Baraka siempre podría apostar por un proyecto alternativo, en el que se descartase toda posibilidad de rechazo municipal. O incluso decantarse por la opción de una posible reventa a un tercer interesado en el edificio. En ese ámbito es en el que quedaría encuadrada la propia Generalitat. 

Noticias relacionadas

next