Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

NATACIÓN

Alberto Martínez, clasificado para Tokio: "Podrían abrir una piscina o dejarme nadar en el mar"

El joven nadador cartagenero, de 21 años, único deportista de la Región que ha logrado la marca mínima exigida para disputar los Juegos a celebrar en verano, apenas entrena "una cuarta parte" de lo establecido en su preparación "y nada de agua" por culpa del coronavirus cuando "en Roma ponen tres piscinas a disposición de sus olímpicos"

17/03/2020 - 

MURCIA. Alberto Martínez Murcia, joven nadador cartagenero de 21 años -cumplirá 22 el día 27 de junio-, es a día de hoy el único deportista de la Región que se ha clasificado para los Juegos Olímpicos de Tokio, una cita que sigue en pie pero que él no está pudiendo preparar como debería como consecuencia de los efectos de la expansión del coronavirus COVID-19.

"Del entrenamiento que suelo hacer apenas estaré completando una cuarta parte, si llega, y nada de agua. Así es complicado y podrían abrir una piscina o dejarme nadar en el mar", reconoce este chico que aspira "a lo máximo, es decir a luchar por la medalla de oro" en los 10 kilómetros en aguas abiertas de la cita programada en la capital de Japón, "aunque para eso hacen falta medios", afirma en una entrevista concedida a Murcia Plaza.

Martínez, de la AD Áncora de Cartagena, fue octavo y séptimo en los 10K y los 25K en aguas abiertas del Mundial absoluto celebrado el pasado en la ciudad surcoreana de Gwangju. Esos resultados y su progresión le convierten en una baza del deporte español para Tokio 2020, aunque el coronavirus supone un tremendo freno a sus aspiraciones.

El integrante de la AD Áncora de Cartagena, aspira "a lo máximo, es decir a pelear por el oro" en los 10 kilómetros de Tokio tras estar entre los mejores el pasado verano en el Mundial absoluto de Gwangju

"Lo hecho en Corea me demostró a mí mismo que puedo luchar con los mejores especialistas de natación en aguas abiertas del mundo y en los Juegos opto a lo máximo y esto es pelear por la medalla de oro en los 10 kilómetros, que es la distancia olímpica. Para eso evidentemente es preciso llegar rodado y en forma y es necesario trabajar mucho, algo que no estoy pudiendo hacer", señala.

La imposibilidad de meterse en el agua es como si a un escritor le ataran las manos o como si a un pintor le quitaran el pincel. Alberto Martínez, no obstante, hace lo que puede o más bien lo que le dejan.

"No salgo de casa y allí realizo ejercicios de autocarga, dominadas, TRX… y he comprado una bicicleta estática para trabajar también las piernas. La piscina la tenemos prohibida pues todas las instalaciones deportivas están cerradas y por nadar en el mar me multarían y tampoco me lo planteo pues hay que ser buen ciudadano y acatar las normas en la delicada situación en la que nos encontramos", explica.

Ser uno de los mejores nadadores en aguas abiertas del mundo no es algo que se regale, evidentemente. Lleva muchas horas de esfuerzo y Alberto le dedica alrededor de ocho horas diarias, cinco de ellas moviendo brazos y piernas en el agua.

"Por la mañana hago una hora de trabajo de cardio, dos y media nadando y una hora y media de pesas o de circuito core. Ya por la tarde, tras media hora de calentamiento me paso dos horas y media en el agua y acabo con otra media hora de estiramientos", cuenta alguien que lo está pasando entre mal y muy mal por no poder seguir su plan establecido.

"La sensación es de cierta desmotivación porque no hago lo que debería. Si esta situación se prolonga en el tiempo el objetivo de llegar bien a Tokio se derrumbará"

"La sensación es de cierta desmotivación porque no hago lo que debería. Estar en esta situación es como estar casi de vacaciones en verano cuando dentro de cuatro meses están los Juegos pues el Comité Olímpico Internacional (COI) los mantiene a día de hoy. A mí no me queda otra que entrenar, aunque sea con un 20% o un 25% del volumen habitual. En principio se ha hablado de dos semanas de parón, pero la cosa pinta mal y si esta situación se prolonga en el tiempo el objetivo de llegar bien a Tokio se derrumbará", lamenta este cartagenero, quien se ve compitiendo "en inferioridad de condiciones" con respecto a los que deberían ser sus rivales en aguas niponas: "Para mí la natación es como si fuera un trabajo y en casos como éste deberían dar permisos especiales, igual que posibilitan que los ciudadanos vayan a su oficina. He hablado con mi entrenador -Fred Vergnoux- y me ha dicho que en Italia los nadadores que estarán en Tokio sí están entrenando y para ello hay tres piscinas abiertas en Roma. No entiendo por qué yo no tengo esa opción cuando lo que voy a hacer es representar a mi país en unos Juegos"

En ese sentido remarca que el riesgo de contagio es menor en el agua que en cualquier otro medio. "En piscinas cubiertas el peligro puede aumentar al no haber tanta ventilación, pero el cloro también mata al virus, mientras que en el mar no existe el riesgo de contagio por proximidad dado que la distancia de un metro y medio se respeta de sobra", comenta.

Martínez tenía previsto participar en el Open de Sabadell-Campeonato de España, que ha sido cancelado; y en otras pruebas que sí se mantienen por ahora, como dos de la Copa del Mundo en Seychelles y Budapest, y el Nacional de aguas abiertas en el lago de Bañolas, en Girona, todo ello antes de viajar a Tokio.

Su idea es no perder la forma, o al menos minimizar perjuicios, y en ello también tiene mucho que ver lo psicológico.

"Se hace duro no poder ni salir a la calle para quienes estamos acostumbrados a realizar mucho gasto energético y yo trato de visualizar que todavía estoy en el agua para no perder esa sensación"

"Se hace duro no poder ni salir a la calle para quienes estamos acostumbrados a realizar mucho gasto energético y yo trato de visualizar que todavía estoy en el agua para no perder esa sensación, aunque si esto se alarga mucho tiempo será complicado", incide este deportista que va a empezar a estudiar Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y que puede decir que en la actualidad es el único deportista de la Región que ha sacado el billete para los Juegos, cita en la que también estará, en su caso por designación de la Liga Endesa, el árbitro de baloncesto murciano Luis Miguel Castillo Larroca.

Noticias relacionadas

next