Hoy es 15 de julio

también ha puesto "patas arriba" la casa de su madre en mula para los interiores

Se rueda en Cabo de Palos: el muleño Pepe Siscar hace magia con su segundo corto, 'Cuando yo me muera' 

10/08/2022 - 

MURCIA. Del dolor, del luto, de la relación entre hermanos, del poder de la  consanguinidad, de los celos... De todo esto va el drama -con "algo de sangre"- Cuando yo me muera, que esta semana ha terminado de rodar el muleño Pepe Siscaen interiores de Mula y en la Cala del Descargador de Cala Flores, en Cabo de Palos. "Imagínate, después del rodaje tan intenso estoy cansadísimo, pero muy contento porque ha ido fenomenal, ha sido increíble", cuenta el joven cineasta, quien a sus 21 años recién cumplidos ha vuelto a reunir a actores consagrados con jóvenes promesas en el que es su segundo corto (tras su aplaudida cinta de terror Mute).

Así, mientras que en Mute confió en él un actor de la talla de Ginés García Millán, en esta ocasión Siscar ha contado con la participación de Nacho Guerreros (Coque de La que se avecina), la consagrada actriz Eulalia Ramón (Pajarico o Goya en Burdeos, de Carlos Saura) y el joven Hugo García, quien ya sorprendió con su interpretación en la película Érase una vez en Euskadi (se puede ver en Netflix). Junto a ellos, "una joya de actor, una bomba de relojería" como es Lucas Puerta, formado en la ESAD de Murcia y del que director habla maravillas.

La historia que relata Pepe Siscar trata sobre la relación entre dos hermanos y sobre cómo una discusión, que podría no haber pasado de ser una situación cotidiana más, "se les va de las manos" y termina de forma trágica... "Y hasta ahí puedo leer", señala el director, quien en este corto sobre "relaciones turbias" hace una referencia "muy chula" a Caín y Abel. Añade el director -y escritor- que esta vez no se ha llevado la trama al terror, que es su género favorito, sino que se trata de un drama con tintes psicológicos, donde también hay alguna escena con sangre, que "es algo que a mí me encanta".

"Esto va a ser muy fuerte"

Pero, ¿cómo ha logrado este joven director contar con intérpretes tan consagrados en su segundo corto? Él explica que le gusta que en sus trabajos "grandes profesionales con largas carreras den el paso, sirvan un poco de presentación, de actores más jóvenes". En ese sentido, recuerda que le envió el guión al representante de Nacho Guerreros -"por probar, me tiré a la piscina"- y fue el propio actor quien le respondió personalmente para decirle que le había encantado el texto. El muleño dice que, ante "tanto cariño, tanta pasión y tanta cercanía", ajustó las fechas del rodaje para que pudiesen cuadrar con las del conocido intérprete. "A partir de ese momento,... magia", asegura Siscar. Por su parte, Nacho Guerreros ha elogiado al "equipazo" que ha formado parte del rodaje y, en especial, a Eulalia Ramón, "una maravilla de señora y actriz".

Con Eulalia Ramón -que en sus redes ya ha anunciado que "esto (el corto) va a ser muy fuerte"-, cuenta que contactó a través de un miembro del equipo de sonido (Carlos Cánovas) que la conocía porque había trabajado con ella anteriormente; le dijo que era la actriz que estaba buscando... "Y más magia", dice, para añadir que "ha sido fenomenal y todo con mucho cariño".

Decorado en la propia casa... y en una cala de ensueño

Respecto a las localizaciones, el cineasta cuenta que las escenas de interior fueron rodadas en Mula durante tres días. Concretamente, "ha sido en mi propia casa donde he montado el decorado de la película. Le he destrozado la casa a mi madre: he levantado paredes; he puesto maderas, cristales y moqueta; he empapelado habitaciones; he buscado muebles de mil sitios..." . Es lo que tiene ser madre de un artista. "Ella está endemoniadísima, pero al final detrás mía, apoyándome", señala con humor.

También había una escena en la costa, que el director muleño no ha dudado en que fuera rodada en Cabo de Palos, que es una zona que conoce muy bien desde niño y donde se siente "como en casa". "Es un lugar precioso que conozco como la palma de mi mano y que tiene mucho que ofrecer. ¿Cómo no lo iba a sacar?". También se ha rodado el camino hacia Calblanque. 

Con este sueño cumplido, que ha sido "un reto y un salto a nivel de producción", Pepe Siscar ya tiene ideas rondándole en la cabeza, aunque aún no se ha sentado a escribir su próxima historia que es, dice, una de las partes de su trabajo que más disfruta, porque "se trata de encontrarte contigo mismo, de imaginar y de llegar a los rincones más oscuros de tu mente". Eso sí, con lo que más se divierte el muleño es rodando "las escenas con sangre"; cuando llama a Ray, el maquillador y le dice: "Llénamelo todo de sangre". "¡Me lo paso fenomenal!", asegura.

Noticias relacionadas

next