Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

NUEVO DELEGADO

Pepe Vélez, el halcón de Pedro Sánchez como martillo del Gobierno regional

12/02/2020 - 

MURCIA. Un animal político desembarca en la Delegación del Gobierno. Pepe Vélez, alcalde de Calasparra desde 2014, es el elegido de Pedro Sánchez para que ejerza como enlace en la Región de Murcia y defienda sus políticas frente al Gobierno regional, en manos de PP y Ciudadanos. El calasparreño toma el relevo del todavía inquilino de Teniente Flomesta, Francisco Jiménez, y su nombramiento supone un cambio en el perfil del delegado: del talante diplomático y conciliador de Jiménez se pasa al verbo directo y temperamental de Vélez. "San Esteban tiene ahora un problema, porque Pepe dice las cosas a la cara y no se corta", apuntan desde el PSOE regional.

Quienes conocen a Pépe Velez aseguran que es un hombre sencillo y apasionado, con una personalidad fuerte y nítidamente de izquierdas, siempre vinculado al PSOE. No es un político al uso, pues no destaca por actuar políticamente correcto. Algunos periodistas ya se frotan las manos por los titulares que pueda dar. Se confiesa taurino y socialista, una prueba de que no esconde sus convicciones. "Pero también es un político muy pragmático que sabe llegar a acuerdos", recalcan a Murcia Plaza fuentes cercanas. "Una de sus cualidades es que, aunque reciba muchas críticas, es capaz de conseguir los objetivos que se propone", agregan. 

Vélez posee además muy buenas relaciones al máximo nivel en el partido: tiene línea directa con Pedro Sánchez y mantiene buenas relaciones con el secretario de Organización del PSOE y hoy ministro de Transportes, José Luis Ábalos. Fue uno de los pocos dirigentes que se posicionó a favor de Sánchez cuando el madrileño fue defenestrado por la ejecutiva del PSOE. El calasparreño se la jugó por Sánchez en los tiempos del exilio y al final el tiempo le ha dado la razón. El propio presidente resalta en su libro, Manual de resistencia, que el respaldo de Calasparra fue clave en su regreso a la Secretaría General. 

El todavía alcalde de Calasparra también tiene peso en Princesa, donde forma parte de la ejecutiva regional. Afín a Diego Conesa, en 2017 le apoyó en su carrera hacia el liderazgo del partido, cuando el otrora regidor de Alhama era un desconocido en la política regional. Desde entonces, es uno de los defensores más férreos de Conesa en el PSOE regional.

Nacido en 1966, Vélez estudió Relaciones Laborales y Recursos Humanos en la UMU. Estuvo destinado en la gerencia del Hospital de Caravaca, pertenece al cuerpo de Gestión del Servicio Murciano de Salud y es miembro del Colegio de Graduados Sociales de Murcia. También fue presidente de la Mancomunidad de Servicios del Noroeste y además presidió la Mancomunidad de Turismo del Noroeste. 

"Es un luchador incansable", describe Jordi Arce, paisano de Vélez y secretario de Organización del PSOE regional. Le conoce bien por sus tiempos de concejal en Calasparra. "Tiene un carácter fuerte. No se rinde nunca a pesar de todas las piedras que le han puesto", dice. "Le pusieron 70 denuncias en el Ayuntamiento y las archivaron todas", añade Arce, recordando "que fue una etapa muy dura, porque la oposición judicializó el Consistorio".

Vélez tendrá que ceder el bastón de mando de Caslaparra y afrontará su primer desafío político lejos del Ayuntamiento, después de más de dos décadas en la Corporación. Empezó como concejal en 1999 y en 2014 alcanzó la Alcaldía tras la renuncia de Jesús Navarro. Después, en 2015, consiguió su primera victoria en las urnas por mayoría absoluta y cuatro años revalidaría su triunfo con una de las mayoría absolutas más aplastantes de la Región. "Es un tipo muy querido en el pueblo", añaden las mencionadas fuentes.

En su nueva lista de retos, Vélez será la voz del Gobierno central en los deberes pendientes en la Región: la llegada del AVE a la Región, la regeneración del Mar Menor, la política del agua, las carreteras y los problemas de la Justicia, entre otros asuntos. Pero sobre todo su llegada a la Delegación es un impulso en un contexto de cohabitación política en la Región, con dos Ejecutivos de coalición enconados entre Madrid y Murcia. Los reproches de López Miras a Pedro Sánchez encontrarán respuesta en la Delegación. La batalla política está servida. 

Noticias relacionadas

next