Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

CONSECUENCIAS DE LAS MEDIDAS SANITARIAS

Las mascarillas y el distanciamiento social frenan la venta de antigripales en la Región

4/01/2021 - 

MURCIA. No ha sido un año bueno en lo sanitario. No hay duda de eso. Sin embargo, este 2020 que acaba de terminar si nos deja un descenso al mínimo de otro tipo de patologías derivadas del invierno como los catarros o la gripe. Según diversas consultas a farmacias de la Región, la venta de antigripales y anticatarrales ha bajado en 2020 en una época donde suele haber un repunte en las ventas anuales de este tipo de medicamentos, que no precisan de receta médica. “En marzo y abril, con el comienzo de la pandemia, si hubo un repunte anormal de este tipo de medicamentos, quizá por el desconocimiento de la covid-19”, señalan desde diversas farmacias. Sin embargo, el repunte habitual de las ventas en este tipo de medicamentos en los meses de noviembre y diciembre, con la llegada del invierno, no se ha producido.

"Las mascarillas en el caso de la gripe ya sabíamos que funcionaban. Había diversos estudios que así lo decían. Por eso, al comienzo de la pandemia, se toman medidas en función de lo que funcionaba con la gripe. Sabíamos, por ejemplo, que las mascarillas FFP2 ofrecían protección para virus pequeños y en sanitarios. Evitaban que los sanitarios transmitieran cualquier virus pequeño a los pacientes. Había que ver que fueran útiles para el conjunto de la población, y así ha sido”, afirma Manuel Sánchez-Solís, jefe de Pediatría de la Arrixaca.

En la menor incidencia de este tipo de patologías han concurrido varias incidencias con más o menos peso en la caída de enfermos por gripe y, por tanto, en el menor uso de medicamentos para tratar estas patologías. Por un lado, la menor interacción social, siempre en grupos pequeños, y la limitación de vida en la calle ha provocado que la exposición a cualquier tipo de virus haya sido menor que la habitual. Por otro, el buen tiempo que se ha disfrutado hasta hace apenas unas semanas también ha contribuido. “En el cono sur, donde han pasado ya el invierno, se ha visto que apenas ha habido casos de gripe", añade Sánchez-Solís.

"Todos los virus se parecen entre sí. Por eso se aplicaron medidas similares a otras pandemias como las de la gripe", cuenta el jefe de Pediatría de la Arrixaca. Pese a una menor incidencia de este tipo de enfermedades asociadas al invierno, la covid-19 sigue teniendo a la comunidad sanitaria en guardia ante un repunte que avecine una tercera ola advertida desde hace semanas por los sanitarios. La gripe y el catarro dejaron de ser una preocupación en 2020 para dejar lado a una pandemia que cambió, allá por el mes de marzo, el mundo tal y como lo conocíamos.

Noticias relacionadas

next