Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

turismo

El incierto futuro de las agencias de viajes: ni avión ni barco ni destinos de ensueño

18/06/2020 - 

MURCIA. Si la pandemia de la covid-19 ha supuesto un desafío para la supervivencia de las empresas de cualquier sector, en particular las agencias de viajes están sufriendo uno de los periodos más complicados de su historia. Durante las tres fases de la desescalada sólo han abierto entre el 10 y el 15% de las agencias que existen en la Región, uno de los porcentajes más bajos según cálculos de la recién creada Asociación Regional de Agencias de Viajes.

Son muchos los inconvenientes que encuentra el sector. Por un lado, la escasez de ofertas de mayoristas de planes vacacionales, que está en mínimos nunca conocidos, así como el miedo de los clientes a viajar hasta que se despeje la evolución de la enfermedad, en especial si implica desplazarse lejos y en avión, Además, aún hay dudas sobre qué hoteles abrirán, el número de vuelos y los destinos que estarán disponibles y las navieras han anulado, al menos hasta finales de año, tanto los cruceros fluviales como los del Mediterráneo. Las opciones por tanto, son escasas.

Entre las tendencias que se vislumbran, el del turismo de proximidad, tanto regional como nacional, los desplazamientos en coche propio y los alquileres de casas en detrimento de los hoteles. Los grandes viajes, de momento, quedan olvidados a la espera de que la pandemia desaparezca. Tres profesionales del sector comparten su visión de la situación actual y de lo que está por venir.

María Felicia Franco, consejera delegada de Viajes Diana

No se imaginaba María Felicia Franco, con 45 años de experiencia en el sector de las agencias de viajes, que le tocaría lidiar con una situación tan dura como la actual. Los viajes y el turismo han sido un motor económico que ha crecido de forma continua desde hace décadas y que en los últimos 10 años ha tenido una especial actividad, tanto porque el turismo internacional no ha dejado de crecer como porque la sociedad española, tradicionalmente más sedentaria, descubrió el placer de viajar y ha aumentado la demanda.

Ahora mismo no hay negocio para poder mantenernos. Es imposible. Ojalá haya gente que quiera viajar pero ya dicen que hasta 2023 no nos vamos va a recuperar.  Tengo clientes que desean viajar pero cuando la situación sea segura. Sigue habiendo miedo”, asegura Franco.

Su agencia, con 13 trabajadores en ERTE, abrirá el 1 de julio, e irá incorporando a gente poco a poco. “Estamos cerrados porque ahora mismo no tengo nada para vender. Una empresa no puede vivir de dos reservas a la semana. ¿Cuántos hoteles han abierto? Ahora mismo muy pocos. Las mayoristas no están haciendo paquetes vacacionales, todos los cruceros están cancelados hasta final de año y hay reticencias con el avión”.

Además, señala que la incertidumbre con las fronteras, a pesar de la anunciada reapertura para países de la UE a partir del 21 de junio, también desanima a mucha gente. “Portugal no abrirá hasta el 1 de julio, en Reino Unido habrá cuarentena… No sabemos a ciencia cierta lo que va a pasar. Hasta que no esté claro, la gente no se va a animar”.

Por eso, defiende la necesidad de que prorroguen los ERTE “o tendremos que cerrar” y subraya que, al menos, este momento ha puesto en valor el papel de las agencias de viajes. “Muchos que habían comprado viajes por internet no han encontrado respuesta. Nosotros sí la hemos dado”.

Antonio Hernández Ballesta, director de Evadeo Viajes

Antonio Hernández se encontró, como el resto de las agencias de viajes, cancelando viajes a espuertas mientras que el estado de alarma se alargaba. “Cancelamos todas las reservas que teníamos y fueron meses bastantes críticos. Algunos clientes cambiaron de fecha pero la mayoría no”.

La oficina física la abrirá a principio de julio y de momento gestiona las peticiones de algunos clientes  a distancia. “Una vez pasada la tormenta, veo que poco a poco se está moviendo la cosa y algunos clientes ya se están animando”, señala.

Sin embargo, cree que “este verano va a ser muy tranquilo. A partir de septiembre u octubre es posible que haya más, depende de lo que ocurra y si hay rebrote o no, pero hasta dentro de un año no volveremos a funcionar con normalidad”.

Los destinos que le solicitan son los nacionales, especialmente para Baleares y Canarias. Aunque casi no hay paquetes de viajes, alguna empresa sí está ofreciendo rutas nacionales. En cuanto a los precios, indica que en mayo bajaron mucho pero ahora “ya estamos notando subidas, sobre todo para agosto”.

De momento, en esta empresa están aprovechando el parón para digitalizarse y fomentar la página web. Y es que las circunstancias han incentivado el uso de canales no presenciales y ahora casi todo lo gestionan vía mail, teléfono y whatssap ya que "cada vez la gente viene menos a la oficina físicamente y te solicitan lo que necesiten por otras vías, y ahora más aún".

“Vemos preocupación en la gente y este verano se van a quedar cerca. Los grandes viajes están olvidados. Hasta el año que viene no va a haber demanda. Está costando pero poco a poco lo conseguiremos”, apunta.

David Blasco, gerente de Zafiro Tour

David Blasco es el presidente de la Asociación Regional de Agencias de Viajes, que arranca con casi 50 asociados. Su oficina de Zafiro Tour no abrirá hasta julio ya que, de momento, el hecho de que aún no haya movilidad interprovincial hace que no exista demanda. "Como mucho te piden algún presupuesto", explica.

Según los cálculos de la asociación, de momento solo entre un 10 y un 15% de las agencias de viaje han abierto y muchas se enfrentan a un futuro incierto, sobre todo por el decreto que les obliga a hacer frente al 100% del reembolso de todos los viajes que estuvieran abonados cuando comenzó el estado de alarma. 

"En el sector, un 90% funcionamos con prepago. La mayor parte de los viajes están pagados a las mayoristas o las compañías de avión. ¿Cómo vamos a devolver un dinero que no tenemos nosotros? Tenemos obligación de acompañar al cliente en el proceso y que recupere su dinero, pero no nos pueden hacer responsable de devolverlo". 

Por eso el día 22 el sector ha convocado una manifestación en Madrid para exigir que se eximan a las agencias de esa obligación, "la situación es muy complicada. Nos descapitalizaremos y nos llevarán a la ruina. Es el cierre del sector. Esperamos que nos escuchen y lo modifiquen".

Noticias relacionadas

next