Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

lanzan una campaña de apoyo desde la consejería de agricultura

El sector de la flor cortada se la juega el día de Todos los Santos: la producción regional se desploma un 70%

8/10/2020 - 

MURCIA. Ya casi nadie compra flores. Ni por el día de la madre, ni en Semana Santa, ni para comuniones o bodas ni en festividades señaladas. La pandemia ha hundido al sector no solo a nivel regional, también nacional y europeo debido a las consecuencias derivadas de la pandemia, que ha obligado a la supresión celebraciones públicas y privadas.

"Teníamos toda la flor preparada para Semana Santa y se perdió", lamenta Jesús Sánchez, presidente de COAG-Cehegín y de Aflomur, que representa a 23 agricultores con explotaciones familiares de flor cortada de Cehegín. "No ha habido celebraciones y se han visto muy mermadas nuestras ventas. Vamos medio sobreviviendo pero cada vez es más complicado".

El período de confinamiento coincidió con las fechas en las que, dependiendo de la explotación, se comercializa entre el 50 y el 80% de la facturación anual, y el sector ha sufrido una dramática caída del consumo nacional e internacional.

"Hay mucha menos flor que otros años", subraya. En Cehegín, que en la actualidad es la localidad con mayor producción de flor cortada de toda España, han tenido que reducir la producción por encima del 70% debido a la escasez de la demanda y para poder así salvar la campaña de verano. Ahora temen lo que pasará con el día de Todos los Santos, que representa el 20% de las ventas anuales en le sector. 

"Nos gustaría que la gente vuelva a comprar flores y que celebre este día como siempre"

Sánchez indica que el sector está sumido en una inmensa incertidumbre porque "no sabemos que va a pasar, si van a dejar ir a los cementerios sin problemas o habrá restricciones", pero tiene la esperanza de que la gente responda de la mejor forma posible. "Nos gustaría que la gente vuelva a comprar flores y que celebre este día como siempre. Si perdemos esta campaña, el año que viene se reducirá aun más la plantación y, poco a poco, iremos desapareciendo".

En la actualidad existen alrededor de 200 explotaciones en la Región, de las que el 80% están destinadas al cultivo de clavel, con cerca de 400 empleados. La facturación en primavera ronda los 6 millones de euros, de un total de 17 millones anuales, lo que supone algo más del 5% del sector agrario. 

España destinó el año pasado 1.671 hectáreas al cultivo de flor cortada. La Región es la segunda en producción, con un 19% del total, solo después de Andalucía y por delante de comunidades como la Comunidad Valenciana (14%), Galicia (11%), Cataluña (7,2%) y Canarias (6%).

El sector regional cultiva en su mayor parte en explotaciones familiares y en invernaderos, aunque pueden encontrarse cultivos al aire libre en los meses de primavera y verano. El clavel supone la mayoría de la producción, aunque también destacan el cultivo de la gerbera, la rosa, el crisantemo y los bulbos, como el gladiolo.

Campaña de apoyo al sector

Desde la Consejería de Agricultura han lanzado la campaña 'En la Región de Murcia tenemos tantas flores como días para recordarles', para impulsar el consumo de flores con motivo del día de Todos los Santos, que se celebrará el próximo 1 de noviembre. 

El objetivo de la campaña presentada es recordar la gran variedad de flores que se cultivan y comercializan en la Región y animar a los ciudadanos a visitar los cementerios antes y después de los días tradicionales de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, el 1 y 2 de noviembre, promoviendo el consumo de flor cortada y ornamental y contribuyendo a evitar aglomeraciones en los días señalados, indicó Víctor Martínez, secretario general de la Consejería.

El secretario general de Agricultura recordó que la tendencia al alza de la producción de flor cortada de los últimos años en la Región "se ha visto truncada debido a la pandemia y a las restricciones y la crisis económica que de ella se han derivado". 

Además de paliar los efectos negativos del confinamiento, el sector se enfrenta a importantes retos, como competir con los bajos precios de los productos extracomunitarios invirtiendo en investigación, nuevas tecnologías y variedades para incrementar las producciones y mejorar la calidad, y abrir nuevos canales de comercialización. En este sentido, la venta a través de internet o venta telemática podría favorecer la labor de apertura de fronteras, además de ofrecer ventajas como un aumento de la oferta y eliminación de eslabones que encarezcan el producto.

Noticias relacionadas

next