El cierre del comercio local se nota en la ciudad

Murcia cuelga el cartel de 'cerrado por vacaciones'

11/08/2022 - 

MURCIA. Murcia vive un agosto que ya recuerda el parón que se producía en los veranos 'precovid'. Locales cerrados y calles vacías es la imagen que marca la ciudad estos días. Mientras, los pocos negocios que se mantienen abiertos hacen su agosto y anuncian que están a punto de bajar persianas ante lo que comentan será ‘la semana más floja del año’, la del festivo. Unos van a descansar y otros aprovechan para llevar a cabo alguna reforma. Murcia muestra una cara poco común para aquellos que la visitan, pero están acostumbrados a lo que en esta época estival se mantienen en sus calles y avenidas.

Cartel informativo del cierre de un local en la calle Trapería. Foto: AAOC.

Nadie habla de números, pero los avisos de cierre por vacaciones de los distintos establecimientos, desde finales de julio y hasta finales de agosto, para avisar a sus clientes puede ser una muestra de ello. El año pasado volvieron los carteles. El primer agosto en pandemia no les permitió cerrar y parte de la población citadina que veraneaba fuera, no se desplazó. Esta temporada la decisión fue cerrar, los locales bajan las persianas en tandas de 15 días y otros que no abrirán las próxima semana. En la Plaza Cristo Resucitado sólo dos bares se mantienen abiertos, un local vegano, donde su propietario, Fiko, conversa con Murcia Plaza y destaca que ya en estos últimos días, antes del cierre por vacaciones la próxima semana, ofrecen desayunos, comidas y cenas, “con tan pocos sitios para comer por aquí abiertos, la gente se decanta por lo que hay. A nosotros nos ha venido muy bien”.

En horas de la mañana, se pueden observar las terrazas con algunos foráneos, en mayor número extranjero, quienes toman el primer alimento del día y se dedican a recorrer museos y monumentos de la ciudad. Mientras que los trabajadores murcianos que durante estos días se quedan en la ciudad, son mayoría por las mañanas en esta cafetería de la plaza de Santo Domingo, así lo comenta Paco, quien añade: “Eso sí, para la hora de comer son todos turistas”.

María, camarera del único bar abierto en la calle Cánovas del Castillo, pegado a la Muralla de Santa Eulalia, cuenta su experiencia en la ciudad estos días, “sólo abrimos por las tardes de agosto y el cliente que entra, en su mayoría es extranjero, entre alemanes, belgas y franceses”. Para paliar las las altas temperaturas que acompañan al verano es necesario saciar la sed así como estar en un lugar fresco. Dani, el cocinero de este bar, añade que “aquí se está cómodo, y al ver los grifos de las distintas opciones de bebida que ofrecemos en su punto para servir, pasan a tomarse algo, pueden picar o cenar. Es el único bar a pie de calle abierto hoy por aquí”.

Vista de la calle Cánovas del Castillo al final de la tarde de un día de agosto. Foto: AAOC.

En una conocida heladería de cerca de la Avenida Alfonso X El Sabio, Conchi, camarera con varios años de servicio en esa calle, habla sobre la poca gente que observa estos días, “la ciudad se ve casi vacía, con poquita gente, al caer la noche, la cosa mejora, puede que como antes de todo esto”. Compara las tardes con aquellas prepandemia y da la sensación que han vuelto y sonríe.

El cambio en el ajetreo diario de la capital murciana es un hecho, sólo hay que asomarse a alguna de sus calles, tomar el transporte público o circular por las autovías en hora punta para confirmar que agosto está aquí y que la ciudad está despejada.

Los museos se mantienen abiertos

Algunos museos de la ciudad abren por la mañana y por la tarde como es el caso del Centro de visitantes de la Muralla de Santa Eulalia, abierto de martes sábado, 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas, menos festivos que permanecerá cerrado; al igual que el Museo de la Ciudad de Murcia, que cuenta con una apertura de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas. Mientras que el Museo de Bellas Artes, el Arqueológico y el de la Ciencia y el Agua abren sólo por la mañana y mantienen visitas de turistas que se aprecian en sus puertas o para obtener alguna información en sus carteles.

Noticias relacionadas

la nave de los locos

Impresiones de un banquero

Ser banquero fue mi ilusión desde niño. Quería contribuir al progreso de mi país. Pero este sueño quedó en nada, como tantos otros. Ahora, en mis ratos libres, lo soy a mi manera. Un banquero moderno y sostenible. 

next